Nietzsche y Sócrates, dos amantes de la danza
Arte

Nietzsche y Sócrates, dos amantes de la danza

Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

22 de diciembre, 2015

Arte Nietzsche y Sócrates, dos amantes de la danza
Avatar of Natalia Lomelí

Por: Natalia Lomelí

22 de diciembre, 2015

"La danza es poesía silenciosa donde cada movimiento es una palabra".

Pina Bausch



Los senderos del pensamiento recorridos por Sócrates y Nietzsche trazaron el camino evolutivo de la filosofía occidental actual, en sus reflexiones teóricas sobre la naturaleza humana ambos apuntan más allá de la afirmación de la libertad del espíritu como la única vía directa hacia la autorrealización. Romper las barreras de lo tangible para no ser prisioneros de una realidad impuesta, es una labor que ambos filósofos hallaron en la práctica del baile. 

El jalisciense Isaac Hernández, bailarín principal de la Compañia de Danza de San Francisco

A Sócrates, la búsqueda de la belleza lo guió hacia el camino de la danza cuando aprendió a bailar, a los 70 años, convencido de que el arte era sinónimo de mímesis, es decir que la única función del artista era imitar la perfección de la naturaleza. La cultura griega se refería a la "poiesis" o la creación artística como una manifestación abierta de sentimientos y experiencias mediante sonidos, gestos y palabras. En la cotidianidad en Grecia, bailar era una actividad íntimamente relacionada con los ritos dionisíacos llenos de canto, baile y teatro. Las fiestas en honor a Dionisio eran un espacio para experimentar los placeres a través de música y danza. 

Sócrates concebía al cuerpo como el carácter del alma, el elemento visible de la esencia que no posee color ni forma. Mientras los filósofos atenienses definían lo bello como un cálculo de simetría y proporción numérica, él halló la belleza espiritual en los movimientos del baile que solamente son simétricos con la energía infinita del cosmos. 


amantes de la danza
Varios siglos después, el alemán Friedrich Nietzsche revolucionó el pensamiento filosófico concibiendo el libre albedrío como el fin fundamental de todo ser humano. El nihilismo, reconoció la danza como el movimiento del cuerpo en unión con el espíritu, el hombre que baila ejerce la auténtica voluntad de poder desafiando en cada paso las leyes de la gravedad. 

Bailar requiere una consciencia del ego al permitir que nuestras extremidades respondan a los impulsos dionisíacos de la vida. Bailar relaciona la mente y las pasiones, la danza es por lo tanto el arte que conduce al superhombre. 

Los conceptos filosóficos de Nietzsche se inspiran en la cultura griega, que exploró la danza en comunión con lo sobrenatural y lo mítico, porque cuando el bailarín está en sincronía con su cuerpo todos sus movimientos y giros son la expresión misma de la libertad, uniendo la presencia del cuerpo con el tiempo y el espacio. En el pensamiento griego, la danza, junto con la música y la poesía, conforman la triada fundamental de expresión de la estética dionisiaca que retoma Nietzsche y se ejemplifica en el espíritu libre de Zaratustra.

El ser humano mismo transgrede sus límites y se transforma, al bailar deja de ser él mismo para convertirse en una obra de arte, y por lo tanto en algo superior al rebaño. 

bailar-agua-pina

En la danza el cuerpo habla, se fusiona con el pensamiento en un nuevo lenguaje imposible de encasillar dentro de una corriente filosófica específica porque rebasa las palabras y es la propia esencia humana, la que se mueve en el escenario representando la coreografía de la rutina cotidiana. 

bailar-alberca-pina

Danzar es la afirmación de la vida, al encontrar mediante el flujo de nuestra propia energía la felicidad plena, al alinearnos con el mundo y seguir el ritmo de la música vital. 

Bailar es sentir con cada nervio del cuerpo la intensidad del caos del Universo. La libertad no puede existir solamente en el pensamiento sin exteriorizarse, al igual que Nietzsche solamente creería en un Dios que sepa bailar, el superhombre solamente puede confiar en el movimiento para liberar toda la emoción de sus pasiones. 

bailar-lluvia

Fuente

Referencias: