Arte

Música, arte y comida se conjuntan en este evento

Arte Música, arte y comida se conjuntan en este evento


La camioneta Nissan Murano volvió y no en forma de fichas. Estuvimos en el lanzamiento de la versión 2019 de este auto crossover para cinco pasajeros y tuvimos una experiencia completamente inesperada en la que lo que podría parecer mundano tomaba nuevas dimensiones a cada momento.


Antes de verla, sentíamos que ya la conocíamos, una diversa galería de arte se encargó de anticipar para nosotros el momento de encontrarnos de frente con la camioneta. Sumergidos en un concepto cósmico y rodeados por arte tan diverso como los elementos que componen nuestros universos.


Renata Santamarina, quien actualmente tiene una exposición individual llamada 'Dejemos al menos las flores' en el Museo Toro 7 de Estados Unidos, nos la describió como un mecanismo estético con la capacidad de transformar un momento en una experiencia.


post-image


Leonardo Partida, que desde el 2016 ha dedicado su arte al empoderamiento de la mujer en colaboración con la ONU y otras instituciones, se fue por un camino completamente diferente, el cosmos de lo que hacemos y vivimos diariamente y la manera en que interactúan los elementos entre sí.


Daniela Cassab, diseñadora mexicana con showroom y boutiques en la Ciudad de México, trajo al futurismo de los setenta de vuelta con una chamarra que debería ser el uniforme para todos los peregrinos de Roswell, con constelaciones zodiacales añadidas a mano.


post-image


Además, tuvimos la oportunidad de presenciar al impresionante artista hiperrealista mexicano Ricardo Garduño trabajar en una obra que mezcla los elementos dentro de la camioneta con el universo personal en la mente de quienes viajan en su interior. Universos unidos dentro de un mismo cosmos. La magia que se mezcla con lo cotidiano en las líneas.


post-image


Vimos también trabajos de Emilia Duclaud y David Troice y tuvimos la oportunidad de ponernos cósmicos también gracias a la presencia de los mezcales Montelobos. Originarios de Puebla y Oaxaca, fue difícil decantarnos por un favorito, pero sí que lo intentamos. Su sabor celebraba en nuestro paladar antes de trazar una deliciosa línea de fuego por nuestra garganta y llenarnos de una calidez inigualable, potenciando todo lo que veíamos a nuestro alrededor.


Así, procedimos finalmente al evento principal. En una enorme sala oscura en la que de todas formas se sentía la cercanía entre los presentes gracias al ambiente de luces neón y la expectativa vibrante, dimos un paseo de color musicalizado en vivo que concluyó con la aparición de la Murano 2019 y sus líneas perfectamente fluidas.


post-image


Murano es una isla cerca de Venecia que también usa lanchas para ir de aquí para allá y donde se originó la famosa cristalería Murano que contiene universos en sí misma dándole nuevas dimensiones a figuras ya conocidas, expandiendo sus límites. La camioneta evoca a la perfección este sentimiento: las líneas del exterior fluyen en sintonía con el movimiento y los detalles del interior crean un cosmos en sí mismo. El interior, además, es tan amplio que pudo albergar a las decenas de personas que nos encimamos una encima de la otra para poder ser de los primeros en conocerla de todos lados.


Después, disfrutamos de deliciosos bocadillos multinacionales a cargo del chef de Mecxi Bocú, Diego Sobrino mientras un DJ amenizaba el prolongado espectáculo de luces, continuando la experiencia desde una nueva perspectiva en la que lo cósmico y lo terrenal nos daban lo mejor de ambos.


post-image


Disfruta tú también de una experiencia en la delgada línea entre este mundo y el de tu mente y conoce la nueva Murano de Nissan con un diseño que rompe con todo.




Referencias: