NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

10 obras de arte sobre la locura que todo estudiante de psicología debe conocer

19 de diciembre de 2017

Julieta Sanguino

La escuela puede ser la base para entender de psicología; sin embargo, estas obras te darán una perspectiva mucho más amplia de la locura y todas sus vertientes.


¿De cuántas locuras podemos hablar?


La locura de Donnie Darko, una llena de alucinaciones en las que los delirios podrían salvarte la vida.


Al estilo de 12 Monkeys, esa en la que eres el único que sabes que no estás tan loco como todos creen pero todos te ignoran por tus "evidentes" signos de delirio mental.


La locura de un genio, como la de John Forbes Nash que conocimos en Una mente brillante; esa en la que nadie entiende lo que ocurre pero estás a punto de salvar al mundo.


Similar a la de Betty Blue, en la que los cambios de humor e impulsos podrían acabar con todo lo que conoces como felicidad.


Como la de Christian Bale en El maquinista, en la que sufría de insomnio desde hace un año hasta que éste parece hacerlo alucinar.


Como la de Brad Pitt y Edward Norton o la de Edward Norton y Brad Pitt en Fight Club. Un mismo sujeto que a veces es dominado por los impulsos o se muestra tan reprimido que parece aceptar cualquier cosa.



Jennifer Lawrence y Bradley Cooper interpretando a dos bipolares que se encuentran para amarse y destruirse.


Estas cintas nos dan buenos indicios sobre la locura y todo aquello que podemos esperar de ella; sin embargo, estas obras de arte nos hablan de sentimientos, principios y teorías mucho más profundas sobre la locura, su estadía en la humanidad y evolución. Puedes observarlas de arriba hacia abajo para notar la libertad que ahora tenemos, misma que pudo ser castigada en otra época o bien, de abajo hacia arriba para ir de la decadencia a la ciencia en 10 obras de arte.


-

Infinity Mirror Room - Phalli's Field (1965)

Yayoi Kusama



Visualmente, los trabajos de Kusama siempre se relacionan con sus alucinaciones, mismas que la artista asegura experimentar desde pequeña. Según Kusama, su espacio siempre está circundado por patrones repetitivos, por lo que con su trabajo nos hace ver lo que ella observa. Esta obra fue la primera en combinar polka dots y espejos: las paredes y el techo de este lugar reflejan infinitamente las protuberancias fálicas que salen del piso. Para Kusama, su obra se convirtió en una manifestación de su miedo por el sexo y los puntos que permanecían en los objetos se ligaban con los problemas de ansiedad que experimentó con un trauma de la niñez. Su trabajo se ha convertido tanto en una terapia como una manera de confrontar el miedo.


-

Autorretratos de una enfermedad

David Nebreda



«He conocido al enemigo de dentro y de fuera. Tengo miedo de seguir utilizando mi sangre, las quemaduras, los azotes, el agotamiento, los clavos. Sólo conservar de mi patrimonio el silencio (…), movimiento, ritos…» El trabajo de David Nebreda es conocido como una autoexploración y un autoconocimiento que nos muestra su esquizofrenia en las más terribles facetas. Después de que su trabajo llegara al galerista Renos Xippas, Nebreda comenzó a ser relevante como un artista que muestra su vulnerabilidad y mortalidad en cada fotografía.


-

Dibujos hechos en el psiquiátrico La Castañeda (1968)

José Luis Cuevas



Gracias a que su hermano Alberto era psiquiatra, José Luis Cuevas pudo visitar el hospital para enfermos mentales más importante de México, La Castañeda. Criticado por las condiciones de abuso e insalubridad, el psiquiátrico inaugurado por Porfirio Díaz sirvió para uno de los mayores representantes de la Ruptura como inspiración para explorar el "Yo" y la búsqueda de identidad. Cuevas trata de representar la marginalidad de los enfermos mentales y esa línea que los divide de todos aquellos que aún conservan la razón.


-

Autorretrato con oreja vendada (1889)

Vincent van Gogh



En realidad nadie sabe con seguridad qué enfermedad mental tenía Vincent van Gogh, uno de los genios que impulsó el expresionismo como la corriente más importante de Europa. Sin embargo existen diversas teorías; algunos aseguran que tenía epilepsia, otros más creen que se trataba de sífilis y también creen que era esquizofrenia. Los doctores lo diagnosticaron con un «estaba sano, después loco», pero su vida y su obra podrían ser más acertadas respecto a la condición del pintor holandés.


-

Ivan el terrible y su hijo (1885)

Ilya Repin



Esta pintura representa uno de los actos más terribles del Zar: con un golpe de su bastón de hierro mató a su hijo Iván Ivanovich en uno de sus ataques de ira. La locura de Iván El Terrible consistía en ataques de ira y depresión que provocaban el desconcierto y miedo de aliados y enemigos. Su causa era un misterio hasta que varios estudiosos descubrieron que sus enfermedades venéreas, como la sífilis, fueron tratadas con altas dosis de mercurio (un tratamiento bastante común en su época). Ahora se sabe que ingerir mercurio líquido puede provocar alteraciones neurológicas y convertir a una persona normal en alguien sumamente violento, depresivo y con grandes cambios en su personalidad y conducta.


-

Ofelia (1851 - 1852)

John Everett Millais



Después de una doble pérdida irreparable: la de su padre que es asesinado por Hamlet, el Príncipe de Dinamarca, del cuál está enamorada, Ofelia se sume en la locura, misma que la hace reír, cantar, tener episodios de confusión desmedida y de distracción. Todos la abandonan y parece que la locura de Ofelia no tiene cura. Se alejan de ella antes de considerar una solución, según Laertes: «traspasado el umbral de la locura, el ser humano no puede retornar porque las tinieblas son opacas para siempre». El diagnóstico podría ser poético, pero según la Revista Chilena de Neuropsiquiatría diagnostica a Ofelia con un trastorno psicótico agudo poliformo sin síntomas esquizofrénicos. En esta pintura, Ofelia ha muerto después de caer al río desde un mimbre que simplemente se rompió.


-

La loca (1822-1828)

Théodore Géricault



Con modelos sacados de manicomios, Géricault realizó una serie de diez cuadros de enfermos mentales de los que sólo se conservan 5. Esta serie causó gran revuelo, pues en ese momento los enfermos mentales eran considerados "no humanos". Elementos como el tocado, la ropa y su mirada exorbitada, la convierten en una de las mejores representaciones de la auténtica locura.


-

Manicomio en Bedlam (1733)

William Hogarth



Inspirados en las pinturas y grabados de William Hogarth; Stravinski, Auden y Kallman compusieron una ópera de tres actos y un epílogo en la que representaron el ascenso y descenso de Tom Rakewell, un joven enamorado de Anne Trulove. Este grabado es el tercer cuadro, cuando Tom es internado en un manicomio por culpa de Nick Shadow, un desconocido que buscaba robar su alma. En esta escena, Tom cree que es Adonis y desesperado por no encontrar a Venus, muere con el corazón roto mientras los locos de su alrededor cantan en honor a quien creen, es el preferido de Venus.


-

La sanación del hombre loco (c. 1496)

Vittore Carpaccio



En lugar de tener una sanación como las que nos imaginamos en el presente, esta escena de una Venecia del siglo XV nos muestra cómo se trataban las enfermedades mentales en esa época: en lugar de considerar la posibilidad de un tratamiento, aquellos que intervenían eran personajes religiosos que buscaban liberar de los demonios a todos aquellos que no encajaran con el patrón de normalidad.


-

Extracción de la piedra de la locura (c. 1475 - 1480)

El Bosco o uno de sus seguidores



Durante la Edad Media, la trepanación se utilizaba para quitarle al hombre sus deseos sexuales y regresarlo a su estado normal. En el lienzo, esta operación quirúrgica para curar la locura consistía en "remover" la piedra que provocaba la necedad de los seres humanos. Mientras un hombre con embudo en la cabeza hace la extracción (el embudo como señal de estupidez), un fraile y una monja observan lo que ocurre. No se sabe quién está realmente loco y ese es uno de los enigmas de la obra: probablemente sea quien yace sentado, mirando directamente al espectador, pero quizá sea el hombre con el embudo que sólo piensa en que quitando una piedra, podrá curar una enfermedad inexistente.


-


Si quieres conocer más sobre la historia de la locura, su evolución y cómo se representa, puedes conocer 10 cintas que hablan sobre trastornos mentales. Si quieres algo más especializado sobre el tema, observa cintas inspiradas en Foucault o en Freud.


TAGS: Psicología Arte clásico Historia del arte
REFERENCIAS: El Estudio de Pascual Scielo: Revista chilena de neuro-psiquiatría The Guardian

Julieta Sanguino


Subeditora General

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Déjame que te cuento, el taller que demuestra que los niños son los escritores más creativos Llevaré puesto tu abrazo con la misma fuerza de tus besos Es ahora cuando percibo que heredé tu tendencia al desastre Preguntas sobre nuestro cuerpo que todos nos hemos hecho alguna vez en la vida La poesía es una total porquería cuando tengo frente a mí tu cuerpo desnudo Sé de memoria tu silueta, tu forma que se proyecta entre las sombras

  TE RECOMENDAMOS