Pablo Helguera: toda frase ya es otra

Pablo Helguera: toda frase ya es otra

Por: Museo Palacio de Bellas Artes -

Texto por: Paola Santoscoy

El archivo personal de Pablo Helguera (ciudad de México, 1971), el que documenta su trabajo de los últimos quince años al menos, es un buen muestrario de los intereses tan diversos a los que dedica su práctica artística, así como de las conexiones que establece entre estos. En dicho archivo (que se encuentra en Internet) se enlistan más de una veintena de categorías que ordenan el material que allí se reúne; se trata de un archivo vivo en constante crecimiento.

Quodlibet toda frase es ya otra


 Las categorías van desde geografía, música, ficción, historia, memoria y humor; pasando por México y las Américas; ópera, poesía, política y otras más abiertas como sinsentido, cuestionamientos y palíndromos; hasta museos, sociología del arte, teatro y transpedagogía.

Radicado en Nueva York, este artista ha desarrollado una prolífica producción como educador en algunas de las instituciones museísticas más importantes de Estados Unidos. De esto último se deriva el que su práctica se mueva de forma natural entre las fronteras del arte y de un ‘impulso pedagógico’, como leí que alguien acertadamente definía esta conjunción en el trabajo de Helguera.

Quodlibet


Una de sus obras más ambiciosas y memorables en este sentido es La Escuela Panamericana del Desasosiego, un proyecto realizado en 2006 que consistió en recorrer el continente americano desde Anchorage, Alaska hasta Tierra del Fuego, haciendo cuarenta paradas y sumando más de veinte mil kilómetros con la intención de reforzar, desde la práctica artística, la comunicación interregional. Así mismo, la idea significaba revisitar, en la era del Internet y la post-globalización, el espíritu de intelectuales latinoamericanos como Simón Bolívar, José Martí o José Vasconcelos, quienes en su momento imaginaron una región cultural unificada. Con una camioneta como medio de transporte, el artista cargó a lo largo de este trayecto una estructura arquitectónica portátil y plegable que funcionó como "think tank" nómada, generando dinámicas de diálogo a través de alianzas institucionales y comunitarias.

Dentro de su práctica, Helguera utilizó múltiples medios y procesos –dibujo, escultura, instalación, fotografía, video– tanto para resolver formalmente sus intereses como para, en ocasiones, documentar o dar cuenta de proyectos de la naturaleza de La Escuela Panamericana del Desasosiego, y otros. Dependiendo de cada uno, también articula dinámicas de participación e intercambio que inscriben parte de su producción dentro de lo que en el campo de las artes recientemente se ha llamado “prácticas sociales” o, en inglés, "socially engaged art". Estos términos se usan para definir obras que enfatizan el encuentro o el intercambio entre espectadores o con un público determinado, y es el terreno del espacio público y las relaciones interpersonales donde éstas operan.

Pablo Helguera


Pero si algo caracteriza la obra de Pablo Helguera, además de dichas cuestiones, es un segundo impulso –una pulsión  quizás– que atraviesa toda su obra: el performático. A lo largo de los años ha desarrollado un cuerpo de obra en las que lo performático se manifiesta de distintas maneras: por un lado mediante la presencia de la figura del artista mismo, y por otro mediante la apropiación de dinámicas ya existentes en distintos contextos. En 2009 publicó una antología de textos que ha sido parte de performances titulada Theatrum natomicum.

 Su proyecto de exhibición para la Sala Westheim del Palacio de Bellas Artes implicó un proceso de investigación de la historia de este recinto desde un lugar que no es el de la historia oficial; involucra entrar en sus entrañas: en las bodegas que guardan todo tipo de objetos de utilería y residuos de puestas en escena. Involucra también rescatar anécdotas de la vida de este edificio que han quedado fuera, o que no son tan conocidas, para resignificar todo esto en un conjunto de obras que convierten al edifico en una suerte de instrumento narrativo.

museo palacio de bellas artes


¿Qué hay más allá de los datos históricos del Palacio de Bellas Artes?, aquellos que podemos leer en los libros, que nos cuentan en las visitas, que nos encontramos en el espacio mismo: las fechas, los nombres, las listas de puestas en escena, de actos oficiales, etcétera.

Quodlibet propuso mostrar al Palacio de Bellas Artes como un escenario no sólo en el sentido teatral, es decir, como el lugar físico en el que se llevan a cabo espectáculos públicos, sino también como un escenario en el sentido político del espacio en el que se manifiestan subjetividades y se construye una identidad cultural nacional. Por lo tanto, un espacio de empoderamiento mediante la apropiación de objetos, historias y anécdotas del Palacio.

pablo


Un escenario es un espacio donde se desarrolla una acción, en el que algo acontece para un público, pensemos. La crítica de arte Irit Rogoff define la noción de colectividad como aquello que tiene lugar cuando nos reunimos arbitrariamente para participar de diferentes formas de actividades culturales, tales como ver arte. Si asumimos que más allá de los roles que se nos asignan dentro de la cultura, esto es, fungir ya sea como espectadores, escuchas o miembros de un público cualquiera, existen otras posibilidades para el intercambio de experiencias y perspectivas compartidas, podemos contemplar entonces alguna forma de colectividad emergente, nos dice Rogoff. Esto último apunta hacia la existencia de una situación en la que lo performático no sólo es aquello que se localiza y que ocurre en el escenario, sino todo lo que sucede a partir de una situación de estar los unos con los otros en un mismo espacio y en un mismo momento.

 El quodlibet es una forma de composición musical renacentista en la que se reúnen diferentes melodías, usualmente temas populares. En el caso de la muestra, que se presentó en el Museo Palacio de Bellas Artes en 2010, la referencia a esta forma de composición sirvió como marco para la creación de un nuevo conjunto de obras realizadas a partir de otros elementos ya existentes. Tal  es el caso de "Ave Paria", un poema que es una versión intervenida de Suave patria (1921), uno de los poemas más conocidos de Ramón López Velarde en el que habla del México en el que le tocó vivir. Helguera describe esto como su “intento de tomar Suave patria y encontrar dentro de ella el poema que, según él, “le corresponde a nuestra generación”. Mediante una gimnástica textual bastante compleja en la que conserva la “forma” del poema, el artista consigue reconfigurar las mismas letras de los versos para armar otras palabras.


Esta versión, declamada por Helguera en el escenario principal del Palacio de Bellas Artes y documentada en video, tiene momentos de mucho humor y otros bastante trágicos; sin embargo, su potencia está tal vez en aquello que resulta casi ininteligible.

En particular sobre esta obra, Helguera habla de su interés por un espacio intermedio entre la obra y el vacío que ésta deja, es decir: entre el momento en el que la obra se presenta en escena –mientras acontece– y el vacío que queda cuando termina; de tal modo, se propone habitar estos espacios intermedios y jugar con las tensiones entre aquello que existe en sus residuos y que al reconfigurarse cobra otro sentido. Quodlibet se despliega en el espacio de exposición mediante una serie de obras que exploran la construcción de un imaginario alrededor de la cultura nacional, y en el que el protagonista no es un solo personaje. El señor Galicia, por ejemplo –el trabajador más antiguo del Palacio quien ha estado desde la inauguración del recinto en 1934–, aparece como una presencia, como un testigo silencioso de todo lo que ahí ha ocurrido. Mientras que un camello y un ángel de la independencia que fueron parte de alguna otra puesta en escena, flanquean un simulado velorio orquestado por Helguera para ser filmado en el vestíbulo del Palacio. Dentro de este escenario se establecen relaciones subjetivas entre distintos momentos, elementos y personajes que nos colocan también como protagonistas de una reflexión sobre la construcción de identidad. 


Referencias: