Performances que harán preguntarte si es el escándalo sexual lo que vende
Arte

Performances que harán preguntarte si es el escándalo sexual lo que vende

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

28 de julio, 2016

Arte Performances que harán preguntarte si es el escándalo sexual lo que vende
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

28 de julio, 2016



El sexo vende y necesitamos que el arte se venda. Mucha gente cree que ese juicio es realmente uno de los pensamientos constantes en la mente de galeristas, curadores y directores. No obstante, si se pone un poco de atención, se verá con facilidad que la presentación de ese rasgo humano va más allá del retrato vulgar, el entretenimiento exhibicionista y la notoriedad barata. Con seguridad, hay razones lo suficientemente fuertes para que los artistas movieran los límites del arte visual y la pornografía, así como los existentes entre el performance y la crítica a la violencia o las conductas sexuales de la sociedad. Sí, eso ha ocasionado un morbo tan grande que a veces el alboroto trasciende a la producción misma, pero no por eso se minimiza el trabajo y la reflexión que ésta conlleve.

performance sexuales abramovic

“En esa desobediencia, el acto espontáneo del cuerpo que perturba la cotidianidad es resistencia, esa acción huidiza de cualquier guión es el medio incontrolable que se necesita en la comunidad”.

performance sexuales andrea fraser

Es evidente que si no se está familiarizado con esta disciplina artística, el performance –práctica que suele contener, por lo menos, la presentación de la carne–, el espectador no podrá sostener en su pensamiento muchas de las acciones que acaecen ante sus ojos; su predisposición moral y social no le permitirán poner atención a los sucesos en su mirada. El cuerpo humano y sus comportamientos, en ese cruce de poderes y posibilidades, son las herramientas ideales para tratar, tanto en su vulnerabilidad como en su apabullante desnudez, el papel (permeable) que se tiene como hombre o mujer sobre la Tierra, inserto en el mundo.

performance sexuales matthew barney


En esa desobediencia, el acto espontáneo del cuerpo que perturba la cotidianidad es resistencia, esa acción huidiza de cualquier guión es el medio incontrolable que se necesita en la comunidad, aunque en repetidas ocasiones se escabulla hacia nuestro entendimiento como una ceremonia del escándalo. Justamente ese sentimiento ha presionado por años a determinados performances que se han quedado en dicha ambigüedad del espectáculo amarillista y la actitud más transgresora en el arte que transforma directamente los espacios sociopolíticos.


-
“Role Exchange” (1976), de Marina Abramović

Podríamos iniciar con el trabajo de esta famosa artista, quien recurría frecuentemente al desnudo pero alcanzó la parafernalia escandalosa con esta acción. Para celebrar 10 años de carrera, Marina cambió de roles con una prostituta que también cumplía una decena profesional, sólo que en el ámbito de la prostitución. Durante cuatro horas ambas intercambiaron papeles; la mujer invitada recibió a cierto público en una inauguración y Abramović atendió a los clientes de la otra.



-
“Untitled” (2003), de Andrea Fraser

performance sexuales fraser untitled


La indignación y la reprobación no se hicieron esperar cuando Fraser presentó una de sus piezas más significativas; aquella en que se vio involucrado su propio cuerpo y un contrato sexual de por medio. El resultado: un video sin audio que por una hora mostró a la artista en compañía de un coleccionista de arte, no fornicando, sino produciendo una obra de arte. El elemento clave del acto fue que por la acción artística, el hombre pagó 20,000 dólares a cambio de una obra, no una prostitución.



-
“Art Whore” (2011), de Cheng Li

El autor, de hecho, fue llevado a la cárcel por esta acción. ¿Cuál fue el meollo? Que en una supuesta denuncia a las tendencias mercantilistas del arte y la prostitución profesional que esto conlleva, Cheng tuvo sexo en el techo y el sótano de un museo a la vista de todo transeúnte. Quizá el medio más gráfico y paradójico de inconformarse o la mejor oportunidad para exponer las prácticas sexuales de un hombre.



-
“Fuck for the Heir Puppy Bear”, (2008) de Voina

En un híbrido de activismo y arte contemporáneo, el colectivo Voina se presentó en el Museo de Biología de Moscú, se despojó de sus prendas y comenzó una orgía en nombre de su entonces candidato a la presidencia rusa, Dmitry Medvedev, dado su apodo popular y los peligrosos bajos índices de natalidad en su país.



-
“Penetrados” (2008), de Santiago Sierra

Como una alegoría de la conquista española hacia los americanos, Sierra filmó, en 10 actos y por un periodo de 45 minutos, distintos encuentros sexuales entre individuos. Entremezclando los tonos de piel, las posiciones, los orígenes, los géneros y todo lo que eso implica en el sexo (tamaños, dolores, movimientos), Santiago retrató la violencia sistemática de un país en el ano de la historia.



-
“Fingered” (1986), de Kern & Lunch

En el campo del softporn y la acción sin espectadores, Richard Kern, quien trabaja constantemente con las fragilidades y salvajismos del género, se unió a Lydia Lunch –estrella musical del No Wave– para producir un video que capturara la esencia del punk, el sometimiento, los alcances del arte y el placer de convertirse en un objeto para determinada comunidad.



-
“It’s Not Easy Being Green”, (2009) de Jess Dobkins

performance sexuales jess dobkins


Como uno de sus actos a lo largo de los festivales queer en Toronto, Jess se desnudaba, pintaba completamente de verde y maquillaba el rostro como la famosa marioneta de Jim Henson, la Rana René. En ese estado, uno de sus colaboradores entraba a escena, se ponía un guante blanco e introducía todo su puño por el ano de la artista. Una discusión transversal en la crítica mediática, política y social.



-
“Hoist” (2006), de Matthew Barney

Como parte de un proyecto mayor, Barney realizó un cortometraje a partir de una acción sin igual en la conexión de hombre-máquina, la cual le posiciona como un ser completamente orgánico, proveniente de la tierra, que se encuentra en plena concordancia con la maquinaria en la búsqueda por el vínculo, la sexualidad. Matthew ordenó la construcción de un aparato con el que pudiera masturbarse y unir sus mecanismos en un acto sincero.



-

Tomando uno de los aforismos más fuertes en la filosofía nietzscheana, el que está despierto y consciente dice “soy todo cuerpo, no hay nada fuera de él”. Esa afirmación es completamente cierta en el momento histórico que atravesamos (o que nos atraviesa) y puede tomarse como sentencia inicial para algo que nos fundamenta en toda creación; en este caso, soporta al arte mismo. Para leer más sobre performance y sus aprehensiones, revisa estos 8 grotescos y terribles performances que te harán preguntarte si eso fue arte y 5 artistas que fueron violados durante sus performances.







Referencias: