Pigcasso, la cerda que pinta cuadros

Pigcasso, la cerda que pinta cuadros

Por: Chris Aguilar -

Conoce a Pigcasso, la cerda que pinta cuadros, y decide tu mismo si lo que hace es una muestra de maltrato animal, un fraude para ganar dinero o simplemente, arte verdadero.


Pigcasso es el nombre de una cerda sudafricana que ha ganado seguidores en los últimos años gracias a los cuadros que pinta sosteniendo un pincel con su trompa. Y, aunque el caso es de llamar la atención por la ternura que despierta el animal, parece dejar claro un par de cosas: la apreciación del arte global y la subjetiva interpretación de los derechos animales. 

La cerda fue rescatada de un matadero en Sudáfrica por la activista y fundadora del refugio Farm Sanctuary, Joanee Lefson y de acuerdo con sus propias palabras luego de darle una serie de objetos para que ésta se entretuviera, sólo los pinceles no fueron destrozados. Acto seguido, y luego de acercar a ella pigmentos y lienzos comenzó su carrera meteórica al mundo del arte abstracto, como han sido definidos sus cuadros por la crítica especializada. 

El fenómeno de Pigcasso, la cerda que pinta cuadros, ha sido tal que, además contar con una cuenta de Instagram con miles de seguidores, la cerda acaba de inaugurar su primera exposición llamada Oink! el año pasado en Ciudad del Cabo y sus cuadros han sido vendidos hasta en 4 mil dólares.

Pigcasso, la cerda que pinta

Derechos de los animales

Una moda generalizada en los últimos años es la defensa de los derechos animales, y aunque en algunos casos ha provocado una revisión exhaustiva sobre el lugar que ellos ocupan en el planeta, pero en muchos de los casos ha traído campañas estériles de consecuencias desastrosas. Sólo por mencionar alguna, en México en el 2014 fue aprobada una ley en el senado que obligaba a los circos ha retirar de sus espectáculos a cualquier tipo de animal; sin embargo, lo que parecía un triunfo para los derechos de los animales, resultó ser exterminio, ya que según datos de Milenio Diario, más del 80% de esos animales no sobrevivieron, convirtiéndose en presa fácil de traficantes de animales o de taxidermistas, una práctica no penada en el país. 

El descubrimiento del talento de Pigcasso, de acuerdo con su rescatadora, se centra en que la cerdita no devoró los pinceles que se le dieron de entre todos los objetos; ya de entrada hay que sospechar de que se le dieran unos pinceles para “jugar”, pero también se debe tomar en cuenta que éstos están hechos precisamente de pelo de cerdo. Entonces esto parece mucho más un acto de empatía basada en el olfato, que de vocación.

  Relacionadomoving-giants-rescata-elefantes-haciendolos-viajar-mil-millasarteAsí es cómo Moving Giants rescata elefantes haciéndolos viajar mil millas

  Relacionadonorth-west-la-hija-de-kim-kardashian-hizo-una-hermosa-pinturaarteNorth West, la hija de Kim Kardashian, desato polémica con una hermosa pintura

Pigcasso

El tema de los derechos animales ha sido investigado a fondo por algunos académicos. Un ejemplo interesante es el libro de Franz-Olivier Giesbert, Un Animal Es Una Persona, un ensayo magnífico sobre distintas especies y su lugar en el planeta; por ejemplo, sobre el cerdo como uno de los más inteligentes del mundo animal y cómo este es capaz de ser consciente del espacio corpóreo que ocupa en este plano y del sufrimiento inducido por el hombre en los mataderos. Entonces, la teoría de reconocer al pincel como el cerdo que un día fue cobra fuerza.

Del texto del francés, que se declara absolutamente en pro de los derechos animales -examinando el tema hasta puntos por momentos radicales-, se desprende una reflexión interesante que habla de aquellos en contra de las corridas de toros. El texto los califica de doble moralistas, ya que mientras se indignan por esto, no hacen nada por buscar una legislación que reduzca el sufrimiento de animales en los mataderos, crímenes casi imperceptibles la sociedad. 

Si bien el asunto de Pigcasso no se considera maltrato animal, habrá que ver qué tanto de esos cuadros se debe realmente a la naturaleza de la cerda y que tampoco se sabe a qué bolsillos van a parar los miles de dólares que la cerda está generando; lo que convierte este fenómeno, por lo menos, en un conflicto ético. Incluso la marca Swatch ha comenzado a manufacturar relojes con la imagen de la cerda que a todas luces ya no son trazos suyos.

  Relacionadoel-arte-taurino-tortura-o-culturaletrasEl arte taurino, ¿tortura o cultura?

  Relacionadopinturas-abstractas-para-hacer-en-parejaarteHacer amor con arte: pinturas abstractas que puedes realizar con tu pareja

Animales que pintan cuadros

¿Arte animal?

Por otro lado, desde el punto de vista artístico, no es nueva la crítica que se hace a exposiciones con obras sin valor alguno, cuyo mayor mérito es la mercadotecnia que se hace en torno suyo. Una industria que genera millones, útiles incluso para el lavado de dinero; ahí está el caso de Banksy y su show en torno a la autodestrucción de su obra, para venderla luego por millones de dólares. 

Otros animales han hecho ya muchas pinturas: monos, perros, caballos e incluso un oso que es trepado en una tarima para pisar lienzos. En el último de los los videos de la cerda en internet se puede observar que claramente es adiestrada para hacer movimientos circulares con el pincel lleno de tinta y los lienzos son retirados a tiempo para no ser arruinados con el exceso de pintura y que puedan ser vendidos por su dueña, lo que nos hace preguntarnos, ¿qué hay de diferente entre eso y lo que se hacía en los circos?

  Relacionadonutrias-mascota-de-moda-podria-extinguirsehistoriaNutrias: la mascota de moda que podría extinguirse por el egoísmo humano

  Relacionadopor-que-los-hombres-se-tocan-la-panza-debajo-del-saco-en-las-pinturas-y-fotografiasartePor qué los hombres se esconden la mano en las pinturas y fotografías

El asunto no es que la cerda pinte o no, sino el mercado que se hace en torno suyo, el engaño simpático que en el mejor de los casos sensibiliza al hombre frente a los animales; sin embargo, más bien parece el sometimiento moderno de una especie sin capacidad de raciocinio ante otra que sí lo tiene y el quebranto del juicio sobre lo que es arte y lo que no.

Animales artistas

Ahora que conoces a Pigcasso, la cerda que pinta cuadros, también puede interesarte:

El guacamayo azul y otras especies que se extinguieron en 2018

El país que acostumbra cazar decenas de miles de zorros por diversión

Lujo, superstición y muerte: el ritual exótico que está acabando con los pangolines