PUBLICIDAD

ARTE

Los conflictos de la soledad y el amor pagado en 10 pinturas del impresionismo

Desde el primer trago, el alcohol comienza a disponer al cuerpo en un estado de confort y relajación. Los músculos se destensan, las inhibiciones caen. La piel comienza poco a poco a calentarse, las mejillas se tornan coquetamente rosadas. El pensamiento se despierta de manera perceptiva.

Cada copa sumada es un paso hacia la intensidad de las pasiones. A medida que la temperatura se eleva, la ropa va desprendiéndose del cuerpo junto con los prejuicios. De menos a más, crece una urgencia de compañía. La búsqueda de otra piel inicia su recorrido.

Las tabernas, hoteles y salones de baile retratados por Raymond Leech huelen a tabaco y alcohol añejo. Se nos insinúan como una serie de momentos nocturnos de amor pagado y soledad oculta.

¿Por qué estos amantes se reúnen en la oscuridad?


PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


¿Qué pasa en su mente cuando todo termina?, ¿hasta dónde puede llevarse la ilusión amorosa? La experiencia no puede durar para siempre. Al llegar la mañana, todo termina. Sin embargo, las sensaciones son tan embriagantes que se vuelven a ellas una y otra vez


¿Cuántas pasiones se despiertan en una sola noche?, ¿cuál es el propósito de todo el preámbulo? Si se tratara sólo de sexo, difícilmente existirían estas dinámicas. Se paga por compañía, sí, pero ¿qué implica pagar por estar junto a alguien?, ¿de qué tamaño puede ser esta soledad?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aparentemente, las reglas del juego están dadas; hay alguien que paga y alguien que cobra. Ambos resultan beneficiados en ese trato pero, ¿qué ocurre en la mente de las dadoras de estos servicios?, ¿pueden permanecer emocionalmente distantes e indiferentes a lo que pasó?


¿Se sentirán también solas? Ser compañía de alguien no necesariamente debe significar sentirse con alguien. ¿Serán víctimas de una soledad más despiadada de la que padecen sus solicitantes de cariño?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Claramente influido por Renoir, Monet y Degas, Raymond ha elaborado su obra bajo el sello impresionista. Nacido en Great Yarmouth, aprendió las primeras técnicas pictóricas de su padre. Crecer en esa costa inglesa fue de gran influencia para sus obras, a menudo, son marineros los personajes protagonistas de ellas, por ello, ambiente pesquero y los trazos impresionistas, nos remiten de manera inmediata a la Escuela de Newlyn.

-
Algunas de las obras elaboradas por este pintor se han expuesto en Londres, Francia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Las subastas de estas piezas han sido todo un éxito. En 1985 se hizo acreedor al Premio Charles Pears, otorgado por la Sociedad Real de Artistas Marinos. Además, su talento lo ha llevado a posicionarse como miembro de la Sociedad Real de Artistas de la Marina y otros gremios.

**

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:amor
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD