Pinturas que te harán recordar el momento en el que te enamoraste por primera vez

Lunes, 13 de noviembre de 2017 18:56

|Rodrigo Ayala Cárdenas

Revive el momento de tu primer flechazo con una lista de ocho pinturas donde el amor, el erotismo y la ternura son los ingredientes principales.



Dicen que el amor es tan adictivo como la cocaína. Que acurrucarse con alguien provoca los mismos efectos que las píldoras para el dolor. Que tomar la mano de la persona a la que se ama hace que los niveles de miedo y estrés disminuyan.


Así es de letal su poder sobre el corazón de los enamorados.


Lo anterior es cierto a juzgar por la ola de parejas que emergen en el Día de San Valentín para derrochar pasión; por las decenas de amantes que abarrotan los hoteles de paso durante los fines de semana; por la cantidad de cintas que año con año se filman con el tema del amor como eje principal o por las lágrimas derramadas ante una propuesta de noviazgo o matrimonio. Vivimos la vida enamorados o deseando estarlo. Vivimos al lado de la persona a la que amamos o deseando al amor platónico. Vivimos la vida sintiendo el amor a nuestro lado o idealizándolo de la manera más trágica.

Ante ello, centenas de pintores enamorados han trazado en sus lienzos espectaculares líneas, detalles de pleno erotismo, besos tiernos y caricias pasionales que hacen que el corazón se estremezca... nos recuerdan qué fue enamorarse de manera perdida por primera vez. Por tus ojos desfilarán pinturas pasionales para dejar volar tu imaginación y tus recuerdos ante aquella llamarada que te hizo estremecer y volverte adicto al amor.


-

Love (1965)

Robert Indiana



Tomando en cuenta que sólo tardamos un quinto de segundo en enamorarnos, podemos afirmar que existe el amor a primera vista. Seguramente las personas que llegan a sentirse de esa manera podrán ver ante sus ojos la palabra LOVE tan grande y monumental como se representa en la pintura de Robert Indiana. La O inclinada refleja ese golpe letal que puede llegar a ser el amor para los enamorados.


-

Autorretrato como tehuana (1943)

Frida Kahlo



El amor te hace pensar de manera permanente en tu enamorado, ¿no es así? Recuerdas cada detalle de su rostro, su manera de hablar, las vivencias por las que han pasado en su relación… Durante su separación en el verano de 1940 y hasta 1943, Frida pintó esta obra donde refleja que Diego Rivera vivía en su memoria de manera permanente a pesar de todas sus relaciones extramaritales. Lo llevaba casi tatuado en su mente, tal vez en contra de su voluntad.


-

El pescador y la sirena (1858)

Frederic Leighton



Esa entrega tan absoluta del pescador y la sirena, ese deseo con el que se observan, ese ardor que sus cuerpos despliegan es el que se experimenta durante las sesiones del amor más absoluto. Sin embargo, no todo es tan dulce como pudiera pensarse, pues tal vez esa criatura acuática en realidad esté seduciendo al hombre para llevarlo consigo a las profundidades y sumirlo en la negrura más absoluta. ¿Qué más da? El hombre seguramente morirá dichoso.


-

Chez le père Lathuille (1879) 

Édouard Manet



Tan sólo observa a estos enamorados compartiendo un café y al mesero al fondo siendo testigo de la escena. Seguramente es así como observabas a tu pareja cuando salías con ella hasta enamorarte. El encanto de esta pintura radica en la veracidad de los sentimientos que despliega y que enternece a la audiencia al presenciarla. Édouard Manet fue uno de los principales exponentes del impresionismo.


-

El cumpleaños (1915)

Marc Chagall



Acéptalo: ese primer amor es el que te hace flotar hasta el infinito; tal como lo muestra la pintura de Chagall en la que el pintor se interpretó a sí mismo flotando por los aires de la habitación cuando su esposa Bella acepta un ramo de flores cortadas por él. El sentimiento flotante del enamorado es interpretado de manera bellísima por un Chagall inspirado y, efectivamente, perdido en el amor.


-

Las dos amigas (siglo XVIII)

Louis-Jean-François Lagrenée



Del lado izquierdo, la felicidad de dar placer. Del lado derecho, el gozo infinito de recibir ese placer reflejado en un rostro perdido en el orgasmo. El primer amor otorga la oportunidad de conocer sentimientos hasta entonces inexplorados. Aunque este cuadro diga Las dos amigas, es evidente que esta relación va más allá de la amistad y que ambas se entregan a un romanticismo total, a un erotismo de altas proporciones que instigan al espectador a buscar ese placer en el amor absoluto.


-

Drawing for Kiss V (1963)

Roy Lichtenstein



Sí, en el primer amor también hay lágrimas, muchas lágrimas, ya sea de felicidad o de decepción por las palabras o acciones dichas entre dos enamorados, así lo has sentido y lo constatas con la obra pop Drawing for Kiss V. Se trata de una de las serigrafías más famosas en el mundo del arte y un retrato de la enorme carga emocional que existe en el amor. Lo que no sabemos es lo que propicia el llanto de la mujer: ¿es una ruptura, es la confirmación de un amor absoluto? Sólo el amor mismo lo sabe.


-

Adán y Eva (1917-1918)

Gustav Klimt



Es una de las máximas expresiones del amor que se puedan ver en todos los tiempos. Observa la ternura con la que Adán recarga su cabeza en Eva, cómo cierra los ojos y se entrega a sentir el cuerpo de su amada. Ella recibe el calor de su hombre con una sonrisa dedicada a ti, quien también estás enamorada(o). Klimt decía que todo arte es erótico y con esta obra te das cuenta de la sagrada verdad de sus palabras.


-

Caer enamorado es un contraste de emociones turbulentas que pueden llevarte a una profunda felicidad o a la más amarga de las tristezas. El arte ha sido capaz de captar esas emociones tan diferentes debido a la sensibilidad tan profunda de los artistas y enseñarte todo acerca de las relaciones amorosas que a diario se dan en este planeta. 


Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS