Pinturas que te demostrarán el siniestro arte de practicar un exorcismo

Miércoles, 13 de diciembre de 2017 14:13

|Rodrigo Ayala Cárdenas

Antes del desarrollo de la psicología y la psiquiatría, las enfermedades mentales eran explicadas como posesiones demoniacas.



¿Qué pasa cuando los demonios son tus propios familiares?


Preguntemos a Anna Ecklund, una mujer devota de la fe católica quien un buen día del año 1928 comenzó a dar muestras de dominar lenguas antiguas con profunda soltura. Además de ello, su comportamiento antes pacífico se volcó en la práctica de obscenidades sexuales como masturbarse en público o gritar palabras vulgares a conocidos y desconocidos.


Su familia, asistida por un grupo de sacerdotes encabezados por Theophilus Riesinger, la llevó a un antiguo convento abandonado en el que se le practicó un exhaustivo exorcismo de tres días de duración que casi acabó con su vida. En él se descubrió que la mujer estaba poseída por varios demonios, es decir, una Legión de ellos a la que encabezaba el propio Belcebú.



Más dramático fue lo acontecido al final, cuando se descubrió que fue la propia familia de Anna la responsable de lo ocurrido (específicamente su padre y una tía) a causa de una serie de prácticas de satanismo y brujería que llevaban a cabo a escondidas de ella. Los historiadores mencionan que este exorcismo fue el primero avalado por la Iglesia Católica, aunque la creencia en la posesión demoniaca data de muchos siglos atrás, tal y como lo muestran varios pasajes de la Biblia, como el siguiente que pertenece a Lucas 4:41: «También de muchos salían demonios, gritando y diciendo: ¡Tú eres el Hijo de Dios! Pero, reprendiéndolos, no les permitía hablar, porque sabían que Él era el Cristo».


Además de ello, en el arte también se han hecho diversas representaciones de la lucha entre el Bien y el Mal, entre santos o representantes de la Iglesia en la Tierra que combaten de manera ardua con diversos demonios para liberar a los inocentes. Da un recorrido histórico a través de estas representaciones artísticas que son testigo de que el hombre siempre ha temido la invasión del Mal en su alma:


-

Exorzismus

Meister der Wunder von Mariazell



Se ignora a ciencia cierta quién es la poseída que ve salir de su boca a una legión de pequeños demonios y quién es el cura o santo que la asiste. Para evitar un ataque a su persona, el religioso le sostiene el cuello con una especie de pinzas mientras profiere una serie de oraciones que van surtiendo efecto sobre la desdichada poseída. Llaman la atención los cuerpos tirados alrededor, lo que sugiere que tal vez los demonios hayan asesinado a la familia de la dama o a algunos testigos que contemplaban el ritual.


-

Los tres milagros de San Cenobio (detalle)

Sandro Botticelli



Clérigos, sacerdotes y demás sujetos pertenecientes a la Iglesia asisten a contemplar cómo San Cenobio derrota a los demonios que poseen a dos condenados. Las criaturas negras huyen despavoridas tras la fuerza de los rezos que los ahuyentan. Los gestos de quienes asisten a este exorcismo se roban la escena por su dolor, su pena y su consternación reflejadas con mucho realismo de parte de uno de los pintores estrellas del arte italiano de todos los tiempos.


-

The Blind and Mute Man Possessed by Devils

James Tissot



El miedo invade a los testigos que observan a un hombre de escasos recursos supuestamente poseído por demonios. En la Antigüedad, antes del desarrollo de la psicología y la psiquiatría, las enfermedades mentales eran explicadas como posesiones demoniacas. Es lo que tal vez haya ocurrido en la escena que estás viendo. El personaje a la derecha ataviado de blanco es el mismo Jesucristo, quien asiste al poseído para demostrar uno más de los milagros que lo erigieron como el Hijo de Dios.


-

San Francisco de Borja asiste a un moribundo impenitente

Francisco de Goya



Goya fue un especialista en retratar escenas macabras, como lo muestran sus controvertidas series de brujas. En esta ocasión recurre al tema de la muerte y el exorcismo para acercarse de nuevo al lado oscuro del alma. El moribundo es aquejado por la presencia de demonios y otras criaturas infernales que lo hacen sentir una profunda desesperación y un miedo terrible. Uno de los misterios de esta pintura es el chorro de sangre que brota del crucifijo que empuña San Francisco de Borja y que se deposita sobre las sábanas de la cama. ¿Es acaso la respuesta del demonio a un ritual en el que su fuerza se ve amenazada, una manera de hacer ver que es más fuerte que el dios al que recurren para vencerlo?


-

Bless Us Father

Pierre Blanchard



Una escena escalofriante que da miedo más por lo que no se ve o sugiere que por lo que sabemos de ella es la realizada por el artista francés Pierre Blanchard. ¿Qué ven las monjas y quién es el sujeto que está a su lado que parece ser un médico? ¿Acaso son ellas las poseídas o están a punto de llevar a cabo un exorcismo en la habitación de lo que quizá pudiera ser la celda de un hospital psiquiátrico? El misterio es el principal tema de esta pintura que nos remite a las escenas más escalofriantes del tan tocado cine de posesiones.


-

The Exorcist

Pierre Blanchard



La respuesta a nuestras anteriores interrogantes están en este cuadro. Las siniestras monjas de la pintura anterior contemplan a un cura que se debate contra el demonio que habita el interior del alma de una inocente niña. Blasfemias o alguna lengua muerta hace muchos siglos en el pasado se contraponen a los rezos del sacerdote quien con crucifijo en mano intenta expulsar al demonio del cuerpo de un alma inocente. Impactante pintura que describe uno de los ritos más escalofriantes de todos los tiempos.


-

Exorcismo

Yesi Casanova



La devoción religiosa se refleja en esta obra de la artista venezolana Yesi Casanova, quien en este cuadro glorifica la presencia divina de algún dios para librar del Mal a una mujer inocente. Los países latinoamericanos y su fervor religioso son célebres a nivel mundial y eso se encuentra presente en esta obra de arte. Se acentúa el dramatismo de la escena con la niña que contempla a su madre sufrir a merced de los demonios y luchando con la ayuda divina para sacarlos de su interior. 


-

Los que tengan espíritu valiente y hayan presenciado estos siniestros rituales hasta el final no tendrán problema alguno en viajar hasta los bosques profundos para conocer las pinturas sobre brujas y espíritus que forman parte de nuestra realidad. Ahí también tendrás la oportunidad de enfrentarte a episodios de brujería, sadismo y gusto por la crueldad que han formado parte del hombre.


Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS