Arte

7 pinturas que te miran a los ojos con las que te sentirás incómodo

Arte 7 pinturas que te miran a los ojos con las que te sentirás incómodo

Miradas desafiantes, llenas de emoción o que evaden la mirada del espectador, son algunos ejemplos de estas obras que pueden incomodar a más de uno.

No todo el arte persigue el ideal clásico de belleza y admiración: hay piezas que son creadas con la intención de incomodar a los espectadores, provocar catarsis, remover los sentimientos más profundos y entonces causar una reacción. Para lograrlo, los creadores han recurrido a todo tipo de recursos que bien podrían provocar desagrado —en particular en tiempos en los que el arte estaba íntimamente asociado con el concepto de belleza—, o cuestiones mucho más sutiles como la mirada de los protagonistas de un cuadro. 


El efecto de una pintura siguiendo con la mirada al espectador se ha reproducido hasta en la publicidad, sin embargo, no pierde vigencia, es por ello que aún hay pinturas en las que los sujetos retratados nos miran directamente y aunque no siempre nos siguen con la mirada, resulta perturbador que en un principio te “sostengan la mirada”. Éstos son algunos de los ejemplos más representativos:

Leonardo da Vinci, La Gioconda, 1519

pinturas miran a los ojos incomodan arte mona lisa Se trata de la obra más famosa del mundo. Es fotografiada por miles de visitantes cada día en el Louvre y guarda toda una serie de efectos ópticos, ya sea porque te sigue con la mirada o por su enigmática sonrisa. También es reconocida por el uso de la técnica sfumato, es decir que los contornos están difuminados, aparentando que alrededor de los sujetos de las obras hay una especie de bruma, lo cual agrega un aura de misterio.

Carl Joseph Begas, Autorretrato con Johann Peter Weyer, 1813

pinturas miran a los ojos incomodan arte begas Begas destaca por sus múltiples retratos en los que la mayoría de sus protagonistas miran fijamente al observador. En un principio, su padre quiso que fuera abogado, sin embargo, su talento hizo que le permitieran educarse formalmente en el arte. Su producción artística fue impulsada principalmente por el rey de Prusia, quien compró una de sus obras. En el caso de este autorretrato, el artista nos mira fijamente, mientras que su acompañante observa al horizonte. Es posible que se trate del producto de la técnica de autorretratarse o simplemente un guiño de complicidad entre autor y espectador.

Vincent van Gogh, Retrato del cartero Joseph Roulin, 1889

pinturas miran a los ojos incomodan arte van gogh Durante su estancia en Arles, en el sur de Francia, van Gogh conoció a Joseph Roulin y se convirtió en uno de sus amigos más importantes. Roulin y su familia serían objeto de diversas obras, en particular Joseph —de quien pintó 6 retratos, incluyendo éste—, quien por años lo visitaría incluso después de mudarse a Marsella. 

Edward Hopper, Chop Suey, 1929 

pinturas miran a los ojos incomodan arte popper Ésta es una de las pinturas que ha alcanzado un precio récord al subastarse en 91.9 millones en Christie’s en noviembre del 2018. La pintura ha sido objeto de interpretaciones contradictorias y controvertidas: mientras algunos alegan que la mujer que encara al espectador se encuentra con su doppelganger, otros argumentan que es difícil hablar de doppelgangers cuando la segunda mujer no muestra su rostro y que tampoco era muy raro que dos mujeres llevaran vestimenta similar. Esta pintura a diferencia de otras no te sigue con la mirada o su protagonista no te observa, por lo cual se vuelve particularmente especial; ella en realidad evita la mirada tanto de la mujer que se sienta frente a ella, como la del espectador.  

Rembrandt, Autorretrato, 1640 

pinturas miran a los ojos incomodan arte rembrandt Rembrandt es otro de los artistas que entre muchas cosas es reconocido porque sus autorretratos se caracterizan por mirar al espectador y seguirlo con la mirada. Además de su talento y popularidad, mediante el uso de técnicas como el claroscuro, Rembrandt es reconocido porque sufría de estrabismo, esto quiere decir que los ojos no miran en la misma dirección. Su estrabismo resultó ser de gran ayuda para la pintura, pues le facilitó utilizar la perspectiva y las dimensiones tridimensionales en un medio plano como el lienzo. 

Goya, La maja desnuda, 1800 c

pinturas miran a los ojos incomodan arte goya De mirada desafiante y una actitud seductora, La Maja Desnuda es uno de los cuadros reconocidos de Goya junto a La Maja Vestida. Este cuadro, que para su época resultaría escandalizante, le costó caro a Goya, fue interrogado y juzgado por la Inquisición y hasta perdió su puesto como pintor en la corte española. La pintura no vio la luz del día hasta iniciado el siglo XX. 

Vermeer, La joven de la perla, 1666

pinturas miran a los ojos incomodan arte vermeer Se trata de la obra más reconocida de Vermeer y ha sido motivo de adaptaciones fílmicas. La mujer mira al espectador fijamente sobre su hombro y tal mirada resalta por el gran uso de la luz al hacer resaltar a la mujer sobre el fondo negro y con colores vibrantes. Vermeer, así como otros, también se le conoce por su uso del azul ultramarino, un pigmento muy preciado y costoso en su época por cuán vibrante es. 


*

Ahora lee: 


El Google Maps del siglo XVI donde aparece el palacio de Moctezuma y el Templo Mayor

10 obras que definieron al Arte Moderno y no son de Picasso


Referencias: