INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Por qué Diego Rivera quería tanto a la URSS?

14 de abril de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

El muralista mexicano fue un ferviente defensor de los valores comunistas y la revolución contra el Zar acaecida en la URSS.



Era media mañana cuando Diego estaba secando sus pinceles y limpiando sus manos con un trapo húmedo, cuando Frida le entregó una carta llegada aquella misma mañana. El remitente era nada menos que el magnate estadounidense Nelson Rockefeller.


–¿Puedes creerlo?– preguntó ella.


El hombre le dio las gracias a su esposa, se colocó sus gafas de leer y desdobló la hoja de papel. Leyó el mensaje en voz alta dos veces y en la segunda ambos prorrumpieron en una carcajada. El mensaje era una atenta invitación del magnate estadounidense al artista mexicano para que decorara el vestíbulo del recién construido Rockefeller Center, un edificio lujoso que era el colmo de la opulencia que tanto detestaba Diego Rivera.



–Por supuesto que aceptaré– dijo el muralista a Frida. –Imagina cómo se vería mi idea de El hombre en el cruce de caminos en ese edificio lleno de capitalistas y adinerados.


Diego Rivera dobló la carta y la guardó en uno de los cajones de su escritorio. Respondería aquella misma noche la invitación del magnate. Ya saboreaba el triunfo de decorar aquel edificio.


Semanas después, el muralista viajó al centro de Nueva York para poner en marcha el encargo. Cuando llevaba algunos días de trabajo, los mecenas se dieron cuenta con desagrado de que en la obra había múltiples referencias al comunismo, el Ejército Rojo y a personajes como Lenin, Marx y Trotsky. No sin cierta incomodidad le pidieron al artista que borrara la cara del primero. Incrédulo, Rivera se negó rotundamente aduciendo que prefería morir a ver alterada su obra.



Cuando Nelson Rockefeller se enteró de lo ocurrido y sus ojos se posaron ante lo que consideró una grosería en su contra, ordenó a sus colaboradores que se clausurara en el acto aquel mural. Era 1933 y la anécdota pasaría a la historia como uno de los grandes ataques artísticos al capitalismo y un ejemplo de amor por unos ideales bien cimentados.



Cuando Diego Rivera se enteró de la decisión del magnate de cancelar y destruir su obra calificó el hecho de “vandalismo cultural” y le dijo a Frida:


–Tal vez quiera destruir mi obra, pero antes de ello nos va a escuchar.


Al día siguiente organizaron un mitin afuera del Rockefeller Center donde en compañía de otros simpatizantes enarbolaron mantas donde apoyaban las ideas comunistas y la persona de Lenin.


De esa manera el esposo de Frida Kahlo corroboró por qué odiaba tanto a los capitalistas y por qué su amor por el comunismo y la URSS estaba justificado. Los primeros eran intransigentes e ignorantes mientras que los segundos gozaban de una mentalidad mucho más abierta y un pensamiento más agudo.



A partir de 1922 Diego Rivera había formado parte del Partido Comunista Mexicano, fundado en 1919 por José Allen, logrando ser parte del comité que viajó a la URSS en 1927 para celebrar el décimo aniversario de la Revolución bolchevique que había derrocado al Zar y su familia. En ese viaje tuvo contacto con el mundo cultural soviético, impartió clases, hizo conferencias y colaboró con diferentes revistas. Para Rivera fue un acontecimiento único, pues se hallaba en el territorio donde los ideales comunistas que tanto le apasionaban habían logrado su punto más álgido con el triunfo sobre el Zar. 



El amor de Rivera por el comunismo y los ideales libertarios también se reflejaba en su apoyo a los acontecimientos revolucionarios en México de 1910 a 1921. Pese a sus posturas políticas, se vio envuelto en una serie de conflictos dentro del Partido Comunista Mexicano que provocaron su expulsión definitiva del mismo en 1929. El alegato fue que estaba haciendo trabajos para el gobierno de México relacionado con el imperialismo, algo que era visto como totalmente anticomunista.


Otra señal de su amor por la URSS y los ideales comunistas fue el apoyo que brindó a León Trotsky en su último exilio al alojarlo en su casa de Coyoacán. Finalmente Trotsky fue asesinado por un agente stalinista. También participó en la Revista Clave editada por León Trotsky. En ella presentó dos textos: “El desarrollo de Latinoamérica: propuesta de tesis sobre Latinoamérica” y “La lucha de clases y el problema indígena”.



Junto a otros muralistas como David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco estaba convencido de que el arte debía tener implicaciones más sociales y debía exponer de manera directa el papel del campesino y la clase obrera dentro de la sociedad. Un gran ejemplo de ello es el mural Epopeya del pueblo mexicano en el cual representa la historia del país, abarcando desde la época precolombina, la Conquista y la Revolución, dando un lugar privilegiado a indígenas y campesinos.



En 1934 el mural del Rockefeller Center fue cubierto con una lona y ocho meses después comenzaron su destrucción. Por fortuna, la familia multimillonaria no contaba con que un fotógrafo había documentado el proceso de la obra de Rivera. De esa manera el muralista pudo reconstruir su obra, que actualmente luce en el Palacio de Bellas Artes bajo el título de El hombre, controlador del Universo.



Detalles de El hombre, controlador del Universo


-

Diego Rivera estuvo por segunda ocasión en la URSS en 1955 a donde acudió para recibir un reconocimiento de parte del gobierno de ese país. Quedó fascinado en todos los sentidos: admiraba su infraestructura y la manera de ser de los rusos, lo cual demostró una vez más el gran amor que sentía hacia este territorio y su espíritu revolucionario, mismo que plasmó en diversas obras y murales en las que la clase trabajadora siempre tuvo un papel preponderante.


TAGS: Diego rivera Historia del arte Política
REFERENCIAS: La Izquierda Diario Contacto Magazine El País

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los pasos que debes seguir para un correcto lavado de manos 6 Amazing Paradoxes That'll Leave You Scratching Your Head 5 cuentos cortos de Oscar Wilde que debes conocer Los muxes: el tercer género del Itsmo oaxaqueño ¿Fan de Evangelion? Pronto podrías tener unos de tenis de este anime Here Are 8 Things I Really Wasn't Expecting From My First Fashion Week Ever

  TE RECOMENDAMOS