Arte

Projecto Nuvem, un pedazo de cielo que no se apaga

Arte Projecto Nuvem, un pedazo de cielo que no se apaga

¿Cómo tocamos el cielo?

Caminemos entre nubes,

traspasando el umbral de lo celestial,

que desciendan los astros a la Tierra.

Para tocar el cielo hay que seguir un camino recto,

puertas de algodón salen al encuentro.

El artista argentino Eduardo Coimbra bajó las nubes a la Tierra en un cielo de espejos que permitía a los caminantes transitar entre lámparas de algodón.

Coimbra_02


Projecto Nuvem es la primera edición de un proyecto que se llevó a cabo en la Praça XV, Río de Janeiro, en 2008, como parte de una serie titulada Lights.

Nuvem


La instalación, realizada especialmente para un entorno urbano, permite interactuar con el espacio en una pieza que deconstruye la realidad en placas luminosas que acercan al espectador con la naturaleza.

Nuvem

Cinco cajas de luz de 4.7 x 4.7 metros se instalaron en la plaza Charles Miller en São Paulo. En ambas caras de las cajas están impresas imágenes traslúcidas de nubes, mientras que los laterales están cubiertos de espejos; las cajas se alinean en secuencia en paralelo una detrás de otra con dos metros de separación entre ellas.

Los espejos laterales proyectan y/o “rebotan” los rayos del sol durante el día, mientras que por la noche, la pieza se convierte en un pedazo de cielo que no se apaga.

Coimbra_01

 

 

 

 


Referencias: