Destructivismo: la corriente que dedica sus esfuerzos a la destrucción del arte

Destructivismo: la corriente que dedica sus esfuerzos a la destrucción del arte

Por: Abril Palomino -

Dentro del arte existe una justificación al destruir una obra de arte.

La década de los sesenta fueron una etapa crucial para la los jóvenes que vivieron en estos años; los movimientos estudiantiles alrededor de todo el mundo, la liberación sexual, la consolidación de grupos civiles que buscaban denunciar y abolir la discriminación racial, sexual y étnica; y por supuesto la manifestación de la voz de la juventud a través de las artes, tanto en la música como en las artes plásticas.

¿Qué es el destructivismo?

En los sesenta sobresalieron movimientos artísticos como el accionismo vienés o el destructivismo, ambas corrientes eran catalogadas como inquietantes, extrañas y polémicas. Pero, particularmente el destructivismo, la corriente artística que pretendía «centrar la atención la destrucción como elemento principal en las acciones, instalaciones y otras formas de arte, al tiempo que se relacionaba esta destrucción con la sociedad moderna», según un comunicado de prensa con fecha de septiembre de 1966, que se presentó en el primer Simposio de destrucción en el Arte dirigido por Gustav Metzeger, en este evento se presentó el surgimiento del destructivismo y se acompañó con una serie de presentaciones en los que se destruía algo en público. 

  Relacionadoel-fraude-del-arte-contemporaneo-de-avelina-lesperarteRazones por las que el arte contemporáneo es un fraude

Rafael Ortiz, estadounidense de ascendencia puertorriqueña, fue un artista sumamente importante del destructivismo. Él escribió un manifiesto del destructivismo en el cual defendía la destrucción como una forma de creación, por ejemplo, al quemar una imagen se están creando las cenizas, por lo que se destruye y se crea al mismo tiempo. Así que una obra nueva existía al ser rasgada, pulverizada o fragmentada. Estas acciones se aplicaban a toda clase de creación artística u objeto cotidiano. Otro de los objetivos del destruccionismo era hacer una reflexión acerca de la fragilidad de la vida humana y la frustración que produce la destrucción sin causa, «La destrucción de este tipo de arte se compara con los rituales de sacrificio, alcanzando un estado catártico que obliga tanto al artista como al público a purgar sus impulsos violentos y a enfrentarse a su temor a la muerte».Destructivismo: la corriente que dedica sus esfuerzos a la destrucción del arte 1Foto: MediumLas obras eran consideradas el producto de un acto, los objetos más populares para su destrucción fueron los pianos, artistas como John Cage, Joseph Beuys, Nam June Paik y el mismo Rafael Ortiz destruyeron estos voluminosos instrumentos de percusión. Aunque también hubo quien se conformó destruyendo sillas, herramientas, lienzos con explosivos, ácido o a golpes.

  Relacionadoobras-de-arte-contemporaneo-sobrevaloradasarteEl plátano en la pared y otras obras que nos cuesta trabajo creer que son arte

Obras destrucionistas

Pierre Pinoncelli, artista destructivista francés, fue arrestado a sus 77 años, por golpear una de las 8 piezas de la Fuente de Marcel Duchamp con un martillo, en una exhibición de Dada en el Centro Pompidou en París. El orinal de porcelana presento algunos daños, pero nada grave, años antes Pierre había orinado en este mismo orinal bajo el pretexto de esta haciendo un homenaje a Duchamp y otros artistas de Dada que se habían hecho un nombre desafiando la definición misma del arte, más tarde dijo que quería «rescatar el trabajo de su estado icónico inflado y devolverlo a su función original como urinario».Destructivismo: la corriente que dedica sus esfuerzos a la destrucción del arte 2Foto: Wikimedia CommonsEn febrero de 2001, el artista británico Michael Landy creó Breakdown, una instalación en las antiguas instalaciones en desuso de C&A en Oxford Street, Londres, sus pertenencias fueron catalogadas, empaquetadas y pulverizadas por un equipo de 'operativos' de demolición, se destruyó todo lo que poseía: ropa, fotografías familiares, libros y discos, electrodomésticos o su automóvil. Un hecho ético particular surgió porque entre sus posesiones había algunas obras de arte originales de su contemporáneo: Chris Ofili, Damien Hirst, Tracey Emin, Gary Hume y otros. Los autores de algunas de estas obras protestaron ante el performance de Landy.

  Relacionadocual-fue-la-obra-de-zonamaco-que-rompio-avelina-lesperarte5 datos de la obra que Avelina Lésper aparentemente rompió en ZONAMACO

Actos polémicos

Pero el planteamiento del destructivismo llegó a sitios muy lejanos que cuestionan el respeto por las creaciones de las obras de otros artistas bajo la premisa de que algunas obras son consideradas caducas, como la quema de cientos de libros organizada por el artista John Latham, la cual fue comparada por detractores del destructivismo con las incineraciones de material literario prohibido y la pérdida de conocimiento y cultura que han representado este tipo de acciones a lo largo de la historia. El destructivismo se ufana de causar esta incomodidad, desagrado y polémica. Por su parte Hermann Nitsch desafío completamente los límites de lo aceptable al realizar performances en los que descuartizaba animales vivos; o el artista francés Adel Abdessemed, que propuso un evento en el Centro Pompidou en donde una vaca, un ternero, un cerdo, una cabra y una oveja fuesen golpeados con un martillo hasta matarlos. Destructivismo: la corriente que dedica sus esfuerzos a la destrucción del arte 3Foto: Art Price

  Relacionadolos-grabados-de-goya-y-los-hermanos-chapmanarteEl día que los grabados de Goya fueron vandalizados

Pese a todas sus polémicas, el destructivismo sigue siendo una corriente artística vigente ¿qué opinas de ella? ¿La consideras válida?

También te puede interesar:
Guía para visitar y conocer ZONAMACO 2020 si es tu primera vez
Por qué el arte nos produce placer
Pintores y artistas sobrevalorados que seguramente te gustan