Glitch Art: la nueva forma de transformar los errores en obras de arte

Por: Cultura Colectiva

28 de septiembre, 2017



El Glitch Art es un estilo que recicla las fallas técnicas y las convierte en arte. Con imágenes borrosas, alteradas por la estática o por errores de código, nos salta al ojo esta peculiar corriente que convierte las imperfecciones caóticas digitales en obras de arte increíbles. La definición de glitch se atribuye al astronauta John Glenn, quien en 1965 lo definió como “un pico o cambio de voltaje de una corriente eléctrica”.





El Glitch Art nos da como resultado una versión corrupta de la transmisión de la información que resulta ligera o totalmente diferente al mensaje original. Las raíces nos recuerdan a la ideología surrealista y nos trasladan a un arte pop de vanguardia que busca dar un valor agregado a partir del error. Obliga al artista a improvisar para generar una pieza extruida del caos.





Si bien no es un estilo nuevo, ha habido un aumento en sus expositores. Este crecimiento se debe a la migración a medios digitales por parte de artistas emergentes. Este estilo visual glitch ha tomado fuerza en algunas producciones comerciales, como los efectos de estática e interferencia de señal en la imagen utilizada en películas como Saw y Cloverfield. La intención del glitch no es ajustarlo para un fin, sino acoplarse a su naturaleza errónea y de ahí partir hacia su forma estética.





Esta corriente artística ha encontrado escenarios de gran relevancia, partiendo desde el 2002, fecha en que el evento “The Glitch Symposium and Performance” tuvo lugar en Oslo, Noruega. Este simposio fue una primera exploración de su valor estético. Ahora podemos encontrar ejemplos de piezas en museos como el Ukrainian Institute of Modern Art en Chicago, hasta el TATE Museum en Londres. Incluso se ha utilizado en ilustración, moda, diseño de mobiliario, música, ilustración y video.





Algunos de los ejemplos más representativos son llevados a cabo por artistas como el húngaro David Szauder, que a través de una serie de retratos nos habla de una crítica social y la atemporalidad de la imagen personal. Por otra parte las artistas japonesas Ucnv y Nukeme —quienes se autodenominan como “las piratas de la máquina de coser”— nos dan su adaptación del glitch en la moda, creando vestidos, cojines y alfombras con patrones e imágenes alteradas para lograr sus coloridos diseños. En el diseño de mobiliario tenemos a Ferrucio Laviani, quien tras explorar y combinar el mobiliario clásico y el diseño moderno nos otorga una muy peculiar muestra de excentricidad dentro de los lineamientos funcionales.





Sin duda, no hemos visto todo lo que tiene que ofrecer esta corriente. Podemos esperar una mayor apuesta por este método de diseño en el futuro cercano, deleitarnos el ojo con extravagantes diseños que rompen con los paradigmas actuales de lo estético, y nos acercan a la apreciación del error.





**


El texto anterior fue escrito por Erick Lobato.


**


Las imágenes que acompañan este artículo fueron creadas por el artista independiente mexicano Sirako. Si quieres conocer más de su obra, consulta su cuenta de Instagram. Además, te compartimos un tutorial con el que puedes aprender a hacer tus propias imágenes glitch.






Referencias: