PUBLICIDAD

ARTE

‘El paraíso de los gatos’ y otras obras de Remedios Varo con gatitos

La artista tenía un gran gusto por los gatos y para muestra muchas de sus obras.

México es un país que históricamente ha recibido a grandes artistas que se terminaron enamorándose del país como el caso de Gabriel García Márquez, Leonora Carrington o Remedios Varo, pintora surrealista que presentó en tierras mexicanas su primera exposición en 1955 y quien sin duda era una gran amante de los gatos, pues en muchas de sus obras estos animalitos fueron su inspiración.

Un claro ejemplo de ello fue la obra ‘El paraíso de los gatos’ creada precisamente en 1955, y en la que se puede apreciar el detalle con el que la artista trabajó en la pieza donde pintó a nueve gatitos habitando un lugar muy mágico y místico.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero esa no fue la única obra en donde Remedios Varo plasmó a gatos, así que acá te contamos sobre algunas de ellas.

Simpatía (La rabia del gato) - 1955

En esta obra, la artista pintó a un ser de apariencia andrógina sentada en una habitación verde frente a una mesa de madera con un mantel rojo y un gato color naranja al que sostiene son sus manos y el cual está ligeramente elevado por la parte inferior.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A su alrededor y encima de su cabeza, una serie de luces conectadas entre sí dan ese toque mágico y surrealista que caracterizan las obras de la autora. Además, encima de la mesa también se encuentra un vaso caído con un líquido de color verde que aparentemente el gato tiró.

El Gato Helecho - 1957

En El Gato Helecho, Remedios Varo usó su técnica surrealista para pintar a dos gatos hechos literalmente de hojas. En la pieza, uno de ellos se encuentra parado sobre el tronco de un árbol de hojas secas y amarillentas que al mismo tiempo encima tiene una nube con lluvia que le cae al minino.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En otra zona de la obra hay otro gatito mirando de espalda hacia la izquierda hacia lo que parece ser un lugar más verde y sin lluvia. Se dice que esta obra fue inspirada en el sueño de su amiga, la fotógrafa Eva Sulzer, quien relató: “Un día tuve un sueño y se lo narré a Remedios, soñé que paseaban por el jardín unos gatos que se habían convertido en helechos, pero los helechos no estaban pegados al gato con su misma forma sino que era como si salieran de ellos. Remedios pintó ese cuadro El gato helecho y me lo regaló...”.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD