NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

4 secretos de la pintura de Da Vinci más enigmática que 'La Mona Lisa'

26 de enero de 2018

Alejandro I. López

La mano izquierda del protagonista de la obra sostiene un objeto con suavidad, pero ¿de qué se trata?

Da Vinci no firmó ninguna de sus pinturas. Su nombre no figura en alguna esquina de
La Gioconda
(1503-19), ni siquiera en los inmensos ocho metros de largo y cuatro de alto de
La Última Cena
(1495-97) hay señal alguna que refiera la autoría del genio florentino. En las trece obras restantes de Da Vinci que se conocen en la actualidad, el patrón se repite una y otra vez, como un enigma más de la vida y personalidad del polímata que carga con el arquetipo de "hombre del Renacimiento" sobre sus hombros.


Como si fuera poco el halo de misterio que envuelve la obra de Da Vinci, una pintura que se consideraba perdida apareció recientemente en una subasta, en noviembre de 2017 en la casa Christie's de Nueva York. Adquirida por un coleccionista privado por la friolera de 450 millones de dólares, su venta rompió un récord histórico.



Se trata de Salvator Mundi, una representación que a primera vista no tiene demasiado que ofrecer. No hay detalles al fondo, ni controversia entre personajes, ni siquiera una sonrisa que cause más incertidumbre que certezas; sin embargo, la apariencia inicial del lienzo es sólo una fachada que —como todo lo que hizo Da Vinci—, oculta símbolos abiertos a distintas interpretaciones. ¿Cuáles son los secretos que guarda la pintura más cara de la Historia?.



-

El misterio del rostro de Jesús



El enigmático rostro del
Salvator Mundi
representa a Cristo, eso está claro. No obstante, tanto el desgaste natural de la obra, como el
sfumato
característico de Da Vinci (técnica dominada por Leonardo que consiste en difuminar los contornos a través de la aplicación de distintas capas extremadamente finas) provocan una dificultad aún mayor para reconocer los rasgos faciales con claridad, provocando una pregunta obligada: ¿quién es el modelo detrás de la pintura?


La posible explicación a este enigma no llegó por sí misma, sino en la búsqueda de una respuesta a otro misterio aún más profundo en sus implicaciones históricas: el sudario de Turín.



-

El Sudario de Turín y el Salvator Mundi



La hipótesis de Lynn Picknett y Clive Prince sobre el origen de la supuesta Sábana Santa afirma que lejos de pertenecer al rostro de Jesús (pruebas científicas han demostrado que se trata de un objeto del siglo XIII aproximadamente), se trata de una
protofotografía
realizada por el mismo Da Vinci.


Para sostener esta teoría, los postulantes compararon el rostro que resulta del negativo de la reliquia con el presentado en
Salvator Mundi
, y presentaron las conclusiones en una versión de 2006, afirmando que ambos poseen idéntica simetría y dimensiones. ¿Será que tanto el Sudario de Turín como el Salvator Mundi sean autorretratos del florentino?.



-

La bola de cristal



La mano izquierda del protagonista de la obra sostiene un objeto con suavidad, pero ¿de qué se trata?. En las representaciones de ese tema es habitual encontrar un orbe de cristal, que simboliza el poderío de Dios como salvador del mundo. No obstante, la esfera plasmada por Da Vinci es única, empezando por un detalle impensado en la obra plástica del polímata: un error.


El orbe del
Salvator Mundi
carece de los detalles reales propios de la refracción y distorsión de la luz cuando esta pasa a través de una esfera de cristal. En realidad, el reflejo del orbe debería devolver una imagen (diminuta y de cabeza) de la parte de la túnica y la mano que la sostiene. Leonardo conocía de óptica, poseía un concepto avanzado de la refracción de la luz para la época y era obsesivo con los detalles. Con todo esto en mente, ¿es probable que da Vinci faltara a las leyes de la física en su
Salvator Mundi
o bien, omitió pintar el reflejo con toda la intención?.


La teoría más aceptada al respecto, es que el autor del
Hombre de vitruvio
(1490) decidió ignorar deliberadamente el reflejo en el orbe, con la intención de mostrar la supremacía de Dios sobre las leyes que rigen al mundo; una cualidad milagrosa que confirma su status de salvador.



-

El movimiento corporal



Una de las características particulares de la obra de da Vinci estriba en la naturalidad de las personas que aparecen en sus retratos, donde el movimiento da cuenta de un profundo realismo del que no escapa ningún detalle. Todas las pinturas del renacentista que presentan a un personaje evitan el plano frontal y en su lugar, presentan una postura corporal relajada, con una típica flexión del cuello o los hombros respecto al rostro.


Esta característica es notoria en
La dama del armiño
(1490) o el
San Juan Bautista
(1508) y mundialmente reconocida en
La Mona Lisa,
cuya pose clásica ha sido reproducida hasta el cansancio. Sin embargo, el
Salvator Mundi
presenta una postura frontal, una razón de peso que ha hecho sospechar a historiadores del arte y expertos en da Vinci sobre la autenticidad de esta obra.


*

Ahora lee:


10 cosas que seguramente no sabías de Da Vinci y Miguel Ángel


La lista interminable de pendientes de Leonardo da Vinci


TAGS: Arte clásico Historia del arte
REFERENCIAS: The Telegraph

Alejandro I. López


Editor de Historia y Ciencia

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Escaramuzas: tradición mexicana y charrería en la nueva colección de Dior para 2019 26 fotografías de cómo se sobrevive al cáncer de mama en Uganda 8 pasos para peinar y cuidar tu cabello lacio después de plancharlo Google Arts & Culture: 5 maneras de convertirte en experto en la obra Frida Kahlo en un sólo día 2 Poems For Those Who Have Vowed To Love Forever I Don't Want To Become A Wife If It Means Becoming Less

  TE RECOMENDAMOS