La pintora que no conocías que deseó descansar por siempre adentro del Popo

La pintora que no conocías que deseó descansar por siempre adentro del Popo

Por: Abril Palomino -

Pionera del Art Deco, amante de las mujeres y su figura, esta artista vivió siempre en el misterio


Tamara de Lempicka es recordada como la máxima exponente del Art Deco. Quienes la conocieron aseguraron que era una mujer de carácter, excéntrica y vanidosa, esto resulta completamente irrelevante comparado con los grandes misterios tras su vida y su obra.

  Relacionadomitos-de-la-vida-de-nahui-olinarte"Le quitó la vida" y otros mitos sobre el hijo de Nahui Olin que te hicieron creer

  Relacionadolotte-laserstein-la-pintora-olvidada-por-la-segunda-guerra-mundialarteLotte Laserstein: la pintora judía que fue discriminada por su androginia en la IIGM

Tamara Rozalia Gurwik-Górska

Tamara Rozalia Gurwik-Górska nació el 16 de mayo de 1898 en Varsovia, Polonia, en una familia adinerada: su padre, Boris Gurwik-Górski, era un abogado judío ruso y su madre, Malwina Decler, era una socialité. Desde niña, fue enviada a un internado en Suiza. A los 13 años acompañó a su abuela en un viaje a Italia en 1911, en este viaje nació su amor por el arte. Aunque también se dice que su primer acercamiento al arte fue cuando a la edad de 12 años, su madre había pagado a un pintor establecido para crear el retrato de su hija, insatisfecha con los resultados y convencida de que ella misma podría hacerlo mejor, Tamara se propuso recrearlo, cosa que no le fue nada fácil.Tamara Rozalia Gurwik-GórskaFoto: BarnebysSus padres se divorciaron un año después, así que Tamara se mudó a San Petersburgo para vivir con su tía Stefa, donde se enamoró y se casó con Tadeusz Lempicka, un destacado abogado. La Revolución Rusa de 1917 interrumpió su lujosa vida y los llevó a huir a Copenhague, luego a Londres y finalmente a París, donde se reunieron con el resto de su familia. En este momento los Lempicka vivieron varios problemas económicos, así que Tamara comenzó a pensar en estudiar una carrera para tener independencia financiera.

  Relacionadoentrevista-a-adriana-malvido-sobre-su-libro-nahui-olinletras4 momentos clave para entender la vida de Nahui Olin

  Relacionadogwen-john-la-mujer-pintora-amante-de-rodinarteLa mujer pintora que fue opacada por su hermano y Rodin por casi un siglo

Su carrera en el arte

En 1919, tras el nacimiento de su hija, Maria Krystyna, Lempicka decidió convertirse en pintora y comenzó a estudiar en la Académie de la Grande Chaumière con Maurice Denis, y luego con André Lhote. Rápidamente encontró su propio estilo en la intersección de lo que Lhote describió como "cubismo suave" y Denis se refirió como "cubismo sintético". Tamara admiraba la pintura del Renacimiento, especialmente desde su viaje a Italia. Pero combinó astutamente el retrato tradicional con técnicas publicitarias, iluminación fotográfica y vistas de la arquitectura de las grandes ciudades.

En 1925 expuso sus pinturas en dos de las principales sedes de la Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industriales Modernas, el Salon des Tuileries y el Salon des Femmes Peintres. Este evento más tarde se conocería como el nacimiento del Art Deco, las pinturas de Tamara fueron elogiadas por numerosos periodistas internacionales y su trabajo comenzó a ganar popularidad. Ese mismo año fue invitada a dar su primera gran exposición en Milán, para lo cual creó 28 pinturas en el transcurso de seis meses. Mientras estaba en Italia, conoció al famoso poeta y dramaturgo italiano Gabriele d’Annunzio.Tamara in a Green BugattiFoto: Tamara de Lempicka, Autoretrato, 1929 // Wikimedia Common

Clímax de su carrera

A mediados de la década de 1920, De Lempicka comenzó a ganar premios por su arte, recibió innumerables encargos de la élite francesa, se divorció de Tadeusz Lempicka y se convirtió en la amante del barón del antiguo Imperio Austro-Húngaro, Raoul Kuffner. En 1929 pintó una de sus obras de arte más conocidas: Autoportrait, también conocida como Tamara in a Green Bugattila cual hizo para la portada de una revista alemana de moda: Die Dame. En la pintura se le puede ver elegantemente al volante de un auto de carreras italiano, un retrato ideal de la época, esta imagen ilustraba la liberación que vivían algunas mujeres, así como la cultura consumista y el alto crecimiento económico del período de entreguerras.

Tal vez Tamara retrataba tan bien a las mujeres porque las amaba. De hecho pública es su bisexualidad y sus relaciones con la modelo Rafaela y la duquesa Marika de La Salle, quienes posaron para ella en varias ocasiones.Tamara de Lempicka, biografía de la pintora del art decoFoto: El PaísSu carrera alcanzó su punto máximo en la década de 1930, cuando pintó un retrato de la prometida del magnate petrolero Rufus T. Bush y otros retratos para el rey Alfonso XIII de España y la reina Isabel de Grecia. En 1934, se casó con el barón Kuffner y juntos huyeron a los Estados Unidos tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

La vida en Estados Unidos

Al establecerse en Beverly Hills, Lempicka no alcanzó el éxito que esperaba. En 1943, ella y su esposo decidieron mudarse a la ciudad de Nueva York, donde ella continuó trabajando. Sin embargo, estaba recibiendo muchos menos encargos por retratos, ya que su lujoso estilo Art Deco parecía anticuado en el período del modernismo y el expresionismo abstracto. Pasó bastante tiempo repintando sus piezas anteriores con un nuevo estilo.Tamara De LempickaFoto: My Modern MetHizo una breve reaparición en 1960 con obras de arte abstracto en un intento por recuperar su reputación artística. Cuando la obra se exhibió en 1962 en la Galería Iolas de Nueva York, fue recibida con desprecio crítico. Un año después, tras la muerte del barón Kuffner, se retiró de su vida como artista profesional. De Lempicka finalmente se mudó a Cuernavaca, México. La noche del 18 de marzo de 1980, la baronesa del Art Deco murió en México a los 82 años, agotada por las dificultades respiratorias. Según su voluntad, las cenizas fueron esparcidas en el cráter del volcán Popocatépetl.

Éxito póstumo

El trabajo de De Lempicka ha sido retomado en numerosas ocasiones a lo largo de los años, una de ellas fue en la década de 1970 cuando el Art Deco tomó un segundo aire. En las décadas de 1980 y 1990, las pinturas de Lempicka, junto con los mitos que las rodeaban, atrajeron los ojos de muchos famosos como Madonna, Jack Nicholson y Barbra Streisand, quienes comenzaron a coleccionar sus obras. La Tunique RoseFoto: Tamara de Lempicka, La Tunique Rose / ShotebysEn 2019 La Tunique Rose se vendió en una subasta de Sotheby's por un récord de 13 millones de dólares. Este récord se rompió rápidamente varios meses después, en febrero de 2020, cuando Portrait de Marjorie Ferry , de 1932, se vendió por más de 16 millones libras, más de 20 millones de dólares.Portrait de Marjorie FerryFoto: Tamara de Lempicka, Portrait de Marjorie Ferry, 1932 // Barnebys

Tamara de Lempicka redefinió lo que significaba ser mujer y artista. Su legado vivirá a través de sus pinturas originales y enérgicas.

También te puede interesar:

El indigente que enseñó a los mejores pintores mexicanos

Yo tan Leonora Carrington, tú tan Frida Kahlo

Datos curiosos que no sabías de Salvador Dalí