Arte

Toulouse-Lautrec y otros pintores enamorados de las prostitutas

Arte Toulouse-Lautrec y otros pintores enamorados de las prostitutas



Los pintores modernos franceses eran los encargados de comenzar a hacer un arte diferente. A finales del siglo XIX en París, la prostitución era un tema de todos los días. Años atrás Michelangelo da Caravaggio había utilizado como modelos a hombres del pueblo y prostitutas para pintar sus cuadros con temática religiosa pero causó tanta controversia, que sus cuadros fueron rechazados por aquellos que los encargaron. Trescientos  años después, los impresionistas y las vanguardias en Francia comenzaron a hacer experimentos que nunca se habían imaginado: los temas ya no eran religiosos, sino que buscaban retratar la vida burguesa y empobrecida de las calles de París.

Paisajes coloridos, bebés, personas bien arregladas tomando el sol, barcos navegando al atardecer y por supuesto, las mujeres. Desde las amantes taciturnas en un cuarto de hotel, las artistas más reconocidas de los burdeles bailando con vigor y aquellas prostitutas recostadas sobre una cama, semidesnudas, después de tener sexo con quien se atrevió a pagar unos centavos. 

París se encontraba en una transición social masiva y el arte se centraba en representar el mundo urbano, sus problemáticas y las personas que lo rodeaban. Vincent van Gogh fue conocido por enamorarse de una prostituta con la que buscaba formar una familia. En un grabado, la pinta y lo nombra "Tristeza", su nombre era Clasina María Hoornik, una prostituta alcohólica con la que convivió durante un tiempo y que su familia rechazaba terminantemente.

tristeza van gogh
Las prostitutas que ahora se ocultan en los lugares más recónditos, a las que vemos con descontento, miedo y tabú, eran mujeres listas para posar desnudas. Muchos pintores de esa época las retrataron con magnificencia y alevosía. Era su tema principal y, probablemente, a ellas les debamos la revolución artística de esos años. 

Los pintores de la segunda mitad del siglo XIX y de la Belle Époque amaban asistir a los burdeles y conocer a las mujeres que más tarde se convertirían en una nueva especie de musa que nunca había existido. Las prostitutas eran un tema moderno por excelencia, era omnipresente, con diferentes caras, diferentes formas, inalcanzable pero siempre ahí, idealizada. Edgar Degas, conocido como el pintor de bailarinas de ballet, también estaba fascinado por la vida en los burdeles, sus pinturas "Femme nue" o "Femme nue accroupie" muestran momentos íntimos recostadas o tomando una ducha. 

femme nue couchee degas
degas desnudo
Henri de Toulouse-Lautrec dibujó cada instante dentro de los burdeles, las noches íntimas entre dos mujeres; el ambiente vivaz; los desfiguros; hombres borrachos; mujeres sentadas, aburridas en sillones rojos. Tal vez fue el artista más popular por retratar la vida nocturna. En carteles anunciaba los nuevos eventos y bailes que habría en algún burdel cercano y sus pinturas mostraban, desde la decadencia de mujeres ancianas que seguían esperando a algún caballero que las cortejara, escenas de amor en alcobas aparte y mujeres jóvenes ingenuas que, seguramente, no tenían mucho de haber llegado a ese lugar.

El beso en la cama lautrec
Lautrec es considerado un pionero del expresionismo, su vida consistía en la visita oportuna de lo mejores burdeles de Francia. Le Moulin Rouge, Le Chat Noir  y Le Moulin de la Galette, se convirtieron en sus sitios predilectos, y con maestría, su rechazo a la burguesía se mostraba en cada escena. 

Lautrec5

El pintor Emile Bernard no es tan conocido por sus trabajos en burdeles que datan de 1880 pero su trabajo visual comenzó con el reflejo de imágenes en cafés y burdeles que frecuentaba en El Cairo. Una belleza distinta a la europea, asentado en oriente, pionero en mostrar la atmósfera de los burdeles y la vida íntima de las prostitutas justo antes de que llegaran los clientes. Un hombre transgresor que mostró la voluptuosidad femenina sin tapujos.

emile bernard the harem
emile bernard tres razas
Las prostitutas siempre buscaban mantener las apariencias y en las pinturas de los grandes artistas, la imaginación se nutre con mujeres ambiguas, ausentes y melancólicas. Manet pintó a Olympia con maestría, pero a los ojos ajenos parecía un insulto a las buenas conciencias hacer un desnudo de una prostituta. La mujer se convierte en la encarnación de todos los vicios, símbolo de fatalidad, amenazante. 

olympia manet
Pronto vendría una revolución estilística y de vanguardias. Más artistas las utilizaban como musas y la encarnación del pecado se daba a través de esas mujeres que vivían gracias a su sexualidad. Artistas como Munch, Kupka, Vlaminck o Picasso las pintan con vehemencia. Y es este último quien revolucionó con ellas toda la pintura.

munch prostituta tomando
En "Las señoritas de Avignon" decidió pintar cinco mujeres, algunas con máscaras salvajes, incitando y provocando a quien las mira. Una de ellas abre la cortina y las muestra, el resto, mira fijo al invitado. Picasso se convirtió en uno de los grandes clientes de los burdeles, de esos escenarios en los que la risa fingida, las carnes poco firmes y la tristeza melancólica de permanecer ahí eran cosa de todos los días. El mejor pintor de la carne de burdel, a quien el director del Museo del Prado le dio el nombre del "Rey de los burdeles".

las senoritas de avignon picasso
París era un burdel gigante, tal como lo dijo Baudelaire. Las mujeres de las provincias francesas, con poco dinero y nada de seguridad eran víctimas de violencia, la prostitución se convirtió en una necesidad económica en un sistema en el que las mujeres nunca podían ser libres. Y estos artistas, se ocuparon en retratar su vida.

***

Te puede interesar:

Películas que demuestran el lado más oscuro de la prostitución

Las prostitutas más famosas


Referencias: