Los actores más odiados de Hollywood con los que nadie quiere trabajar

Lunes, 9 de octubre de 2017 18:54

|Alonso Martínez

Estos actores han causado tanto caos que nadie quiere aparecer junto a ellos en pantalla.




Nadie le tiene respeto a Mel Gibson.


El que alguna vez fue uno de los mejores actores de su generación se ha convertido en un anciano racista, alcohólico y altanero que quería ser tratado como el ícono en el que Hollywood lo había transformado. Desde 2003 el intérprete que actuaba en al menos una película al año dejó de aparecer en papeles protagónicos y se ocultó detrás de cámaras como director y productor desde que se volvió el centro de distintas controversias. Primero, sus compañeros lo acusaron de ser una molestia en el set, fue arrestado en 2006 por manejar ebrio, en 2010 una grabación en la que dice comentarios racistas y sexistas fue publicada, y su expareja, Oksana Grigorieva, afirmó que durante una llamada el hombre le dijo que ella sería la culpable «si un grupo de negros la violara».



Hoy, a pesar de ser un director reconocido, sigue siendo una burla y decenas de personas aún se rehusan a trabajar con él ya que lo consideran una pesadilla andante, además de que representa el lado privilegiado de Hollywood y nunca recibirá un castigo por su comportamiento. Al igual que él existen distintos nombres con los que, ya sea por su personalidad o su actitud en el set, nadie quiere relacionarse. Desde abuso de drogas hasta violencia durante la filmación, éstas son las figuras más odiadas del Hollywood moderno.


-

Lindsay Lohan



Películas: Mean Girls, Chapter 27, The Canyons


La fama transformó a Lindsay Lohan de una dulce joven actriz a un problema en el set. Su consumo de drogas la hizo impredecible, llegaba tarde a las grabaciones y era en extremo caprichosa, por lo que rápidamente todo Hollywood comenzó a alejarse de ella. Sus actitudes provocaron su despido de la película Poor Things, rechazó un papel en A Woman of No Importance; cuando filmó The Canyons su coestrella, James Deen, aseguró que la mujer hacía berrinches, además de que le rogó al director que no la despidiera. Su constante entrada y salida de hospitales y centros de rehabilitación ha hecho que pase de ser una actriz reconocida a una ignota que ya casi no hace películas.



-

Bruce Willis



Películas: Die Hard, Unbreakable, Moonrise Kingdom


Bruce Willis en el set es... raro, o al menos eso es lo que dicen sus coestrellas. Algunos han asegurado que el actor no se toma en serio gran parte de sus papeles (y no lo culpamos) pero desde los últimos años se ha ganado fama de ser problemático. Kevin Smith, quien lo dirigió en Cop Out, afirmó que trabajar con él fue como si le «aplastara el alma», refiriéndose a que el hombre era una diva en el set y que no hacía caso de las instrucciones que le daba. Asimismo, Sylvester Stallone dijo que para The Expendables 3 Willis pidió un aumento de sueldo a pesar de que su papel era muy pequeño. Además de eso, durante las entrevistas suele ser antipático, por lo que no es una buena herramienta de marketing.



-

Gwyneth Paltrow



Películas: The Royal Tenenbaums, Shallow Hal, Proof


Existen actores difíciles y está Gwyneth Paltrow, quien a pesar de no ser una superestrella actúa como una y cada vez menos personas quieren trabajar con ella. De acuerdo con distintos reportes, la actriz es grosera en el set, se rehúsa a saludar a algunos miembros del equipo y a algunos actores (se dice que no tuvo la decencia de interactuar con Scarlett Johansson durante los filmes de los Avengers) e incluso es extremadamente fría con los directores. Asimismo, se dice que en el set tiene distintas demandas que incomodan a los verdaderos profesionales (existe el rumor de que la actriz pide que alguien seque la bañera de su gimnasio para no entrar en contacto con el agua de otra persona).



-

Steven Seagal



Películas: On Deathly Ground, Out for Justice, Into the Sun


Steven Seagal vive en un universo paralelo en el que él es la estrella más grande que ha existido, lo que ocasiona que nadie de la escena mainstream quiera trabajar con él. De hecho, todas sus últimas películas han sido creadas por estudios independientes sin presupuesto, ya que, según distintos rumores, el actor suele ser rudo, grosero y hasta violento. Se afirma que ha intimidado y atacado a miembros del staff y compañeros actores, como John Leguizamo, quien dijo que Seagal lo golpeó y lo azotó contra la pared después de que se rió de un chiste que había hecho. Además de eso, el hombre ha sido el centro de distintas controversias por acoso sexual, tener vínculos extremos con Rusia y hasta por usar un tanque de manera ilegal.



-

Julia Roberts



Películas: Pretty Woman, Erin Brockovich, My Best Friend's Wedding


No es un secreto que desde que Julia Roberts se convirtió en la favorita de Estados Unidos también se transformo en una actriz insufrible. La mujer fue apodada "Tinkerhell" después de participar en el filme Hook porque, de acuerdo con los miembros del staff, tenía un comportamiento completamente errático, hacía berrinches, exigía que se repitieran las tomas y en general era un enorme problema. Distintos periodistas han mencionado que es "una serpiente", afirmando que siempre aparece dulce y atenta, pero en realidad es odiosa y aunque parece llevarse bien con otras grandes estrellas como ella, se dice que es grosera con los nuevos talentos.



-

Shia LaBeouf



Películas: Nymphomaniac, Transformers, Lawless


Sabes que tienes un problema cuando Harrison Ford y Brad Pitt odiaron trabajar contigo. Ford lo llamó un "puto idiota" por insultar a Indiana Jones y algunos miembros del set de Fury afirmaron que Pitt no estaba disfrutando su tiempo con Shia, especialmente porque se toma muy en serio su trabajo. El joven actor ha sido llamado pretencioso, un chiste de Hollywood y hasta genio incomprendido, de cualquier forma, con su actitud se ha ganado el desprecio de algunos miembros de la industria, lo cual complicará su futura carrera.



-

Sharon Stone



Películas: Basic Instinct, Casino, The Muse


La femme fatale por excelencia es cruel dentro y fuera de la pantalla. Una historia cuenta que, durante la filmación de A Golden Boy, la actriz tomó descaradamente la tarjeta de crédito de la producción y sin preguntar salió de compras, costándole mucho dinero a los realizadores. Asimismo, se dice que su personalidad demandante fue la que retrasó el estreno de la secuela de Basic Instinct, y durante la filmación de Silver, la mujer mordió brutalmente la lengua de su coestrella William Baldwin —ya que ambos se odiaban durante el set— provocando que el actor no pudiese hablar durante una semana.



-

Val Kilmer



Películas: Batman Forever, The Doors, Red Planet


¿Recuerdas una película reciente de este actor? Es porque según Joel Schumacher, quien lo dirigió en Batman Forever, lo llamó "infantil e imposible", Richard Stanley, encargado de The Island of Dr. Moreau, afirmó «No me gusta Val Kilmer. No me gusta su ética de trabajo y no quiero estar asociado con él nunca más». Han habido reportes de que el actor es inestable, ataca a los miembros del set e incluso tuvo un problema con Marlon Brando, otro difícil intérprete.



-

Edward Norton



Películas: Fight Club, Birdman, Moonrise Kingdom


En Birdman, Edward Norton interpreta a un actor fiel a su profesión, despreciado por sus colegas ya que siempre se toma todo muy en serio, tal como es Norton en la vida real. Se dice que el actor es un control freak y que siempre quiere involucrarse con lo que sucede detrás de cámaras. En Red Dragon trató de usar diálogos escritos por él, se dice que gran parte de Frida tiene ideas suyas que no estaban en el proyecto original, mandó al demonio a un experto en vestuarios en Death to Smoochy y hasta se involucró en la sala de edición de American History X. Sin embargo, sigue siendo uno de los actores más reconocidos de Hollywood. Es de esos pocos casos en los que el talento supera cualquier problema.



-

La fama de Hollywood llega a algunos actores y, al sentirse idolatrados y admirados, se convierten en individuos detestables y molestos; el problema es que muchas veces no tienen el talento para contrarrestar su antipatía y lo único que logran hacer es arruinar su futuro. Múltiples nombres se han quedado en el olvido después de ser exitosos en su intento de convertirse en leyendas tal como sucedió con Sharon Stone; otros cuantos como Russell Crowe logran redimirse frente al público y la crítica, ganándose el respeto, cosa que algunos, como Mel Gibson, nunca recuperarán.


Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS