6 personajes que nos demuestran que las mujeres son más que estúpidos estereotipos

Martes, 21 de noviembre de 2017 10:50

|Eduardo Rodriguez

Como cinéfilos, también podemos apreciar una comedia sencilla, un cliché romántico y una trama superficial.



Los premios de la academia han celebrado a un sinnúmero de talentos en la industria del cine, y han premiado las conmovedoras actuaciones de quienes ahora son extraordinarias actrices consagradas. Después de todo, no hay algo mejor para un experto de cine que un guión original, una fotografía impecable y una extraordinaria y arriesgada actuación. Sin embargo, como cinéfilos también podemos apreciar una comedia sencilla, un cliché romántico y una trama superficial.

 

A continuación, te mostramos a 6 actrices que, a pesar de haberse ganado el respeto de la Academia con sus espectaculares actuaciones, la mayoría del público las recordará por esas memorables comedias románticas que las convirtieron en íconos mucho más inolvidables que sus actuaciones en las películas que les hicieron ganar la codiciada estatuilla.

 

 

1. Julia Roberts, Mujer bonita (1990)

 



 

Cuando escuchas "mujer bonita" lo más probable es que la primera cosa que llegue a tu mente sea esa canción de Roy Orbison acompañada con las imágenes de una joven Julia Roberts caminando en búsqueda de ropa por todo Rodeo Drive. Fue en 1990 cuando una encantadora prostituta de los ángeles llamada Vivian se ganó nuestro corazón y el del millonario Edward Lewis, con sus botas de cuero hasta la rodilla, su poco convencional forma de decir las cosas y su inesperado y elegante cambio de look. Mujer bonita podría coronarse como la reina de las comedias románticas, ya que después de todo sigue vigente a través de las generaciones y cumplió con la fantasía de que los cuentos de hadas existen para cualquier persona. Diez años después de esta icónica película, Julia Roberts ganó su Oscar con la película Erin Brokovich, en donde interpreta a una mujer audaz; sin embargo.


 

2. Sandra Bullock, Miss Simpatía (2001)

 

 


 

Una tosca y desaliñada agente del FBI se ve en la penosa necesidad de convertirse en una simpática y delicada señorita de New Jersey, con la finalidad de salvar al concurso Miss USA en el filme Miss Simpatía. En esta película vemos la transformación completa de una mujer que se negaba a seguir el sistema convencional para verse como una mujer hermosa. La agente no sólo salvó el concurso y ganó el corazón de su compañero de trabajo, sino que además se ganó el título que lleva la película.

 

A pesar de haber ganado un Oscar en el 2009 por la película Un sueño posible y haber sido nominada en el 2013 por la película Gravedad, fue el papel de Gracie Hart por el cual siempre recordaremos a la armada y fabulosa Sandra Bullock.

 

 

3. Reese Witherspoon, Legalmente rubia (2001)

 


 

 

La actriz y productora de cine ganó un Oscar en el año 2005 por su papel como June Carter Cash —segunda esposa de el cantante de country Jhonny Cash— en la película Walk the Line; además, recibió una segunda nominación en el 2015 por su desgarradora actuación en la película Wild. A pesar de que estos maravillosos papeles lograron colocar a Reese Witherspoon como una actriz seria, no fue ninguna de estas películas las que la convirtieron en la rubia más icónica del cine.

 

En su primer día en la escuela de leyes en Harvard, una sabia maestra citó a Aristóteles y esto cambió por completo la vida de la superficial rubia Elle Woods; quien llegó a la universidad con la única intención de recuperar a su ex novio. Sin embargo, lo que parece un pensamiento poco feminista terminó convirtiéndose en algo más, ya que durante su camino la protagonista descubre lo que puede lograr.

 

En una entrevista, Reese comentó que el papel de Elle Woods ha sido tan entrañable para ella que hasta el perro de su madre se llama Ellie. Debe ser quizás el exagerado número de atuendos color rosa, el pequeño perro chihuahua llamado Brusier —que fue su fiel compañero durante la película—, o fue quizá la fantástica idea de una rubia superficial convirtiéndose en una mujer que logró el éxito gracias a su constante esfuerzo lo que llevaron a Legalmente rubia a convertirse en un clásico.


 

4. Renée Zellweger, El diario de Bridget Jones (2001)

 


 


Después del éxito del musical Chicago, Renée Zellweger recibió su primera nominación al Oscar en el 2002. Por otro lado, en 2003 Zellweger ganó el premio a Mejor Actriz de Reparto por su espectacular actuación en el drama Cold Mountain.

 

Pero ser una bailarina asesina de amantes como en Chicago o una mujer fuerte que lucha contras las adversidades como en Cold Mountain puede parecer un sueño lejano para la soltera Bridget Jones, que en tres ocasiones nos ha demostrado que ella es el verdadero papel icónico de Zellwegger.

 

La actriz tuvo que subir de peso para traer a la pantalla el personaje de Bridget Jones, una mujer que nos hizo reír con sus enredos amorosos o simplemente siendo el desastre de persona en el que todos nos hemos convertido al menos una vez en la vida.


 

5. Anne Hathaway, El diario de la princesa (2001)

 



 

Anne Hathaway interpreta a uno de los personajes más queridos en la historia de Broadway, Fantine, en la adaptación del musical basado en el libro de Victor Hugo Les Miserables. Este papel —con el que nos demostró que tiene una gran voz y que además tiene una extraordinaria capacidad histriónica— le valió la estatuilla dorada a Mejor Actriz de Reparto.

 

Sin embargo, tiempo antes la actriz había captado nuestra atención en la película que narra la historia de una joven que un día despierta con la sorpresa de que es la princesa heredera de un país desconocido. Mia es el “patito feo” de la preparatoria en la comedia de Disney El diario de la princesa. La película fue el papel debut de Anne Hathaway, lo que la convirtió en foco de atención por su belleza y su talento al hacer el papel de una despistada chica que está apunto de dirigir una nación, regalándonos divertidos momentos al lado de la leyenda de Hollywood Julie Andrews. 

 


6. Emma Stone, Se dice de mí (2010)

 



 

Emma Stone no sólo ha sido una aspirante a actriz que nos cautivó con su forma de bailar, cantar y de rompernos el corazón en el musical La La Land; sino que es también una asesina de zombies, difunta damisela en peligro, amiga de una conejita playboy, hija de Birdman y tres veces pareja de Ryan Gosling.

 

A pesar de que hemos visto que Emma puede hacer comedias y dramas, fue su papel como Olive Penderghast en la película Se dice de mí el que nos hizo reír y ponerle atención a la propuesta actoral de Emma Stone. No sólo es lo que dice, es la forma en la que lo dice; pues las expresiones faciales de Emma fueron parte fundamental para que la comedia de cada película en la que aparece nos haga llorar de la risa.



**


Hay personajes que inevitablemente nos seducen y enamoran, como estas 6 mujeres de las que podrías enamorarte, pero sólo existen en las películas y libros.



REFERENCIAS:
Eduardo Rodriguez

Eduardo Rodriguez


Colaborador
  COMENTARIOS