La razón por la que 'Avengers: Endgame' es más que una película de superhéroes

La razón por la que 'Avengers: Endgame' es más que una película de superhéroes

Por: Aglaia Berlutti -

Después de 11 años y 22 películas, no cabe duda que el impacto de `Avengers: Endgame´ en la cultura popular será histórico.


Hace 11 años, Iron Man —dirigida por Jon Favreau— llegó a las pantallas de cine como un proyecto experimental. Hasta entonces, las historias de superhéroes eran consideradas una rareza en el mundo cinematográfico, no podían aspirar siquiera a ser llamadas subgénero , y eran dirigidas a un público cautivo no demasiado representativo. Las experiencias habían sido desiguales en el mejor de los casos, desde la ya icónica Superman (1978) de Richard Donner,  que marcó las bases de esa transición del papel a la pantalla de cine, hasta Batman (1989) de Tim Burton , los argumentos basados en cómics populares atravesaron diferentes fases de profundidad, trascendencia e interés. Luego de varias tentativas fallidas, la maravilla argumental de la trilogía de Nolan basada en el héroe de Gotham dejó claro que el cine superheroico podía llegar a un nivel considerable de calidad, sólo que había pocas esperanzas que sucediera de inmediato. Las películas de Nolan se convirtieron en el buque insigne de esa tentativa tan cuidadosa de adaptar el cómic a la pantalla grande en un cine más adulto y formal, y se sumó una estupenda adaptación de Watchmen (2009) de la mano de Zack Snyder. Pero Iron Man era otra cosa, no era completamente un homenaje hiperrealista ni tampoco un proyecto dirigido al público infantil. A mitad de ambas cosas, el héroe con el rostro de Robert Downey Jr. era un malcriado bocazas con un cerebro privilegiado, que evolucionó a través de un conciso e inteligente guión hasta convertirse en un superhéroe moderno, capaz de admitir su identidad frente a una rueda de prensa.

avengers endgame reseña

Pero nada podía indicar que el éxito taquillero y de crítica de una película modesta, como lo fue Iron Man, abriría las puertas de un universo rico y diverso que se sostuvo en un creciente arco argumental por 22 películas. Para el momento, Marvel era una compañía con poca experiencia en el mundo del cine, que sólo conservaba los derechos de una fracción poco representativa de sus personajes icónicos. La mera posibilidad de un universo conectado superheroico era impensable, por lo que Iron Man fue una búsqueda eficiente de identidad y de un rostro reconocible frente a las grandes audiencias. El desconocido productor Kevin Feige apostó a brindar personalidad y estilo propio a sus héroes, y además lograr englobar algo de su búsqueda existencial compartida en la versión cinematográfica. Lo demás se convirtió en historia cinematográfica. 

Relacionado
spiderman-homecoming-que-pasara-despues-de-endgame

El recorrido ha sido largo, poderoso y contundente porque durante el trayecto Marvel pasó de ser una productora discreta con más pérdidas que ganancias a un proyecto de colosal éxito, que se atrevió a llevar a la pantalla la mayoría de los héroes de la casa; no siempre con la misma calidad, pero sí con un enorme éxito entre el público. Para el estreno de Avengers: Endgame (hermanos Russo , 2019), el universo marvelita se ha convertido en un fenómeno pop tan enorme como emocional. La película de tres horas de duración y con más de 30 personajes en escena, es una despedida gigantesca a una fase importante en esta red de historias superpuestas. Para cuando Avengers: Endgame termine su paso por la pantalla grande, se habrá convertido quizás en la película de superhéroes definitiva; y también en el cierre de una historia de 11 años que cambió para siempre la forma en que comprendemos el cine comercial, a sus personajes y su trascendencia. Para buena parte de la generación que creció junto con las películas de Marvel, Endgame es un regalo merecido, un tributo a la lealtad y al entusiasmo fanático que el universo de la casa de las ideas despierta en todo el mundo.

avengers endgame historia

La película, como hito en la cultura pop, es monumental. Construida como la continuación inmediata de su predecesora Infinity War, Endgame continúa su búsqueda por deconstruir al héroe tradicional hasta sus componentes más humanos. Desde la primera escena, está claro que la tragedia desencadenada por Thanos es un evento del que nadie escapó y, sobre todo, que sacudió el mundo hasta sus cimientos. El rostro de Clint Barton (Jeremy Renner) frente a la realidad violenta del chasquido de Thanos, resume el horror de esa desesperanza colectiva que la película desarrolla como eje central. La catástrofe no es sólo un giro imprevisible del destino, sino que cercenó vidas, historias y transformó a todos quienes la padecieron. Barton, ausente durante Infinity War, es la prueba evidente de la cualidad de la tragedia que desencadenó el titán loco. A partir de allí, el argumento de Avengers: Endgame profundiza y se desarrolla sobre temas de inusitada dureza para una película en apariencia ligera. Los hermanos Russo saben que el planteamiento depende de la forma como sus personajes se enfrenten a lo que ocurre, y es esa frustración, impotencia y al final desesperanza, lo que elabora algo más elocuente que la búsqueda de una respuesta inmediata sobre cómo revertir el final trágico de Infinity War

Relacionado
a-donde-se-fue-thanos-despues-de-infinity-war

Luego de un considerable loop temporal, Endgame muestra la vida incompleta de personajes heridos y devastados. Y lo hace entre grandes silencios. La vida doméstica de Iron Man, su miedo a la pérdida de su recién descubierta fragilidad, reflexiona el duelo desde una delicadeza conmovedora. Pepper Pots, convertida en madre y esposa, es también la conciencia sutil de un pasado que se recuerda con renuencia. Steve Rogers se convierte en interlocutor de un dolor profundo para el que faltan las palabras, con un leve parecido a la serie de culto Leftovers, Steve explora el sufrimiento silencioso. Natasha Romanoff lleva la amargura sobre los hombros como un peso invisible, la exespía rusa perdió los últimos fragmentos de una vida construida con esfuerzo, y ahora atraviesa la soledad sin palabras, como una sombra de sí misma. Para los hermanos Russo, el Apocalipsis no son las ruinas de un mundo silencioso, sino los rostros contraídos, angustiados y tensos de sus héroes despojados de toda trascendencia y poder frente al sentimiento más humano. 

Pero con toda su carga filosófica, Endgame también es una película de Marvel; y de pronto la solución llega en la forma menos esperada, a la manera de esos grandes arcos sorprendentes de la casa de las ideas. Scott Lang, ese superhéroe por casualidad, regresa de la aparente muerte casi por azar, y es de su mano que llega lo que podría ser la solución. Pero el miedo es real, y el terror a la pérdida aún es un hilo conductor con el pasado demasiado reciente como para ignorarlo. Tony se resiste y teme. El resto del grupo no sabe cómo asumir la esperanza, convertida en una puerta real hacia algo más grande. "Si todo esto te parece una locura, puedo olvidarlo e irme a dormir", le dice Tony a Potts, afligido y atormentado. Ella le mira con amor y esa lealtad silenciosa que sostiene la película. "Pero, ¿podrías descansar?", pregunta ella, y es en esa simplicidad doméstica, emotiva, que se toma la decisión clave de toda la película. 

Relacionado
avengers-endgame-final-explicado-y-que-significa-para-el-universo-marvel

El Universo Cinematográfico de Marvel tiene la particularidad de crecer a medida que las películas dejaron de ser un entretenimiento individual, para analizar algo mucho más amplio y profundo. La productora utiliza a sus personajes como huellas que indican el camino a seguir. Desde las Gemas del Infinito hasta los villanos recurrentes —como Loki—, el MCU funciona como un gigantesco rompecabezas que se completa con lentitud. Al principio y desde ese Iron Man experimental, Marvel encontró la ruta para fusionar no sólo sus incontables historias, sino la emoción en cada una de ellas. Endgame es una mirada esencial, elaborada y concurrente de una versión de esa densidad de capas que el cómic maneja como narrativa tradicional, pero que en pantalla grande pocas veces pudo lograrse. Sólo sagas autorreferenciales como El señor de los anillos, historia a la que Tolkien dotó de religión, lenguaje y mitología propia, y Star Wars, escrita por George Lucas bajo la versión del héroe tradicional campbelliano, pueden aglutinar el peso esencial de sus cientos de intersecciones, y la poderosa versión del bien y del mal. Tal vez con mucha menos madurez, y sin duda aún con un largo trecho que recorrer, Marvel ha logrado la misma experiencia frente a la pantalla grande. Estamos frente a toda una proeza visual y de guión que Endgame sostiene con enorme solidez y belleza. 

Al final, el recorrido termina no sólo con la muerte —emblemática y real— de uno de los grandes símbolos del universo cinematográfico de la casa, sino con la promesa de un final que en realidad es el comienzo de algo más grande. Es el broche de oro para un recorrido largo, azaroso y no siempre satisfactorio; pero que con Endgame encuentra un nuevo rostro para crear una versión mucho más sofisticada de su mirada esencial al héroe.

Te pueden interesar:

‘Avengers: Endgame’ rompe récord tras recaudar 1.2 billones en cinco días
Guía básica para entender 'Avengers: Endgame' si no has visto otra película de Marvel

¿Te gustaría compartir tus recomendaciones cinematográficas con el mundo? Envía un texto de prueba de 400 palabras a la plataforma https://culturacolectiva.com/colaboradores/ y conviértete en colaborador de nuestra sección de Cine.

Referencias: