¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original?
Cine

¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original?

Avatar of Aglaia Berlutti

Por: Aglaia Berlutti

10 de octubre, 2017

Cine ¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original?
Avatar of Aglaia Berlutti

Por: Aglaia Berlutti

10 de octubre, 2017

Blade Runner 2049 no deja de reconstruir las posibilidades de nuevos temas y cuestiona la realidad misma.


Para fortuna de muchos, el cine es una manifestación artística muy reciente en comparación con las otras Bellas Artes. Por ello hemos podido ser testigos del nacimiento de mitos en la historia cinematográfica, obras que marcan una pauta para todos los géneros fílmicos. Entre estos mitos sin duda se encuentra Blade Runner. La primera entrega de este filme —estrenada en 1982 y dirigida por Ridley Scott— requirió de una serie de pequeñas coincidencias improbables para ver la luz del día. Al principio, Scott no estaba interesado en crear una película que lo encasillara en el género de la Ciencia Ficción —luego de su resonante éxito Alien (1979). No obstante, el joven guionista Hampton Fancher había logrado recrear el universo de Philip K. Dick —autor de la obra en la que se inspira la película, Do Androids Dream of Electric Sheep? (1968)— en un sólido argumento cinematográfico.

 


¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original? 1


“Le perseguí hasta el cansancio, le insistí de todas las maneras que supe. En una ocasión me dijo que había aceptado dirigir más por aburrimiento que por interés”, cuenta Fancher, quien luego se convertiría en uno de los amigos más cercanos del director. De la colaboración de ambos artistas nació Blade Runner, con su magnífica capacidad visual y ese sabor amargo que convierte a la película en una obra intimista, aunque no lo parezca. Porque ante todo Blade Runner es un alegato sobre la fragilidad de la naturaleza humana. Uno muy corrosivo, ácido y en última instancia, cruel. Además, fue un filme que supo resumir todas las visiones de la Ciencia Ficción con una visión distópica que reconstruyó al género. Hasta entonces, el futuro había sido imaginado como limpio y exacto; pero Blade Runner asume el futuro como algo gris y sucio, un universo notoriamente decadente en el que la tecnología sumió al hombre en la definitiva tristeza y sustituyó la esperanza por mera satisfacción.

 


¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original? 2


Algo parecido ocurre con Blade Runner 2049 (2017), la secuela tardía que llega a la pantalla grande de la mano del director Denis Villeneuve. De nuevo, todas las piezas confluyen para crear una visión sobre la incertidumbre de la existencia, el dolor y el desgarro espiritual de la tecnología en favor de de la identidad del hombre. Como su predecesora, está llena de una simbología oculta envuelta en todo tipo de interpretaciones. Con su nueva visión sobre los replicantes —más obedientes, más inquietantes— y un villano cuya maldad se esconde bajo cierta displicencia, la trama avanza entre el existencialismo, la idea de la individualidad y el fatalismo.

 

Para Denis Villeneuve, la noción sobre el bien y el mal se entrelaza con algo más sutil. El universo concebido por Ridley Scott es analizado desde la singularidad desnuda: ¿qué somos?, ¿cómo nos comprendemos?, ¿en qué forma la línea absurda y persistente de la memoria colectiva nos hace ser ideales de lo humano? Para la ocasión, Villeneuve crea un trasfondo sobre la realidad de los replicantes luego de la “rebelión”; su “K” —con el actor Ryan Gosling en el papel— es quizá la prueba más evidente de que entre ambas películas hay un trecho apreciable aunque no limitante. El cinismo práctico del personaje tiene una relación evidente con la percepción del director sobre la falta de certeza. K —quien carece de identidad y ejerce su trabajo como policía con cierto pesar— se plantea las mismas dudas existenciales de sus predecesores, en una especie de anacronismo resignado.


¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original? 3


 

De nuevo, la paradoja de Blade Runner está allí y se manifiesta a través de la especulación futurista sobre la ética. La insistencia en la capacidad de los replicantes para “sentir” reelabora la comprensión sobre su naturaleza. Los ventiladores de aspas programados para obedecer una orden, los mismos detectives fumadores y bebedores que dieron forma al cine negro, los coches voladores entrevistos en medio de una espesa neblina dan forma a un cuestionamiento de lo que somos y lo que esperamos. En Blade Runner hay una condición esencial sobre los replicantes: existen como reflejo de lo humano y nada más que eso. El concepto se convirtió en piedra angular de la Ciencia Ficción actual y evolucionó en películas tan dispares como I. A. Inteligencia Artificial (2001) de Steven Spielberg o Ella (2014) de Spike Jonze. Por supuesto, Blade Runner 2049 también analiza el papel de los replicantes dentro de la sociedad como meros peones de la mano de obra.

 


¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original? 4


Villeneuve encontró en el fotógrafo Roger Deakins un cómplice que le permitió expresar en inspiradísimas imágenes el cuestionamiento ontológico que Ridley Scott resumió de manera casi emblemática. Pero Villeneuve fue más allá: gracias a la puesta en escena del jefe de diseño de producción, Dennis Gassner, la película medita sobre el dolor humano a través de una propuesta visual conmovedora y llena de alegorías. De manera reflexiva y detallada, Villeneuve amplía el universo de Blade Runner y le dota de nuevos recursos para expresar viejas ideas.

 

La primera Blade Runner aprovechó el “problema” psicológico de la máquina convertida en vehículo del espíritu y la conciencia humana como un reto artístico, y lo resolvió con una tendencia a la tristeza, al cine noir en estado puro y a la belleza de escenas pausadas y graduales. Scott supo recrear esa dualidad del bien y el mal aparente a través del Hollywood clásico, convirtió su película en un improbable híbrido entre el expresionismo alemán y un aire ciberpunk. Al contrario, Blade Runner 2049 va al otro extremo, es Ciencia Ficción sin matices, pero se aferra a las mismas preguntas que sostuvo su predecesora: ¿qué es la realidad?, ¿cómo la concebimos?, ¿cómo sabemos si somos reales?

 


¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original? 5


“Yo sé qué es real”, dice el cansado y cínico K cuando finalmente ocurre el primer encuentro con el Blade Runner original —Rick Deckard, interpretado por Harrison Ford. Villeneuve toma el mismo camino que Scott y evita llevar a la palestra la verdadera naturaleza de Deckard, por lo que deja abierto el debate que ha mantenido ocupados a los fanáticos desde la década de los 80. No obstante, utiliza al personaje para dejar claro que hay una línea evidente que une a los replicantes y a los seres humanos. Villeneuve elabora una identidad independiente para su película, la discusión filosófica continúa pero se nutre de su propia imposibilidad de respuesta inmediata. Tal pareciera que Villeneuve necesita dejar muy claro que el dilema de la realidad y lo artificial que plantea en su película es una imposibilidad.

 


¿Es Blade Runner 2049 mejor que la versión original? 6


Además, Villeneuve toca el tema del libre albedrío de los replicantes; pero a diferencia de Scott no lo asume como motivo de rebelión o de desastre, sino que reflexiona desde la pared que separa al hombre de su obra más sofisticada. Y es quizás esta comprensión sobre la naturaleza nuclear que une ambas películas —como si K y Deckard fueran de algún modo reflejos uno del otro— el vínculo que liga de manera magistral a estas obras. Blade Runner 2049 no deja de reconstruir las posibilidades de nuevos temas. Deckard va de cazador a un simple instrumento de esa cultura que no comprende la creación más allá de lo utilitario. En medio de ese vertiginoso juego de roles, Scott logró encontrar una fisura, una extraordinaria visión de lo bello y lo doloroso. A su vez, Villeneuve alcanzó una versión de la realidad mucho menos íntima —y ése quizás es el punto más bajo de la película—, pero más enigmática que nos hace cuestionarnos los significados de la identidad y la individualidad.



**


Si quieres leer más análisis de este filme de culto, te recomendamos este artículo sobre la teoría sociológica detrás de "Blade Runner". Además, tenemos este artículo sobre Philip K. Dick, el autor que inspiró los filmes más legendarios de Ciencia Ficción.





Referencias: