Brian de Palma: 5 películas con las que impresionó a Hollywood

Hollywood le debe gran parte de sus mejores producciones a la mente de Brian De Palma, uno de los creadores más completos del séptimo arte.

Resumir el legado de Brian De Palma a tan sólo cinco películas parece injusto para un director de su trayectoria, pero es que el objetivo es dar a conocer la figura de este hombre nacido en 1940 a través de sus cintas esenciales, las cuales le han dado al cine el privilegio de contar con historias que siguen siendo referente, a pesar de contar ya con varios años encima. De Palma no sólo ha hecho terror sino que se ha metido en la piel de la mafia o en la mente de asesinos despiadados para explorar distintas realidades del mundo.


Aquí las cinco películas con las que puedes meterte en el mundo de Brian De Palma para conocer una de las obras cinematográficas más fascinantes en la historia de Hollywood.



Carrie (1976)

Con la primera adaptación de Stephen King a la pantalla grande De Palma se ganó un lugar entre los grandes realizadores del cine de Hollywood, especialmente en el ámbito del horror. La tensión psicológica que el film despliega de inicio a fin es de una altísima calidad y consagró al realizador y su reparto entre lo mejor de aquellos años. En 1976 de manera particular, el público gritó de miedo con la historia de la chica con poderes psíquicos que cobra venganza de sus acosadores, creando una de las matanzas más recordadas en la historia del cine.




Dressed to Kill (1980)

Ésta es una de las cintas más perturbadoras de su director, una muestra de que Brian de Palma podía ir varios pasos adelante en relación a sus contemporáneos. Heredero de la estética y el estilo de maestros del suspenso como Hitchcock, pocas veces se ha visto una historia de crímenes tan refinada y espeluznante a la vez. Una mujer es acosada por un misterioso asesino que hará todo lo que esté a su alcance para terminar con su vida. Hoy hay montones de cintas de horror, pero pocas llegan a tener la calidad de este viejo clásico que nos enseña que el verdadero terror casi siempre está dentro de nuestra mente.




Blow Out (1981)

Los actores John Travolta, Nancy Allen, John Lithgow y Dennis Franz ejecutan una de las obras maestras de la nacida década de 1980 en la que Brian de Palma brilló con luz propia. Blow Out es el oscuro y retorcido relato de un técnico de sonido que graba de manera circunstancial un accidente de carro. El hecho esconde en realidad un asesinato detrás del cual él es el único testigo. Su cordura y su tranquilidad a partir de ese momento se tornarán confusas, así como la de los espectadores que no dejarán de sentirse amenazados hasta el final de la película, un thriller de exquisita manufactura.




Scarface (1983)

¿Qué decir de una cinta que raya la perfección absoluta? La historia de un inmigrante cubano que salta hasta lo más alto de los bajos fondos del crimen organizado en Miami es sencillamente soberbia, una película que muestra que de la mano de un director organizado, arriesgado y metódico se puede crear una obra deliciosa en todos los aspectos. Digna de resaltar es la actuación de un Al Pacino que dio cátedra sobre cómo tomar un rol protagonista e inmortalizarlo en la memoria de la cultura popular.  




Carlito’s Way (1993)

La última gran obra de De Palma data de 1993; no es que lo demás no sea bueno, sino que él mismo se puso una meta demasiado alta con esta película donde regresa a los temas de la mafia. De nuevo Al Pacino y el director nacido en New Jersey unen talentos para crear la historia del delincuente Carlito Brigante, el cual, tras abandonar la prisión, desea llevar una vida alejada del crimen. Sin embargo, su pasado no lo deja en paz y lo obliga a confrontar decisiones trascendentales que lo sumergen en un abismo de muerte, violencia y sangre.



Conoce las siguientes recomendaciones donde el nombre de Brian De Palma ocupa un lugar importante:


De todas las películas de terror, sólo estas 25 valen la pena según The Guardian


7 películas que perturbaron a nuestros padres pero que hoy nos parecen perfectas