4 formas de distinguir entre una buena película y una que sólo te hace perder el tiempo

miércoles, 17 de mayo de 2017 13:12

|Daniel Morales Olea



Una obra de arte sobresale por atreverse a hacer algo único y diferente. Una de las revoluciones más grandes en la historia del arte es tan sutil que hoy parece algo sinsentido, pero en su época fue revolucionario. Después de miles de años de tradición artística, después de todas las pinturas egipcias y asirias, los griegos se atrevieron a pintar un pie visto de frente. Así de simple, pero la dimensión del retrato cambió y así lo hicieron el resto de las obras subsecuentes. Hoy el arte se ha transformado de una manera inimaginable y todo es por esos pequeños cambios.


En el cine la situación es similar. Más de 100 años de historia parecen haber terminado con las ideas originales y el cine de hoy es completamente distinto al de los hermanos Lumière o Méliès. Sin embargo, hemos caído en una constante absurda: la técnica. El cine es un arte, pero no lo son todas las películas. Hay técnica para hacer películas y hay directores que, así como los griegos, se aventuran a darle vuelta a las cosas mientras otros siguen un manual con el que logran cintas planas que no explotan la magia del cine.

No se trata de revolucionar efectos especiales y gastar millones de dólares en producción, sino de usar elementos tan sencillos como los planos y encuadres que pueden expresar más que si sólo se usa la técnica más común. No necesitas hacer una película de arte para hacer uso de esos elementos, cualquier comedia, película de acción o drama puede sobresalir explotando al máximo sus elementos básicos. Las siguientes son algunas cosas que todas las películas hacen, tal vez no las experimentales que intencionalmente dejan fuera los elementos y que muchos directores podrían tomar en cuenta para entregar buenas películas.
-

Long shot


La toma abierta. Esa simple presentación de personajes, tal vez no es tan expresivo a través de la cara, pero sin duda, aquí el cuerpo tiene mucho valor. Al mismo tiempo, el long shot permite mostrar al personaje en su totalidad y le da importancia al fondo, que en una buena cinta dice más de lo que crees. Una película promedio o una mala película no muestra ni expresa demasiado, pero hay otras cintas como "El padrino II" en la que la yuxtaposición entre el fondo y los personajes convierten la escena en un ataque de ansiedad para todo el que la ve. 



Una acción que bien pudo ser desperdiciada se convierte en uno de los ataques de ansiedad más grandes que el cine haya visto. 
-

Silencio


El ajetreo del mundo digital nos tiene acostumbrados a películas como las de "Transformers" o "Avengers" en las que siempre hay música, dialogo, efectos de sonido y no hay espacio para el silencio. Cargar una cinta con sonido es desperdiciar un elemento humano trascendental. La película "Bande à part" de Jean-Luc Godard muestra una conversación entre tres personas en la que una dice que un minuto de silencio es demasiado y prueba en pantalla a lo que se refiere, la cinta corta el sonido y durante un minuto sólo los vemos sentados sin hacer gran cosa, algo que hoy haría que muchos se levantaran y se fueran de la sala. 


-

Edición

Todas las películas tienen un complejo proceso de edición. Pensemos en "Birdman", "No Country for Old Men" o la increíble escena del balcón en "Ida". Demostrando que no deben ser películas tan conceptuales o ajenas al cotidiano cinematográfico, la prueba está en una comedia inglesa de fácil digestión. "Hot Fuzz" (en verdad todas las películas de Edgar Wright) tiene una edición rápida y dinámica, pero mientras la presentación de un nuevo lugar en el cine suele darse con alguna canción pop del momento y tomas aéreas que ya no impresionan a nadie. Wright usa la edición para hacer un chiste visual a partir de ello. Rápidos cortes que van del personaje a su celular al entorno y de regreso; verdadera genialidad del departamento de edición. 


-

Tensión

Las películas de terror y suspenso se construyen a partir de la tensión. Es ese elemento, junto a la edición sonora, de imagen y postproducción el que hace de una escena un verdadero martirio. ¿Cuántas películas de horror usan la misma fórmula de usar el silencio para intentar asustar al espectador? Eso ya no funciona, pero "Sicario", aunque no sea una película de terror, es el ejemplo perfecto de tensión bien empleada. 

distinguir entre una buena pelicula y una mala

Durante el inicio de la cinta, una brigada debe ir a México por un narcotraficante y asegurarse de que llegue a Estados Unidos. Es un viaje rápido pero el director, Denis Villeneuve, hace que los cortes de cámara, el sonido, la dirección de arte y otros elementos cobren fuerza para convertir unos cuantos segundos de acción en casi 10 minutos de tensión. 



Aquí puedes ver un análisis profundo de todo lo que hace de la escena una verdadera obra de arte. 


-

Son muchos más elementos los que se toman en cuenta y cuyo análisis demuestran que una buena cinta es algo que se planifica por meses e incluso años, pues cada pequeña pieza del rompecabezas debe estar en su lugar para lograr películas que rayan en la perfección. Cuando te encuentres en el cine, deduce lo que pasará, intuye el momento en que la música entra en juego con la acción y si todo es familiar, busca películas que realmente logren sorprenderte. 

*

Fuentes

CineFix
Every Frame a Painting
"La historia del arte" (1950) 
E.H. Gombrich p. 81



TAGS: Cine de arte
REFERENCIAS:
Daniel Morales Olea

Daniel Morales Olea


  COMENTARIOS