Cómo escribir un guión cinematográfico

Cómo escribir un guión cinematográfico

Por: @MarianaTiquet -


Sin una buena historia, no importa la cantidad de dinero con la que se cuente, difícilmente se podrá realizar una buena película. Por algo hay muchas cintas que han sido inspiradas en novelas, pues si se cuenta con un buen texto es más probable que pueda terminar por cautivar a la audiencia.

Si quieres saber cómo escribir un guión cinematográfico, aquí te decimos cómo hacerlo.

Lo primero que debes hacer es definir un tema, qué es lo que quieres contar y cómo vas a hacerlo.

Por ejemplo, una cinta que seguro habrás visto alguna vez en tu vida: Titanic. Esta película comercial no gira alrededor del hundimiento del barco, sino del amor. El tema es el amor. El hundimiento del barco es un pretexto; es decir, es la manera en la que se puede meter dramatismo para hacer la historia más atractiva. Para demostrar que los dos personajes de mundos tan diferentes se amaban y que lo único que podía impedir su amor era la muerte.

Una vez que sabes de lo que hablarás, debes hacer tu tratamiento. Éste consiste en anotar, en no más de dos cuartillas, los puntos básicos de tu historia. Hacer una comparación con otras dos películas existentes para poder presentarla y que así los productores tengan idea hacia dónde va tu trama.

guion

- Define a tu protagonista, anota algunos aspectos importantes sobre él para que lo conozcas. Cuáles son sus sueños, miedos, personalidad, etc.

- El guión siempre debe escribirse en acción y ser lo más conciso posible. La primera vez que introduzcas un personaje escribe su nombre con mayúsculas y entre paréntesis define la edad.

- Especifica también en dónde toma lugar la acción. El tiempo y espacio, si es en interior o exterior y la hora del día.

- Toma en cuneta el conflicto externo que es el que cambiará la rutina del protagonista y resaltará su defecto.

- Define a tu antagonista; que no es necesariamente malo ni una persona. Puede ser una enfermedad, animal, adicción, etc.

- Toma en cuenta también a los aliados; esos mentores que ayudarán al protagonista a cumplir su misión. Los mentores pueden ser tanto positivos como negativos.


Te recomendamos usar programas como Celtx o Final Draft, fáciles y diseñados para escribir guiones. Toma en cuenta que una página es aproximadamente un minuto. Por lo que 90 páginas es una buena cantidad para tu largometraje.

Ya que tienes claro lo anterior, puedes comenzar a escribir tu historia.



Primera secuencia: Introduce el mundo del héroe

Los 10 primeros minutos del guión son muy importantes, pues serán los que decidirán si el espectador se interesa o no en tu historia. Es esta la sección en la que deberás meter todos los elementos del mundo. Establece las reglas, el género y las características generales del personaje. Haz evidente su defecto, ese conflicto interno que será la base de la historia.

Después llegamos al Inciting Incident, momento en tu relato que será decisivo en la vida del personaje. Se trata de un día diferente, uno que llamará a tu protagonista a la aventura. Es aquí cuando el defecto del personaje se hará más evidente.



Segunda secuencia: Cruce del umbral

El objetivo de este punto es mostrar un conflicto externo. Algo debe suceder en tu historia y por lo que el protagonista deberá partir a una misión. Sin embargo, el protagonista deberá dudar y evitarlo. El conflicto interno aumenta, por lo que el protagonista duda aún más. En esta parte se presentan a los mensajeros negativos y a los positivos. Aquellos que intentarán ayudar o perjudicar al protagonista. Al final tu protagonista decide ir a la misión, lo que se conoce como el cruce del umbral; ya no hay marcha atrás.

Ejemplo: En The Matrix, Neo toma la píldora roja en vez de la azul.

En este punto deberás haber atrapado por completo al espectador.


 Neo



Tercera secuencia: Entrenamiento

Aquí aparecen los mentores, quienes ayudarán al protagonista para cumplir su misión. El protagonista se encontrará con aliados, pero también con sus enemigos que le pondrán obstáculos pequeños. Se comienza a ver una transformación en el héroe y también se observan sus debilidades y dudas. Esta secuencia debe terminar con algún conflicto para dar inicio a la siguiente.

Ejemplo: Frodo en El señor de los Anillos conoce a Aragon, quien lo ayudará a superar algunos obstáculos.



Cuarta secuencia: Verdaderos obstáculos

Esta es la parte en la que el entrenamiento acaba casi por completo. Los obstáculos ahora deberán ser más fuertes, al punto que intentarán quebrar al personaje. El protagonista se da cuenta que la aventura es más difícil de lo que pensaba; comienza a llegar al límite.



Quinta secuencia: Mid Point

Este es el punto más alto de tu guión. Aquí el protagonista llega a su límite, y, a diferencia de las acciones realizadas anteriormente, ya puede tomar acciones pensadas para superar los obstáculos. Se puede ver al personaje más fuerte, pero también se da cuenta que el peligro al que se enfrenta es real. Por ello, buscará resolver los problemas. Esta secuencia finaliza con un punto alto, en el que todo se irá en picada. En esta secuencia se deberá resolver el conflicto interno.

Por ejemplo, en Black Swan, el conflicto de Nina es que está reprimida, por ello el cisne negro representa su otro lado, aquel que busca revelarse.

black swan


Sexta secuencia: De mal en peor

Aquí se muestra el peor escenario posible. Si bien el protagonista ya es mucho más fuerte, hay ciertas situaciones que se salen de control. Ahora todo parece no tener solución, por lo que el protagonista pierde el control. En esta secuencia debes dejar al espectador en el peor escenario que dará inicio al clímax.



Séptima secuencia: Clímax

Aquí parece que la situación está perdida, pero el héroe no va a rendirse. Ya ha llegado lejos, lo que lo hace retomar fuerzas. Este es el punto en el que el protagonista asume su defecto y supera el conflicto interno. El protagonista vence su mayor obstáculo y a su enemigo. En esta secuencia el protagonista deberá haber aprendido algo de sí mismo.



Octava secuencia: Resolución

En este punto el protagonista llega su meta. Se puede ver un gran cambio en el personaje, que a veces resulta irreconocible. Si deseas dar un giro inesperado en tu historia, este es el momento para meter un twist; lo que dejará al espectador sorprendido.

Ejemplo: En Shutter Island de Scorsese, el protagonista era un paciente y no un detective.

Intenta que el final sea lo más espectacular posible; será lo último que vea el espectador y lo que tendrá más fresco de la historia. Si tu final es flojo, no importa lo bien que haya sido todo tu desarrollo; la gente se quedará con ese final. Para este punto el protagonista deberá haber superado su defecto y aprendido la lección. Es cuando recibe una recompensa y reconocimiento.

shutter island

Referencias: