¿Cómo ver una película de Tarkovsky sin morir en el intento?
Cine

¿Cómo ver una película de Tarkovsky sin morir en el intento?

Avatar of Harfuch

Por: Harfuch

7 de octubre, 2015

Cine ¿Cómo ver una película de Tarkovsky sin morir en el intento?
Avatar of Harfuch

Por: Harfuch

7 de octubre, 2015



"El más grande, el que creó un nuevo lenguaje, genuino a la naturaleza del cine pues capta la vida como un reflejo, la vida como un sueño".
Ingrid Bergman sobre Andrei Tarkovsky.

Te tiene que apasionar el cine. Tuviste que haber visto muchas películas para llegar a uno de los capítulos más importantes de la historia para el séptimo arte: Andrei Tarkovsky. El cineasta nacido en 1932 en Volga, Rusia cuenta con una filmografía pequeña pero poderosa: La infancia de Iván (1962), Andre Rublev (1966), Solaris (1972), Mirror (1975), Stalker (1979), Nostalgia (1983), El Sacrificio (1985). 

at 6
Para algunos el capítulo Tarkovsky resultará el más aburrido y desesperante del cine. Para otros es una completa fascinación. Un mundo aparte de la tradición cinematográfica dominante que requiere de una nueva concepción visual para ser apreciado. No es fácil adquirirla.

Requiere de una mirada paciente y abierta para disfrutar de la visión de un autor que esculpió en el tiempo y en la realidad para encontrar una nueva definición del cine como"la más verídica y poética de todas las artes" [1] apta para representar la naturaleza espacial de las relaciones secretas de la naturaleza y que su discurso desvela. 

El que fuera y será el director de directores, admirado por Ingmar Bergman, Akira Kurosawa y Roberto Rosselini presenta una de las aportaciones más importantes para la teoría cinematográfica: la puesta en escena viva dictada por la propia naturaleza. 

Si has llegado al capítulo Tarkovsky -o quieres llegar- aquí te presentamos una breve guía introductoria sobre cómo ver una película suya sin morir en el intento. 


1. Visión de cine de autor 

at 7
Tarkovsky aprendió cine viendo películas del neorrealismo italiano, de la nueva ola francesa y de directores como Bresson, Buñuel, Renoir, Kurosawa, Dreyer, Bergman, Wajda, Welles, Chaplin, entre otros. Eso le permitió entender a la autoría del artista como condición para la creación. 

Para empezar a verlo recomendamos haber visto la obra de los cineastas con los que se formó Tarkovsky y reflexionar sobre el cine de autor. Entre sus películas favoritas de cine de autor destacan: Fresas Salvajes (Bergman, 1952), Los Siete Samurai (Kurosawa, 1954), Cenizas y Diamantes (Wajda, 1958), Nazarín (Buñuel, 1959), La Noche (Antonioni 1961), Mouchette (Bresson, 1967), entre otras.


2. Paciencia



Tarkovsky te sienta a verlo. La apertura de sus filmes obligan a esperar a que algo pase en pantalla. Las expectativas de esperar a que algo espectacular suceda se disminuyen y lo cotidiano adquiere protagonismo para admirarlo. 

En cada plano hay una libertad de ver hacia donde uno desea sin que la cámara guíe nuestro punto de vista. Se pueden ver planos abiertos y largos y mirar hacia donde se quiera. Es posible que esto requiera paciencia pues el ritmo de las películas de Hollywood han acostumbrado al espectador a que siempre espere que pase algo. ¿A dónde miramos cuando no esperamos nada? Tarkovsky hace que miremos como lo haríamos en la vida misma. 


3. Mentalidad libre y abierta


at 3
Apertura para ser testigo de una obra libre en la que nuestra mirada no va a ser controlada. Eso puede provocar ansiedad en el espectador que busca que el cine entretenga su menta. Tarkovsky la hace jugar activamente. 

Tarkovsky no es buena opción si se busca la recreación. Exige tiempo y una mente descansada, dispuesta y abierta a que el arte la confronte y la conmueva.


4. Una pantalla grande


Tarkovsky pensaba sus películas para la pantalla grande. Su obra debe apreciarse en un lugar oscuro y en una pantalla más grande que la de una computadora promedio y con el sonido debido. En su cine ningún plano puede descuidarse, toda imagen y todo sonido tiene razón de ser.


5. Contextualizarlo y leerlo

at 1
 
Esculpir en el tiempo es el libro en el que explica todas sus teorías sobre el cine, desde su concepción del rodaje hasta el montaje. Es de los primeros cineastas en afirmar que el cine debe plasmar la realidad como es percibida, no como es vista. Plasmar la realidad emocional de la vida con símbolos naturales propios de este mundo. 

“La imagen cinematográfica es la observación de los hechos de la vida situados en el tiempo, organizados según las formas de la propia vida y según las leyes del tiempo de ésta [2]". La imagen existe para expresar la vida y el tiempo es lo que permite que la imagen viva.

Como precursor de la teoría del tiempo en el cine y de la imagen como una impresión de la verdad,  Tarkovsky guste o no, debe estar presente en el referente audiovisual de cualquier cineasta y cinéfilo. 


6. El arte del Haiku

at 3 nostalgia
Tarkovsky tenía fascinación por los filmes japoneses y en cómo en cada cuadro cada acto, por más natural que sea, es elevado para presentarlo como un acto especial. Su visión fue influenciada por el cine japonés y por el haiku, por la habilidad que tiene para crear imágenes de tal forma que no puede significar nada más allá de sí mismas, más que el impacto del momento. 

Para Tarkovsky es "observación pura que prescinde incluso de la alusión más velada a su verdadero sentido imaginario, que debe ser descifrado paulatinamente”. El haiku como su idea de cine, buscan el sentido eterno. 


7. Encontrar los "motivos visuales"

at 8 ivan

Su cine poético lo construía enfatizando en ciertos elementos que no eran dramáticamente importantes en la historia pero que introducían en el contexto natural del filme. Todo detalle visual es importante, nada es gratuito. Así en la apertura de Solaris se aprecian distintos planos que presentan los motivos visuales.


Después de presentar los motivos visuales dejará que el espectador reflexioné sobre su significado dejando que las secuencias sigan su rumbo. 


8. Seguir el ritmo de Tarkovsky

at 9 solaris

Tarkovsky usa el tiempo fílmico como un concepto literal y conceptual. No está interesado en cortes rápidos sino en lograr el ritmo interno y externo de cada toma. Su estilo visual se expresa, la mayoría de las veces, a través de tomas largas con movimientos sutiles y meditativos. El movimiento se produce en el mismo cuadro, en el mismo tiempo y no como una secuencia compuesta por distintas tomas. A través del ritmo de Tarkovsky, encontramos la principal característica del cine poético: el proceso mismo de esculpir el tiempo en la imagen (opuesto a la teoría de montaje de atracciones de Eisenstein).

at 2
Estas son algunas de las teorías de Tarkovsky y de su visión que ayudarán, en cierta medida, a entrar en su universo. Mirar su obra no es tarea fácil, requiere de tiempo, de concentración y de atención. No morirás. Experimentarás irritación, frustración y ansiedad, pero si logras controlarlo y dejarte llevar, tu visión del cine cambiará por siempre como la cambió con Bergman: 

"Mi descubrimiento de la primera película de Tarkovsky fue como un milagro. De pronto me encontré frente a la puerta de una habitación a la cual, hasta entonces, nunca se me había entregado la llave. Era una habitación a la que siempre había querido entrar y en la que él se movía libremente y con toda facilidad. Me sentí motivado y estimulado: alguien estaba expresando lo que siempre había querido decir sin saber cómo...".  

La filmografía de Tarkovsky está ahora disponible gratuitamente en el OpenCulture.  


Te puede interesar: Consejos de Andrei Tarkovsky para jóvenes que quieren hacer cine


***

Fuentes:


[1] TARKOVSKI, Andrei, Esculpir en el tiempo, España: Rialp. página 3
[2] ÍBIDEM, página 89


Academia.edu, Offscreen, Mubi, Indiewire



Referencias: