¿Compartirías a tu novio con otra mujer?

Martes, 24 de octubre de 2017 18:03

|Diana Garrido

'The Overnight' te explica porqué no es tan malo compartir a tu novio con otras personas... ¿o sí?



El mundo no es blanco ni negro, es un arcoíris lleno de posibilidades. El sitio de Internet, Ok Cupid, realizó una encuesta a más de 250 mil miembros identificados como heterosexuales. El 23 % aseguró haber tenido una experiencia homosexual. 17 % aseguró haber disfrutado dicho encuentro, el 6 % no se sintió a gusto y el 11 % cree que si le ocurre, no se negaría y que, de hecho, piensa que podría ser satisfactorio.



Por lo general, a los hombres les excita que una mujer tenga sexo con otra chica. Más aún si una de ellas es su pareja. No obstante, ¿te has puesto a pensar lo que una mujer piensa al respecto? Quizá ella quiera ver a su novio embarcarse en una aventura sexual con otro hombre, mientras la chica, en un papel voyerista, se sienta a disfrutar del espectáculo, ¿se lo has preguntado?


Eso es lo que descubre Emily, cuando ella y su esposo, Alex, son invitados a cenar a casa de los padres de un pequeño amigo de su hijo. Los anfitriones, Kurt y Charlotte se vuelven transparentes ante la presencia tan comprensiva y aparentemente moderna de sus invitados, quienes, por su parte, se sorprenden después de ver cómo sus nuevos amigos se desnudan sin vergüenza alguna y les muestran sus aficiones, que incluyen pinturas de anos y películas porno protagonizadas por ellos. 



En Overnight todo es inusual para ellos, pero de pronto, Emily se siente atraída ante la idea de que su esposo tenga sexo con Kurt, luego de que éste se le insinuara tener la aprobación de Charlotte. Hasta aquí, todo pinta para ser una bienvenida poco usual al vecindario, pero una oportunidad para hacer un cambio en su relación.


Sin embargo, todo se torna aún más complicado cuando fuman marihuana, beben hasta perder la razón y descubren más y más secretos de carácter sexual. Todo esto toca las fibras más sensibles de cada uno de los espectadores que ven esta película, no porque tenga una emotiva narrativa que sea capaz de hacer llorar al más rudo, sino porque hace referencia a todas esas inseguridades que mantenemos toda la vida y que, desafortunadamente, no logramos superar para desarrollar una vida sexual plena, ni siquiera al haber encontrado a la pareja ideal. 



Entre dificultades de sociabilidad, identidad, seguridad y traumas, se desarrolla este filme que en cierto punto se vuelve predecible; no obstante, da un giro cuando creemos haber descubierto qué sigue.


Durante todo el filme es inevitable no soltar una risa incómoda, en especial al encontrar ciertas anécdotas que nos recuerdan momentos de nuestras vidas. En cada situación nos vemos identificados: en un pene pequeño, en unos senos no muy grandes, en la tristeza de saber que a tu novio le gusta otra persona o en la envidia que nos da la vibra sexual que desprenden otras parejas mientras. Pero de igual manera, tenemos la ilusión de solucionarlo, justo como lo anhelan los protagonistas de la cinta.




El título de este artículo tendría que ser más preciso y cuestionar si estás desacuerdo en compartir al hombre amado no sólo con otra mujer, sino con otro hombre y si estarías dispuesta a prestar tu cuerpo para un juego sexual que involucra cuatro personas alcoholizadas, drogadas y hambrientas de descubrir el sexo desde otra perspectiva.


Así, con un desarrollo sencillo sin nudos ni baches lineales, nos damos cuenta de que estamos frente a una producción con poco presupuesto, ya que fue rodada en la casa del presentador Adam Carolla; es decir, no es un set de filmación ni en una casa especial para el filme. Tampoco fue un largo rodaje, duró sólo 12 días y a decir verdad, no estamos frente a una de las revelaciones en cuanto a fotografía se refiere. No obstante, tenemos un producto digno de mirarse al menos una vez, no es una película para dominguear, ni tampoco es el filme de la década, pero a pesar de tener corte cómico, es muy certera y seria en cuanto a la forma de tratar asuntos que no nos atrevemos a decir tan fácil: las inseguridades sexuales y la falta de confianza en uno mismo.



Quizá al final, nos deja un sabor de boca un tanto desabrido, eso depende de cada espectador, puesto que, Patrick Kack-Brice, el director, tiene esa facilidad de hacer que el filme sea tan sencillo de visualizar, puesto que no tiene mayor profundidad, a simple vista. Claro, tiene que ver mucho con las experiencias personales de cada espectador, pero no indaga mucho en la psicología de cada uno. Sólo son dos parejas jóvenes que buscan experimentar: una lo sabe, la otra lo descubre; ambas se dan la oportunidad, comprendiendo que tal vez así mejore su relación.



Si eres hombre heterosexual y has leído hasta este punto del artículo, es probable que te hayas preguntado que se sentirá tener sexo con otro chico... o es probable que le hayas marcado a tu novia para preguntarle si le gustaría verlo. Si es el caso contrario y eres mujer, ¿compartirías a tu novio con otra mujer... o con otro hombre, te unirías a ellos?


Sea cual sea tu respuesta o reacción, ve Overnight y enciende las alarmas de tu relación, considera probar nuevas cosas y dale un respiro a tu situación sentimental. 




**


¿Sabes lo que es un brojob? Conoce la tendencia que ha revolucionado la sexualidad, quizá te ayude a entender qué tan bisexual eres según la escala de Kinsey.

Diana Garrido

Diana Garrido


Articulista
  COMENTARIOS