El cortometraje que muestra que cualquiera de tus parejas puede cometer una violación
Cine

El cortometraje que muestra que cualquiera de tus parejas puede cometer una violación

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

7 de junio, 2018

Cine El cortometraje que muestra que cualquiera de tus parejas puede cometer una violación
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

7 de junio, 2018

Muchos hombres y mujeres no entienden que las palabras "detente" o "para" tienen un significado. Al ignorarlas, se convierten en criminales sexuales.


"No", es la palabra.


"No", significa "no".


"Detente", significa "no sigas".


"Para", significa "no continúes, no estoy bien, no quiero seguir con esto".


post-image


Esas palabras pueden llegar en cualquier momento. No las dice una persona "para hacerse la difícil", sino para informarte que NO quiere hacer algo o que no desea continuar. Y si no está consciente para decirlas, eso no significa que automáticamente esté de acuerdo con tener sexo con alguien, sin importar quién sea.


Estamos acostumbrados a ver el abuso sexual como aparece en filmes como Irreversible: un extraño se aprovecha de la noche y toma a una mujer, la ataca, la golpea y la viola. Pero no siempre es así. No forzosamente es alguien desconocido, y tampoco sucede siempre en una calle desierta. Puede pasar bebiendo con amigos, en nuestros hogares por un familiar o en una cita con cualquier persona.


post-image


Un cortometraje dirigido por el español Samuel Miró demuestra cómo una violación puede suceder con alguien que parece ser confiable, y cómo muchas veces los agresores ignoran los "no", y los "detente" y justifican sus actos diciendo que su víctima "estaba de acuerdo".


En el corto, los personajes sin nombre están terminando una primera cita. Ella está contenta y él parece estar enamorado, y hasta emocionado, por el próximo encuentro, y aunque debe retirarse porque está ocupado, la chica le insiste que pase a su departamento para pasar otro rato juntos. Él no se rehúsa y entra, convencido de que ella quiere algo más.


post-image


Después de que ambos pasan unos minutos besándose, él está listo para ir más allá, pero ella lo detiene. En ese momento, sugiere que quiere algo tranquilo antes de seguir, pero él no parece captar la señal. La mujer se traslada a la cama y lo acepta, y aunque todo parece estar bien, en un punto ella decide que ya no se siente cómoda y comienza a decirle que se detenga, que pare, pero él no lo hace, dejándola gravemente afectada.


Es una imagen bastante cruda pero es una realidad que viven miles de mujeres alrededor del mundo al menos una vez en la vida. Ella sólo quería pasar un rato más con él y posiblemente llevar las cosas con calma pero él no la escuchó y decidió complacerse sin importar lo que pensaba ella, y ni siquiera nota el daño que le hace.


post-image


Ahora pensemos en los casos de mujeres que han denunciado algo similar. Sus victimarios aseguran que "estaban de acuerdo", que "no impusieron fuerza" y que de hecho ellas les sugirieron que tuvieran sexo. Esto no es una justificación para violar a alguien o ignorar sus expresiones, palabras o su lenguaje corporal. En el cortometraje, él está encima de ella, y la chica no tiene fuerza para empujarlo, quizá por nervios o por el shock que le está provocando. Es normal entrar en ese estado cuando alguien está realizando un ataque sexual. Impide una reacción instantánea, pero eso no significa que la otra persona no la pueda notar.


El director comenta que la idea le surgió después de tener una experiencia similar. Él se encontraba con una mujer y aunque había accedido a pasar la noche con ella, en un punto él se acordó de su exnovia y no quería continuar, pero ella no lo escuchó. Él logró empujarla y reaccionar, pero eso no lo puede hacer cualquiera, así sea hombre o mujer.


post-image


No importa cómo comience la interacción, "NO" significa que ya no existe comodidad y que todo tiene que detenerse. Sin embargo, muchos lo ignoran: chicos en primeras citas, novios, esposos, amigos, y no sólo personas del sexo masculino, sino también mujeres. Quizás algunos piensen, "ella se lo buscó", pero no es así. Nadie quiere ser abusado sexualmente. Ella tomó la decisión de confiar en él, y el tipo rompió eso al no escucharla. No existe una justificación para no detenerse.


-

Todos tienen derecho a cambiar de opinión sin importar que sea antes o durante el sexo. Si una persona no se siente cómoda, no debe ser forzada a continuar. No "lo desea en secreto" ni "se hace el difícil", está expresando sus deseos y si lo que quiere es detenerse y continuar después o no hacerlo, se debe respetar su opinión, así sea esa persona la que haya iniciado la interacción. No podemos seguir con estos casos en los que los agresores sexuales son vistos como inocentes porque "la otra parte estaba de acuerdo". Así como "no" es "no", una violación es una violación y debe ser castigada.


Mira el corto:





Referencias: