PUBLICIDAD

CINE

Dolores del Río, la diva del cine mexicano que fue musa de Diego Rivera

La actriz fue la primera hispanoamericana en llegar a Hollywood.

La época de oro de cine mexicano nos dio a grandes divas que quedaron para la posteridad, debido a su gran talento, belleza y simpatía, una de ellas fue Dolores Asúnsolo López-Negrete, mejor conocida como Dolores del Río.

La actriz originaria de Durango, nació un 3 de agosto de 1905 y forjó una de las carreras más exitosas en el cine, durante su trayectoria participó en decenas de películas en Estados Unidos, México, España, Italia y Grecia, programas de televisión, radio y teatro.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Su carrera comenzó gracias a un encuentro fortuito, ya que se casó a los 15 años con el escritor Jaime Martínez del Río, un millonario que pagó su viaje de luna de miel, el cual duró años. En esta travesía, se codearon con grandes personalidades, una de ellas el director de cine Edwin Carewe.

El cineasta quedó fascinado con la belleza de la joven, por lo que la invitó a participar en ‘La muñequita millonaria’, una película que se estrenó en 1925 y que convirtió a la actriz en la primera hispanoamericana en llegar a Hollywood.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Del Río rodó siete películas más con Carewe, además trabajó con Orson Welles, con quien también tuvo una relación amorosa.

Dentro del cine mexicano y ya como una estrella consagrada, protagonizó icónicos filmes como Flor silvestre (1943), María Candelaria (1943), Las abandonadas (1944), Bugambilia (1945) y La malquerida (1949).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La mexicana fue una de las grandes estrellas de Hollywood a principios del siglo XX, incluso era considerada el fiel retrato de la latina apasionada y sensual, un estereotipo que quedó marcado hasta ahora, que actrices latinoamericanas siguen interpretando este tipo de papeles.


Dolores del Río y Diego Rivera

La actriz cautivó a cientos de hombres, pero uno que quedó fascinado con su belleza y personalidad, fue Diego Rivera, quien la pintó en dos ocasiones.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Dolores siempre estuvo orgullosa de ser una musa, y cuando Diego le pidió pintarla, fue para un retrato de 1938, en el que usó una blusa blanca que le prestó Frida Kahlo; esa obra se exhibe en el estudio de Altavista.

El segundo es Vendedora de flores, de 1949, en el cual Rivera la pintó de memoria, ya que ella no posó. Este cuadro es uno de los más famosos, y quedó en el Museo Reina Sofía de España.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO






Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD