Dario Argento: la cruel estética de la sangre
Cine

Dario Argento: la cruel estética de la sangre

Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

7 de septiembre, 2018

Cine Dario Argento: la cruel estética de la sangre
Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

7 de septiembre, 2018

Su nombre figura entre los grandes maestros que han contribuido a la evolución del cine de horror.


Su apariencia misteriosa es tan tétrica como sus cintas de crímenes, brujería y psicópatas rodeadas de una estética de locura visual y sonora. Sin embargo, su manera afable de ser y hablar contradice la mente de Dario Argento, uno de los genios del cine de horror de todos los tiempos. Nacido en Roma el 7 de septiembre de 1940, el cineasta siempre ha tenido una imaginación sumamente macabra que ha concebido algunos de los títulos fundamentales para la evolución del cine sobrenatural, sobre todo, en el subgénero conocido como giallo


post-image


Su cumpleaños número 78 es un buen motivo para dar un repaso a las cinco mejores películas con las que Dario Argento se ha ganado un lugar esencial en el ámbito del cine de horror.  


Four Flies on Grey Velvet (1971)

El tercer largometraje de Argento es uno de los slashers más refinados en la historia del cine de horror. La influencia de Hitchcock se hace evidente en esta historia tanto a nivel visual como de guión, donde el suspenso se sostiene gracias a una trama llena de sorpresas que se soluciona hasta el último instante.



Profondo Rosso (1975)

Para entender los oscuros laberintos de la mente psicópata hay que ver Profondo Rosso, perfecto ejemplo de la mente macabra de Argento para presentar asesinatos y su maestría en ocultar los detalles esenciales de la historia para sorprender al espectador justo en el desenlace. A pesar de sus escenas sangrientas, Profondo Rosso se caracteriza por sus detalles elegantes y bien cuidados. El subgénero giallo tiene en esta cinta a su mejor representante.



Suspiria (1977)

Si con Profondo Rosso Argento alcanzó la perfección en presentar la mente de un asesino en serie, en Suspiria el director logró la perfección visual y se internó en temas de carácter sobrenatural, como la brujería. La música compuesta por la banda italiana de rock progresivo, Goblin, es otro de los puntos fuertes de la producción de Argento. Suspiria es la primera parte de la Trilogía de las Madres completada por Inferno (1980) y La madre del mal (2007), esta última protagonizada por su hija Asia Argento.



Inferno (1980)

La sensación de horror y claustrofobia que esta cinta contiene consagró a su director como una de las mentes maestras del horror a nivel mundial. En Inferno se nos revela más información acerca de quiénes son y dónde se encuentran las Tres Madres: Mater Suspiriorum, Mater Tenebrarum y Mater Lacrimarum, poderosas brujas que desean gobernar el mundo con su infinita maldad.



Opera (1987)

Siete años después de Inferno Dario Argento seguía demostrando a la industria del horror cómo hacer películas que mezclaran a la perfección lo más sanguinario del gore con lo más estilizado del cine de suspenso. Pese a que la cinta no fue un éxito comercial y Argento llegó a renegar sobre ella, el tiempo ha situado a Opera como una joya de su filmografía. Es célebre la escena donde el asesino coloca una fila de agujas en los ojos de su víctima para causarle daño en cuanto parpadee.



A pesar de que Argento no ha vuelto a filmar una producción a la altura de las mencionadas, su nombre forma parte de los grandes maestros del cine de terror, sin discusión alguna. Pare recordar cuán importante es su trayectoria, basta mencionar que su gran clásico Suspiria tendrá un remake a estrenarse en los próximos meses con la actriz Dakota Johnson como protagonista y el director italiano Luca Guadagnino al frente de la producción.


Referencias: