Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

CINE

De Lightyear a La Sirenita: ¿Por qué nos molesta tanto la inclusión de Disney?

Por: Yazmín Veloz20 de septiembre de 2022

En los últimos meses hemos sido testigos de la homofobia y el racismo que persiste en nuestra sociedad, gracias a dos películas que han optado por ser inclusivas.

No importa a la generación que pertenezcas Baby Boomer (1946 y 1964), X (1965 y 1980), millennials (1981 a 1996) o Z (1997 a 2010), la realidad es que todos hemos crecido con las películas de Disney, y al menos uno de sus clásicos marcó nuestra infancia.

La empresa estadounidense fundada por Walt Disney es la más exitosa en taquilla y en la temporada de premios cuando se trata de hacer películas infantiles, por eso no es extraño que sus producciones generen tanto revuelo cuando se estrenan.

En las últimas décadas hemos visto cómo la productora ha traído de vuelta grandes historias que principalmente marcaron a la generación X y a los millennials.

Desde La Bella y la Bestia, hasta Toy Story 3, las películas con nuestros personajes favoritos volvieron en forma de live action con famosas actrices como Emma Watson o como continuación de una historia en la que ahora un personaje tan icónico como Andy, iba a la universidad igual que nosotros y tenía que despedirse de su niñez regalando sus amados juguetes.

Estos regresos fueron aplaudidos y generaron millones en taquilla porque seguían respondiendo a un público que aún era el mercado de la compañía, pero la realidad es que los años ya avanzaron y Disney debe generar contenido para las nuevas audiencias; productos audiovisuales que se adapten a los pensamientos y el estilo de vida de los espectadores.

Hace un par de meses, la compañía estrenó Lightyear, una película que se enfocaba en el icónico personaje de Pixar que fue el favorito de miles de niños millennials, solo que en esta ocasión hizo enojar a grupos conservadores de todo el mundo, y sacó a relucir la homofobia que existe aún en nuestra sociedad.

La escena de un beso entre dos mujeres fue considerada como inapropiada por países que pertenecían a los Emiratos Árabes Unidos, en donde se prohibió su estreno, además en Estados Unidos, varios cines tuvieron que poner la advertencia antes de proyectar la película. También en nuestro país, recibió cientos de críticas que la consideraban como algo que no debían de presenciar las y los niños.

Lo que no entendieron todos los que se ofendieron, es que esta película no iba dirigida para sus pensamientos que ya no competen con los de los últimos años. La comunidad LGBTQI+ ha luchado por décadas para tener visibilidad y los mismos derechos que todos, por lo que el hecho de que fuera incluida una pareja de lesbianas, que además eran madres de un niño, reflejó una realidad, que si bien puede no ser la de algunas personas, sí es la de muchos.

De acuerdo con cifras del INEGI, en México hay más de 100 mil familias homoparentales, por lo que esta escena puede representar que una niña o un niño que vive de esta manera, sepa que su núcleo no tiene nada de raro, y que además también puede ser representado en grandes producciones como las de Disney, que va a acudir a una sala de cine, y su realidad va a estar ahí, plasmada con normalidad.

La polémica de La Sirenita

Otro de los casos más sonados en las últimas semanas, es el del live-action de La Sirenita, el cual será protagonizado por Halle Bailey, una joven de 22 años afroamericana, que ha sido señalada con comentarios racistas, debido a que su físico no se apega al del personaje pelirrojo de piel blanca que conocimos en la versión animada que se estrenó en la década de 1980.

En primera, las sirenas son seres fantásticos, por lo que en realidad pueden tener cualquier tipo de piel, color de cabello y complexión, esto debido a que no existen en la vida real, por lo que la imaginación de quien escribe el guión puede plasmarlos como quiera.

En segunda, como ya mencionamos, esta película va dirigida para las nuevas generaciones, y se agradece que Disney haya decidido elegir como protagonista a una mujer afroamericana, ya que no solo dejan de relegar los papeles de este sector de la población, sino que las niñas se pueden ver representadas en una princesa, que casi siempre había sido plasmada como blanca.

Solo basta con ver las decenas de videos de niñas en TikTok que se emocionan por ver a La Sirenita afroamericana. Esos clips demuestran que la inclusión importa.

Las niñas podrás verse representadas en pantalla, y sabrán que también valen. Que no solo están relegadas a desempeñar papeles que no son importantes.

Tenemos que dejar de pensar que los live action son para apelar a la nostalgia, cuando en realidad están dirigidos para que las nuevas generaciones conozcan los clásicos de Disney, se vean representados y avancemos a una industria cinematográfica inclusiva libre de homofobia y racismo.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: