NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

"Devilman Crybaby", el nuevo anime de Netflix que te muestra la maldad humana de forma cruda

23 de enero de 2018

José Luis Sánchez

En un mundo donde se desata la guerra entre humanos y demonios, ¿quiénes son los buenos?



La producción de dibujos animados inició a principios del siglo XX, y desde entonces más y más casas productoras se suman a la lista y crean obras animadas que destacan dentro de distintos géneros. Los dos países con más productoras de animación son Estados Unidos —quienes crean los
cartoons
— y Japón —quienes crean los
anime
. Con el paso de los años, ambos estilos han experimentado y mejorado sus historias para crear mejor contenido. Las disputas de si el
anime
es superior al
cartoon
o viceversa, se han dado desde hace mucho tiempo; y gracias al Internet, los espectadores han podido extender más sus fronteras para consumir más de ambos productos.


Por otro lado, varias televisoras y compañías de
streaming
han notado el interés de la gente por estos dos estilos de animación; así que han decidio comprar la distribución de los productos o producir proyectos nuevos con el fin de atraer nuevos clientes. Tal es el caso de Netflix, que desde el año pasado ha producido tanto
animes
como
cartoons
. Uno de los más claros ejemplos de exploración de un nuevo nicho es el anime estrenado en la plataforma a principios de año,
Devilman Crybaby
.





Devilman Crybaby

es una nueva serie basada en el manga de
Devilman
(Go Nagai, 1972). A lo largo de 10 episodios de 25 minutos, nos cuenta la historia de Akira Fudo, un estudiante de preparatoria que es extremadamente sensible y logra soltar lágrimas tan sólo con ver a una persona triste. La vida de Akira iba muy bien hasta que un día se topa con su amigo de la infancia, Ryu, quien es un erudito que investiga las cosas sobrenaturales. Ryu decide llevar a Akira con él a investigar un caso de posesión demoniaca en un club nocturno. Todo se sale de control y Akira termina siendo poseído por un demonio, pero gracias a su gran corazón, logra controlarlo y ahora utilizará sus poderes para vencer a demonios que intentan reconquistar el mundo humano.


Aunque la premisa suene como el cliché de trama fantástica, esta historia es completamente diferente. El anime dirigido por Masaaki Yuasa deja a un lado el arco del héroe que salva al mundo para enfocarse en una pregunta más compleja: en un mundo donde se desata la guerra entre humanos y demonios, ¿quiénes son los buenos? 





Con un estilo de animación psicodélico, lleno de colores neón y música
trance
que se mezcla con el
gore
, el resultado es un ambiente que es incómodo de ver, pero que se ajusta perfectamente a la idea en la que los demonios poseen a seres humanos para destruir a la raza. Eso no es algo que podríamos ver en animación
kawaii
(tierna), así que es totalmente razonable la decisión de hacer un estilo de animación que no logra conectar con la gente sin exabruptos.


Por otro lado, la historia sobresale por la complejidad que maneja en el tema central; una complejidad que nos recuerda los planteamientos filosóficos de animes anteriores, como
Evangelion
.
Devilman Crybaby
habla sobre la bondad y cómo los humanos dejan de ser “humanos” al entrar en guerra. Nos hace preguntarnos qué estamos dispuestos a hacer con tal de sobrevivir en una batalla —que se da por perdida sin siquiera haber iniciado. Además, es importante resaltar a los estupendos personajes principales que son bastante tridimensionales. Cada uno tiene razones detrás de cada acción, y el director sabe cómo plasmarlas perfectamente para que el espectador logre conocer y conectar con los personajes.





Otro tema recurrente en la serie es el amor; tanto el amor hacia una pareja sentimental, como el amor a la familia y el amor a los amigos. Aquí el amor puede ser incondicional, y es el amor el que logra que un demonio haga a un lado sus instintos de matar. Pero a la vez, en el amor se puede cruzar la línea y transformarse en resentimiento, furia y odio; un odio que saca lo peor de nosotros y nos hace actuar como salvajes, como demonios.





Definitivamente, el
anime
logra tomar la esencia del
manga
original y plasmarla en la actualidad. Con el paso de los capítulos, la trama se vuelve más y más impredecible. El sexo y la sangre hacen que la historia se torne cruda, pues no puedes mostrar una guerra de verdad sin estos dos factores; además de que el desarrollo de los personajes te hace empatizar con ellos y te interesas por saber qué sucederá con sus vidas. Esta no es la primera vez que se adapta este
manga
, pero sin duda es la mejor adaptación que se ha hecho. Y esto se lo debemos agradecer a Netflix, por no intentar censurar la historia y entregarnos algo puro, violento, incómodo, asqueroso e inhumano; esa cualidad que todos tenemos y logramos demostrar en nuestros peores momentos.





**


Sin importar qué tan adentrado estés en el anime, seguramente amarás alguno de estos trabajos. Las series, además de ser entretenidas, son prueba de que la animación japonesa no es como se percibía hace unos cuantos años y que, a pesar de que su aspecto sea extraño y muy ajeno para el ojo occidental, las historias nos hacen conectar como ningún otro formato.



TAGS: Netflix Anime Series de tv
REFERENCIAS:

José Luis Sánchez


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Razones por las que en México se trabaja más pero se paga menos 3 razones de Avelina Lésper para afirmar que el arte contemporáneo es un fraude 5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato?

  TE RECOMENDAMOS