5 directoras que sólo un verdadero experto en cine conoce

Resulta urgente reivindicar la figura de las mujeres directoras de cine, tanto en Hollywood como en el resto del Séptimo Arte.



El vehemente discurso de la actriz Frances McDormand en la gala de los premios Oscar 2018 ha evidenciado, un año más, la injusta situación de la mujer en la industria del cine estadounidense. Con anterioridad, los ecos feministas resonaron con fuerza también en la gala de los Globos de Oro —marcados por el movimiento #MeToo, el escándalo Weinstein y el discurso de Oprah Winfrey—, y en la ceremonia de los Goya, en España —en la que se echaron en falta más candidatas y más premiadas. Y no es para menos. Las reivindicaciones feministas dentro del mundo del cine se extienden a través del tiempo y del espacio, y el cine ha dejado de ser, afortunadamente, un castillo inexpugnable para las mujeres, un reducto masculino. Aunque el camino en pos de la igualdad aún sea largo —necesitamos actrices justamente pagadas, más productoras, más camarógrafas, más editoras, nuevos temas, más premiadas, más críticas de cine, una mayor y efectiva visualización—, los pasos que se están dando son tan decisivos como necesarios.





Asimismo, resulta urgente reivindicar la figura de las mujeres directoras de cine. Son pocas las que son reconocidas —y ojalá en el futuro sean muchísimas más— y aún menos las que son premiadas —en los 90 años de historia de los Oscar, tan sólo una mujer ha ganado el premio a mejor dirección—; porque sus ideas, sus historias, su forma de narrarlas, sus creaciones, son igualmente potentes, cautivadoras y, sobre todo, necesarias; porque su arte es ineludible y, muy especialmente, porque no se puede entender el mundo si se le resta una mitad. Ojalá este sencillo homenaje a 5 exitosas directoras representantes del séptimo arte sirva para recordar que hay que permanecer en la lucha por la igualdad a toda costa, a la par que se disfruta de una buena película.



1. Agnès Varda (Bruselas, 1928)





Esta veterana y precursora del cine hecho por mujeres sabe de sobra lo que ha significado, precisamente, ser mujer en la industria cinematográfica de la segunda mitad del siglo XX. No obstante, a sus 89 años sigue combatiendo y trabajando por y desde el cine, ofreciendo a sus espectadores un claro mensaje social. Considerada como “la abuela de la Nouvelle Vague”, sus largometrajes, documentales y obras visuales están también impregnadas de un característico estilo experimental. Algunas de sus obras más conocidas son Sans toit ni loi (Sin techo ni ley, 1985) o Les plages d’Agnès (Las playas de Angès, 2009), un documental de corte biográfico. En 2017 fue premiada con el Oscar honorífico por carrera.



2. Kathryn Bigelow (San Carlos, 1951)





Ella es, hasta la fecha, la primera y única mujer en ganar un Oscar a la mejor dirección. Lo hizo en 2009 por la película The Hurt Locker —traducida como Zona de miedo en Latinoamérica, En tierra hostil en España—; un filme sobre una brigada de artificieros del ejército estadounidense desplegada en Irak. Bigelow, sin embargo, ha dirigido en solitario o acompañada hasta diez largometrajes, entre los cuales se encuentran Point Break (1991) o K-19 (2002). Sus películas pertenecen, fundamentalmente, al género de acción y aunque no siempre haya tenido a la crítica de su parte, el éxito que sus películas han cosechado la respalda.



3. Isabel Coixet (Barcelona, 1960)





Tan combativa como íntima, Isabel Coixet es la responsable de cintas tan maravillosas como My Life Without Me (Mi vida sin mí, 2003) o La vida secreta de las palabras (2005). Este 2018, su película La Librería, una adaptación al cine de la novela homónima de Penelope Fitzgerald, obtuvo los premios de Mejor película y Mejor dirección en la gala de los Goya españoles. Sus trabajos se caracterizan por una mezcla entre un decidido estilo íntimo y un marcado compromiso social. No en vano Coixet fue la responsable en 2016 del proyecto Spain In a Day, la versión española del crowdsourcing documental que pretendía reflejar la realidad del país empleando vídeos caseros grabados en un mismo día.



4. Sally Potter (Londres, 1949)





Potter fue la directora que llevó a la gran pantalla la novela Orlando, de Virginia Woolf, en 1992. La cinta fue protagonizada por una sutil Tilda Swinton, y obtuvo una gran acogida en la crítica. Desde entonces, esta londinense ha rodado seis películas más, entre las que destacan The Man Who Cried (2000), un drama histórico ambientado en la posguerra de la WWII, o la reciente The Party (2017), una comedia de humor negro. Potter ha realizado también diversos cortometrajes y películas de corte experimental, así como dos documentales. Su labor no solamente se reduce a la dirección, puesto que también es productora, guionista, editora, compositora —tocó en una banda de música en su juventud— y actriz.



5. Ava DuVernay (Los Ángeles, 1972)





El cine de DuVernay es un alegato a favor del colectivo afroamericano. De hecho, su película Selma (2014) sobre la marcha desde Selma a Montgomery liderada por Martin Luther King en 1965, estuvo nominada a la mejor dirección en los Globos de Oro de aquel año. Previamente, esta directora, guionista y productora californiana rodó varios cortos y documentales para la televisión, así como las películas I Will Follow (2011) e In The Middle Of Nowhere (2012), ganadora del premio a mejor dirección del Festival Internacional de Cine de Sundance. En una entrevista de 2012 a la Interview Magazine, recordaba cómo empezó su carrera como cineasta: "Yo era publicista de cine, por lo que representaba a una gran cantidad de cineastas y siempre estaba alrededor de ellos, y me puse a pensar ‘son gente normal, como yo, con ideas. Yo tengo ideas’. Así es, literalmente, cómo empecé”.





Ellas no son más que una pequeña muestra de una enorme lista de mujeres cineastas. Del ámbito anglosajón se podrían citar otros nombres como Sofía Coppola —cómo olvidar Lost in Translation—, Andrea Arnold, Lynne Ramsay o, en un plano más comercial, Patty Jenkins —directora de La Mujer Maravilla; del ámbito hispanohablante cabría destacar a las españolas Icíar Bollaín y Carla Simón, la argentina Lucrecia Martel o la mexicana Adela Sequeyro —fallecida en 1992; del ámbito europeo se deberían mencionar a la griega Athina Rachel Tsangari, la francesa Valérie Donzelli o la alemana Maren Ade; y del resto de continentes, las pioneras africanas Safi Faye y Assia Djebar, o la japonesa Naomi Kawase. Nuevamente, valga la insistencia, esta selección es muy limitada. Que disculpen los entendidos y entendidas del cine si hay algún fallo de omisión. Es obvio que faltan muchos nombres de mujeres que hicieron historia en el cine, y seguro faltan muchísimas por aparecer. 


**


Entender el feminismo no es tarea fácil, sin embargo autoras como Simone de Beauvoir han logrado poner en palabras uno de los debates más complejos de nuestra historia. Si te interesa conocer más sobre la lucha feminista, estos son los tres libros imperdibles para conocer los principios fundamentales del feminismo.




Referencias: