¿Espiar a alguien teniendo sexo te convierte en un pervertido?

Miércoles, 3 de enero de 2018 17:23

|Alonso Martínez
documental voyeur

El documental de Netflix, 'Voyeur', hace esa pregunta, mostrando a uno de los mirones más controvertidos en la historia de Estados Unidos.


Cualquier persona con un poco de curiosidad puede ser vista como un pervertido.


El periodista Gay Talese fue viso como un hombre atrevido cuando se involucró con un grupo de personas que promovían la libertad sexual y que comúnmente tenían sexo con ellos. Fue un foco de burlas cuando apareció en diferentes talk shows para promover el libro The Neighbor's Wife, el cual demostraba que no se acercó a ese grupo con el fin de adentrarse en actividades sexuales, sino para tratar de explicar su comportamiento desde un punto de vista peridístico, narrando con detalle cómo se relacionaban las personas. No era un pervertido. Su curiosidad, la cual lo ha convertido en uno de los periodistas más reconocidos de Estados Unidos, fue la que lo llevó a investigar a profundidad los vínculos entre esas personas y cómo reaccionaban ante una forma abierta de expresar su sexualidad.


documental voyeur 1


Talese en cierta forma se considera un voyerista, un peeping-tom como se les conoce en Estados Unidos. Vive su vida a través de otras personas, buscando datos sobre sus experiencias para revelarlas al mundo. Irónicamente, uno de sus casos más controversial es, además del que mencionamos, se enfocó en otro voyerista, un hombre cuya obsesión lo llevó a espiar a miles de personas teniendo sexo. Su nombre es Gerald Foos y creó un motel perfecto para mirar a sus víctimas, sin embargo, según sus palabras no lo hizo porque fuera un enfermo ni un pervertido, sino porque tenía una ávida curiosidad de lo que sucedía en las habitaciones; una indagación profunda de la psique humana.


Pero su historia es demasiado compleja para catalogarlo como un pervertido o como un simple investigador.


documental voyeur 2


El documental, Voyeur, de Netflix, dirigido por Myles Kane y Josh Koury, se enfoca en esos dos personajes. Primero en Gay Talese y posteriormente en Gerald Foos, el sujeto con el que se vio involucrado el periodista. El trabajo presenta a ambos individuos contando su versión de lo que sucedía en el Manor House Motel, el cual era propiedad de Foos, y que fue modificado para que pudiese mirar desde el techo de las habitaciones a cada una de las parejas que pedían alojamiento en el lugar.


Foos argumenta a lo largo del documental que no lo hizo por ser un pervertido, sino que solo era un voyeur que quería mirar las diferentes cosas que hacían las personas. El hombre escribió largas entradas de blogs detallando lo que veía en las habitaciones y hacía tablas contabilizando cuántos orgasmos tenían los hombres y las mujeres, cuánto sexo oral tenían, qué posiciones hacían, y más información. "El Voyeur" (como se llamaba a sí mismo) recibía ayuda de su esposa y nunca fue juzgada por ella. Para su cónyuge, el hombre sólo saciaba su curiosidad con los humanos y lo aceptaba tal como es.


documental voyeur 3


El hombre fue dueño del hotel durante décadas, pero desde el inicio contactó directamente a Gay Talese para contarle sobre sus experiencias. Al principio el periodista dudaba del caso, ya que no le servía una historia en la que no pudiese publicar un nombre real, pero aceptó conocer al hombre. Aunque primero pensó que quizá era un escalofriante hombre con problemas psicológicos, después de ver sus diarios y la dedicación que tenía por el voyerismo, decidió mantenerse en contacto y saber más sobre él. Foos le contó sobre cómo inició su impulso espía: creció en un hogar en el que no se hablaba de sexo y sentía una fuerte atracción por su tía, a quien espiaba constantemente para masturbarse, acción que no menciona durante sus actividades en el motel.


documental voyeur 4


Foos estaba realizando actividades criminales a escondidas del mundo. Invadió la privacidad de aproximadamente 4 mil personas al año durante décadas, y además fue testigo de otros delitos que nunca pudo revelar por temor a ser descubierto. Sin embargo, en su mente se sentía más identificado con Talese que con un pervertido. Una psicóloga que aparece en el documental menciona que cree que Foos tiene una especie de cuadro psicopático, y una especie de complejo de Dios, pero que no logra darse cuenta, lo cual sugiere que en realidad las actividades que realizó no pueden ser vistas como algo normal.


Aunque lo niegue, es un pervertido.


documental voyeur 5


-


Voyeur, el documental, es un excelente acercamiento hacia la naturaleza curiosa de los humanos y en qué momento se convierte en algo anormal. Compara al periodista con el voyerista para determinar cuando se rompe la línea moral entre una simple investigación y una actividad pervertida. Foos podrá defenderse hasta la muerte, pero lo que realizó (aunque haya ayudado a entender la sexualidad norteamericana en distintos niveles) fue incorrecto y quebró con la privacidad de miles de personas. Y gracias a él, todos tendremos miedo de dormir en un hotel y que alguien nos espíe.


Mira el trailer:



Alonso Martínez

Alonso Martínez


Editor de Cine
  COMENTARIOS