Cine

El arte en el cine y las alusiones escénicas en "The Revenant"

Cine El arte en el cine y las alusiones escénicas en "The Revenant"


¿Alguna vez te preguntaste de dónde puede sacar su inspiración un director para crear hermosos escenarios que a simple vista no existirían jamás? En una entrevista, Christopher Nolan aseguró que se inspiró en Francis Bacon para crear a The Joker, pero ahora ya nadie habla de las cintas de Batman sino del oso que casi mata y viola al personaje de Leonardo DiCaprio en "The Revenant". Los medios discuten entre si debería o no ganar el Oscar, la fotografía de Lubeski parece llevarse ovaciones por todos lados debido a sus hermosas tomas e Iñárritu se coloca como uno de los directores más prestigiados con el galardón por "Birdman" el año pasado y las nominaciones que este año posee.

Pero, ¿quién pudo ser el genio que logró hacer de "The Revenant" una cinta verdaderamente artística? Cuando Inárritu conoció el trabajo del director de arte Jack Fisk, no pudo hacer otra cosa más que obsesionarse con sus escenarios. Otros directores como Terrence Malick, David Lynch, Brian De Palma y Paul Thomas Anderson, habían hecho proyectos colaborativos con Fisk, quien con su gama de referentes culturales tan extensa, logra adaptar sus conocimientos y reinterpretarlos en nuevos contextos.

Él no se encargó de elaborar los enormes sets de filmación ni reconstruir atmósferas de época, puesto que Iñárritu le dejó ese trabajo a la naturaleza desoladora de Argentina y Canadá, con las que más del 93% de la cinta está adornada.  Él simplemente hizo su arte para darle a "The Revenant" algunos de los asentamientos artificiales más icónicos de los últimos años. Quien haya visto la cinta, seguro recuerda la montaña de cráneos en medio de la nada o las ruinas de un templo eclesiástico que se encontraban en las memorias del protagonista.

Estas imágenes ensoñadoras que no nos han abandonado y que seguramente no lo harán pronto, nos demuestra la maestría de Fisk, quien los realizó específicamente para integrarlas al paisaje que Lubezki se encargó de encuadrar. El campamento rudimentario de los tramperos, las chozas Pawnee de madera real, la fortaleza del capitán Andrew Henry y, por supuesto, los monumentos de las visiones del protagonista. Cada pieza colocada de esa manera, cada material que se utilizó, complementado con las tomas, hicieron de "The Revenant" una de las cintas más bellas.

Lubezki logró hacer tomas íntimas con una cámara que cruza las barreras de la intimidad con los personajes para regalarnos tomas inquietantes y al mismo tiempo, gloriosas, las que sin duda nos muestran la imponente naturaleza como algo que absorbe el más preciado anhelo, porque así como lo porta uno de los indios en su pecho, colgado por los franceses, en el fondo, todos somos salvajes.

La catedral en ruinas que ve Hugh Glass, personaje interpretado por DiCaprio, alude sin duda alguna a la pintura de la "Abadía en el robledal" que en 1809 pintó el romántico Caspar David Friedrich: una iglesia gótica en ruinas que está rodeada, casi devorada, por los árboles sin hojas que están a su alrededor, azotados por el crudo invierno. Esa abadía, que representa el espacio abandonado, podría significar más que un lugar donde ya no hay nada, el rastro de un sitio donde sin duda los rastros de la fe yacen en ruinas y el hombre moderno ha perdido toda la esperanza.

the revenant caspar david

Ese contraste entre un lugar que servía para evangelizar pero que al mismo tiempo es un cementerio donde la muerte acecha y la naturaleza busca recuperar su lugar, podría ser símbolo de lo sublime que fue el pasado, el misticismo que nuestros antepasados construyeron para darle sentido a la vida que no conocían, para mostrarnos los fenómenos como una explicación de lo que sus dioses provocaban.

Jack Fisk asegura que buscaba crear un paisaje desintegrado, puesto que, como era parte de un sueño, no importaba la sensación de realidad sino el dejar una impresión. La investigación de diferentes estilos románicos, la influencia de la arquitectura europea en América, las pinturas del ruso Andrei Rubliov y del cineasta Andrei Tarkovsky, que retrata su vida, fueron claves para lograr hacer un escenario perfecto.

andrei rublev
andrei rublev takovsky

A Andrei Rubliov lo inspiró la lucha bajo el yugo de los tártaros que sólo deseaba la fraternidad que en alguna época pasada se había vivido. El pintor creó una "Trinidad" como nunca antes se había hecho y en este retablo, se observan a las personas de la Santísima Trinidad en el orden en el que se confesaron en el Credo: Padre, Hijo y Espíritu Santo y con este lienzo, del mismo modo que Tarkovsky intentaba explicar la crisis de fe, la brutalidad y el caos, González Inárritu lo hace con "The Revenant".

THE REVENANT Copyright © 2015 Twentieth Century Fox Film Corporation. All rights reserved. THE REVENANT Motion Picture Copyright © 2015 Regency Entertainment (USA), Inc. and Monarchy Enterprises S.a.r.l. All rights reserved.Not for sale or duplication.
La montaña de cráneos de búfalos es otra de las escenas más icónicas de la cinta. Desde el principio, Iñárritu quería una montaña de cráneos, pero consideraba que sería mejor con cráneos humanos para representar la desaparición de los indios. Fue idea de Jack Fisk utilizar cráneos de búfalo después de descubrir una foto en la que dos hombres estaban de pie junto a una colina gigante de cráneos de este animal, la principal fuente de alimento de los indios. Era una estrategia que los colonizadores utilizaban para que las comunidades de nativos se desplazaran y así, lograr acorralarlos, misma que en 1870, el gobierno alentaba.

the revenant craneos

 

Esa toma también recuerda a una pintura del ruso Vasily Vereschchagin titulada "La apoteiosis de la guerra", misma que en 1871 conmocionó a todo el que la observaba. Esa pintura, sin duda retrata la acción militar en Turquestán y, como parte de su serie "Los Bárbaros", se convirtió en una pintura clave por su carga intelectual y su manera en la que hace que el espectador contemple la muerte. La tierra seca, los árboles débiles y detrás, una ciudad saqueada. En el centro, una montaña de cráneos humanos como edificaciones que el conquistador Tamerlán, dejaba por los caminos para que los demás, fueran testigo de su salvajismo y los invadiera un sentimiento de miedo. Una pintura que denuncia la barbarie y logra hacer una crítica cruda como ninguna otra.

Apotheosis Vasily Vereschchagin
Fisk es considerado uno de los directores de arte más meticulosos en cuanto al rigor histórico, por lo que, para crear el pueblo Pawnee, se basó en escritos de la época como los diarios de Lewis y Clark y las pinturas de algunos artistas del siglo XIX. Su principal inspiración fue George Catlin, quien se especializó en retratos de las tribus indias tras seguir una expedición encabezada por el coronel Henry Leavenworth. Sus casas de indios eran demasiado redondas y perfectas, pero en la realidad, debían ser un poco deformes por estar hechas de barro.  Karl Bodmer, pintor, grabador, litógrafo, dibujante y cazador originario de Suiza, realizó varias expediciones al Río Missouri durante el siglo XIX y para reconstruir el pueblo de los Pwnee, Fisk también se inspiró en él.

lubezki fotos revenant
george catlin
fotos lubezki
George Catlin revenant

Antes de dedicarse a la dirección de arte en películas, Fisk fue estudiante de arte en Cooper Union, en la Academia de Pennsylvania, donde hizo una transición de arte plástico, en el que las obras y esculturas sólo cobraban vida cuando la gente pasaba alrededor de ellas, hasta los sets, habitados y utilizados por todo el equipo cinematográfico y visto por miles de personas, con lo que el arte se convierte en un arte de dominio público, a los ojos de todos.

***

Te puede interesar;

Datos que no conocías sobre "The Revenant"

El detrás de cámaras de "The Revenant"

**

Referencia: EnFilme


Referencias: