El cine como arte

Dentro de las actividades humanas consideradas como arte, el cine ocupa un lugar menospreciado. Se le reconoce como uno y con frecuencia se le llama “séptimo arte”, pero sigue siendo algo que para mucha gente no se percibe como tal. Con frecuencia, para la molestia de algunos, escuchamos que el cine es un simple entretenimiento

El cine como arte

Dentro de las actividades humanas consideradas como arte, el cine ocupa un lugar menospreciado. Se le reconoce como uno y con frecuencia se le llama “séptimo arte”, pero sigue siendo algo que para mucha gente no se percibe como tal. Con frecuencia, para la molestia de algunos, escuchamos que el cine es un simple entretenimiento y que el propósito de una película es distraernos de la realidad. Punto de vista respetable, sí; lo comparto, no. ¿Por qué? Porque el cine, al igual que la literatura, la pintura, la música o cualquier arte debe tener como propósito el transmitir alguna idea, hacernos sentir algo, ponernos a reflexionar o a meditar… algo que vaya más allá de sentarnos por un aproximado de dos horas a olvidarnos de nuestros problemas y comer palomitas.

Dan cretu palomas - el cine como arte

¿Por qué el cine no ha obtenido su lugar “privilegiado” entre las artes? Por Hollywood, ese “cine” que no tiene otro objetivo más que vender con historias que a nadie interesan, pero que seguimos viendo por morbo (como Star Wars), ese cine en el que no existe desarrollo de personajes, en el que la computadora tiene mayor protagonismo que el factor humano. El cine es mucho más que unos jóvenes magos luchando contra magos “oscuros” o que unas carreras de automóviles que, francamente, no tienen ningún sentido (ni trama). Claro que, independientemente de si nos gustan o no estas películas, son entretenimiento. Las vemos para relajarnos o para escapar un momento de nuestra realidad, pero no pasa de ahí (me gustaría pensar que nadie toma las películas de Star Wars para reflexionar sobre la vida); el problema del cine consiste en que estas son las películas populares, las que ven las masas, las que recaudan millones y nos saturan de secuelas que son incluso peores que las anteriores. El valor cultural contenido en este tipo de películas es nulo y curiosamente, en su mayoría, las dirigen directores (?) que no vuelven a hacer nada que valga la pena o trascienda.

Minions - el cine como arte

También existen películas de Hollywood que contienen una buena dosis de sustancia (las de Pixar, por ejemplo), pero los ejemplos cada vez se reducen más, el cine comercial de hoy ha caído a niveles muy bajos, se trata del refrito de aquella película de antaño, de las películas de superhéroes que, en general, son una porquería (gracias Marvel), y de las secuelas o precuelas innecesarias. Las ideas novedosas cada vez se van extinguiendo más, e incluso se ha buscado la salvación por medio de directores extranjeros que fracasan en Estados Unidos (Mathieu Kassovitz o Neill Blomkamp).

En la mención de extranjero se encuentra la salvación o el verdadero prestigio del cine. En todo hay excepciones y Estados Unidos también nos ha dado muy buen cine y grandes directores, pero por alguna razón parece que los europeos, asiáticos, latinoamericanos, etc. se esfuerzan más en la realización de sus películas. Quizá debido al hecho de que el presupuesto es menor y la exposición cultural de estos países es mayor (principalmente en los europeos), estas películas se realizan con un gran sentido artístico; sí, son más lentas y más meditativas pero implican una mayor participación de la audiencia que la película estadounidense promedio. Quizás el propio hecho de no tener un presupuesto descomunal sea fundamental en la realización de la película; los estadounidenses meten mucho dinero a sus proyectos por el hecho de que saben que les será, casi con total seguridad, remunerado. Independientemente de lo mala o buena que sea la película, se recuperará el dinero y se ganará. El cine extranjero (en este caso, todo el cine que no es de Hollywood) no cuenta con esta “ventaja”. Bien lo dijo el gran director británico, Terry Gilliam: “Hollywood sueña con un público tonto”, entre otras críticas dignas de mención hacia el cine hollywoodense y a su representante más popular, Steven Spielberg.

Steven spielberg - el cine como arte

El propósito de una película debe ser el dejarnos algo mediante el buen desarrollo de su historia, algo que ponga a trabajar nuestra mente de alguna u otra manera. El cine es un entretenimiento, sí, también lo es al igual que cualquier arte puede serlo pero no debe entretener como lo hace un partido de futbol o de cualquier otro deporte. En estos casos, sí se trata de simplemente olvidarnos de la realidad por la duración de un partido y no debe pasar de ahí. El cine no llega a ocasionar esto, no solo nos olvidamos de nuestra realidad por un momento, también debemos analizar lo que vimos, prestar atención a los detalles. Una película se puede apreciar mucho más si nos fijamos en sus méritos artísticos, poner atención al uso de sonidos, a la música, a la fotografía, a todo.

Grandes directores también nos ha brindado el mundo del cine de Hollywood, es innegable, pero cada que avanza el tiempo, se reducen los directores que entran en esta categoría, el cine ha pasado de un arte a un negocio y ahí radica el problema de su posición con respecto a las otras artes. Es un excelente vehículo para transportar grandes ideas que cuando están bien realizadas, llegan a ser el arte de artes. En el cine existen elementos de literatura, de música, de artes visuales y de artes escénicas. Bien dijo alguna vez un grande de Hollywood, Orson Welles: “El escritor necesita una pluma, el pintor, un pincel y el cineasta todo un ejército”. El director de una película debe ser un gran conocedor del arte, no un maestro de efectos especiales, no un genio de la computación. Eso no sirve, o si sirve tiene que haber una gran (muy gran) idea de por medio.

Hollywood - el cine como arte

Así pues, la filmación de una película es todo un mérito artístico, no un negocio que solo debe ver por los millones de dólares que recaudará  o un instrumento para utilizar tecnología de forma innecesaria e inútil. El cine es un arte y como todo arte, requiere del uso del cerebro tanto de la persona que lo realiza como de quien lo aprecia o recibe. Y el arte no está peleado con el entretenimiento, eso es esnobismo, totalmente. Pero mientras existan directores que se den cuenta de esto, el cine jamás perderá su lugar como arte, le pese a quien le pese, solo hay que indagar en el un poco más y veremos lo que es capaz de hacer.  

¿Cómo escoger un perfume que huela bien todo el día?

En temporada de calor, puedes sentir que tu perfume no dura nada. Mira esta guía para escoger un perfume que dure oliendo bien todo el día.
Daniela Bosch
mujer enojada con hombre

El síndrome de Doña Florinda: el reflejo de la cruda realidad en México

Doña Florinda no sólo es un personaje del Chavo del 8, es el reflejo de una realidad en nuestro país
Nayeli Parraga

Barbiecore para hombres: Cómo verte como Ken

Se viene la película de Barbie y con ella la tendencia más top del verano: Barbiecore. Te decimos cómo usarla si eres hombre.
Daniela Bosch

Taiga Brava, la drag queen mexicana que está triunfando en ‘Queen of the Universe 2’

Taiga Brava busca que con su participación en este concurso "la gente vea las cosas tan increíbles que se están haciendo en México y Latinoamérica"
Nayeli Parraga

¿Cuánto cuesta el reloj que usó Peso Pluma en su sesión con BZRP?

Hablar de relojes en la música ya es una moda y Peso Pluma presume su amor por este accesorio en su última sesión con BZRP.
Daniela Bosch
hombre de cabello rubio con playera color rosa y verde

Ryan Gosling mandó a jugar con otro Ken a quienes lo critican por ser ‘muy viejo’ para el papel

Ryan Gosling fue blanco de críticas por su apariencia en 'Barbie' y hasta cuándo dejará de ser relevante el cuerpo de los demás
Nayeli Parraga