PUBLICIDAD

CINE

El planeta salvaje: La película que muestra a los seres humanos como mascotas de extraterrestres

Un clásico de la animación europea de los años 70.

En 1973, una película se convirtió en un clásico de culto y ganó el premio especial del jurado en el Festival Internacional de Cannes. Antes de ‘El planeta salvaje’ de René Laloux (también conocida como ‘Planeta fantástico’ en México y otros países de Latinoamérica), el mundo no había visto obras similares en la animación europea para el público adulto, con una trama de ciencia ficción que aborda la relación entre dos civilizaciones: la humana y una más avanzada y poderosa, la alienígena. ¿Cómo sería nuestra vida si una especie superior nos tratara de maneras similares a las que los seres humanos tratan a los animales? ¿Y si nuestro origen fuera, efectivamente, el de mascotas de extraterrestres?

Esa es la premisa de ‘El planeta salvaje’, en la que Laloux y Roland Topor, el ilustrador francés que fue parte del movimiento “Pánico” junto a Alejandro Jodorowsky, colocan a la humanidad como presas de una especie mucho más avanzada y poderosa. En el futuro de la cinta, los draags son gigantescas criaturas humanoides con la piel azul y los ojos rojos que esclavizan a las diminutas personas, también conocidas como “oms”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En el planeta Ygam los extraterrestres no son seres benevolentes. A pesar de su tecnología e inteligencia, esos seres tratan a los seres humanos cruelmente, de una forma similar a la que, en el mundo real, estos tratan a distintas especies: algunas son domesticadas, otras son esclavizadas o exterminadas para controlar la población. Los draags son mucho mayores en tamaño a las personas, por lo que también son superiores en fuerza: suelen “jugar” torpemente con los oms y hacerles daño. Todo esto mientras su planeta se muestra como un lugar utópico de sabiduría e iluminación.

En esta historia, los seres humanos, que sobrevivieron a la destrucción de la Tierra, tampoco son completamente inocentes. Más allá de criticar la forma en la que las civilizaciones “avanzadas” tratan a otras con base en su supremacía, ‘El planeta salvaje’ es una crítica a la falta de entendimiento: entre países, entre especies o incluso entre planetas. Es también una reflexión sobre las relaciones entre distintos mundos, acompañada por un estilo gráfico y animaciones setenteras que revolucionaron el cine de la época, además de un score de jazz-funk a cargo de Alain Goraguer. La cinta es clasificación B15, lo que quiere decir que es para mayores de 15 años.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La cinta, una producción franco-checa, está basada en la novela ‘Oms en série’ del escritor francés Stefan Wul. Otra obra de ciencia ficción de Wul, ‘Les Maîtres du temps’, también fue llevada al cine por René Laloux.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD