Darío Yazbek y Manolo Caro: Telenovelas, ansiedad y La casa de las flores

En entrevista, Darío Yazbek y Manolo Caro hablan sobre los retos que significó La casa de las flores y su rápido éxito.



La casa de las flores, al igual que Luis Miguel se ha convertido en un fenómeno cultural que nos ha demostrado que nos encontramos en una nueva era, no sólo de la televisión, sino de las creaciones en México. Sin importar la recepción mezclada que ha tenido con la audiencia, la serie protagonizada por Verónica Castro y Cecilia Suárez es una prueba de que México se encuentra a la altura de otras naciones y que es capaz de crear una obra diferente. Para llegar a eso, tanto los realizadores como los que participan en las producciones han tenido que pelear contra distintos retos.




«El reto más grande que tiene un director es ser honesto. Evitar crear o involucrarse en proyectos que no van con su manera de pensar, por querer adentrarse a un medio. Yo he sabido ponerle freno y tener paciencia para aceptar proyectos o no, y saber negar grandes cantidades de dinero», nos comentó Manolo Caro, director y escritor de La Casa de las flores en entrevista con Cultura Colectiva, sugiriendo que aunque ha sido difícil avanzar y crear cosas nuevas, la paciencia ha sido lo que le ha ayudado a ganarse un nombre dentro de una industria en la que los directores "creativos" suelen verse bajo el yugo de proyectos que no son de su interés.


«Hay que saber escoger y decir que no. Suele ser desesperante para los actores, que buscan proyectos constantemente y muchas veces no encuentran nada, pero la paciencia es lo principal», afirma Darío Yazbek, quien interpreta a Julián en la serie.


De igual forma, ambos afirman que La casa de las flores les presentó otros retos que tuvieron que vencer para lograr el resultado que deseaban. Tuvieron que enfrentarse a ser un equipo nuevo en Netflix, a algunas dificultades en la producción y lo peor: tuvieron que suspender la producción por el sismo del 19 de septiembre de 2017. Sin embargo, al final todo prosperó y actualmente son una de las series más habladas del año.



En cuanto a las críticas que han recibido, tanto Darío como Manolo abordaron el tema de ser comparados con una telenovela, asegurando que incluso las mejores series de Estados Unidos lo son en cierta forma y que simplemente el formato cambia. «Este proyecto es la evolución del melodrama mexicano, de los 80 y 90. Esa estructura es algo que puede leerse fácilmente. Tratamos de ir más allá, actualizando ese formato, pero al mismo tiempo transformándolo para crear algo diferente».


«Todas las series son telenovelas, son melodramas. Desde Modern Family, Transparent, hasta Los Sopranos. Todo tiene que ver con el melodrama de una telenovela. Lo que ha pasado es que el término telenovela ha sufrido daños por productos de baja calidad, o que no nos gustan», afirmó. Por su parte, Yazbek comenta que «el melodrama está en todo. Breaking Bad es una telenovela. Sólo cambia la forma en que se filma y se escribe».



Sin dudas, Manolo Caro tomó distintos riegos que dieron frutos. Aunque existe reticencia por una parte de la audiencia, es innegable que el esfuerzo de la producción dio frutos y que incluso le ayudó a los involucrados a ver la televisión como algo distinto, no siembre aburrido, sino algo que puede dar giros interesantes. La casa de las flores volverá en un futuro, y sólo nos queda esperar para ver el resto de la evolución del elenco y de la creación, y observar qué tan lejos puede llegar.


Puedes ver la entrevista completa aquí.




Referencias: