El polémico experimento que demostró que el nazismo no ha muerto
Cine

El polémico experimento que demostró que el nazismo no ha muerto

Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

13 de diciembre, 2016

Cine El polémico experimento que demostró que el nazismo no ha muerto
Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

13 de diciembre, 2016





¿Por qué la mayoría de los alemanes defendieron una postura inaceptable? ¿Por qué no hacían nada para evitar el avance del fascismo mientras veían como judíos, comunistas y cualquiera opuesto al régimen desaparecía ante sus ojos, fuera amigo, conocido o simplemente una persona más?

Esta pregunta caló hondo en el profesor de Historia Mundial, Ron Jones, mientras revisaba con su clase de secundaria el periodo histórico en que la ideología del Partido Nacionalsocialista tomó el control de la democracia y poco a poco, todas las alternativas políticas, ideológicas y de organización económica desaparecieron junto con un nacionalismo recalcitrante y un discurso apologético sobre la distinción de las razas y el espacio vital germano.

hitler guerra internet

Jones no supo qué responder en el instante en que un joven inquieto alzó la mano intrigado, incapaz de comprender cómo la colectividad permitió que el nazismo se alzara con horror en Alemania y a la conquista de Europa. A pesar de su conocimiento sobre los hechos históricos que marcaron a la ideología fascista, el profesor ignoraba cómo se reproducía un discurso y las condiciones para legitimar lo que parece indefendible.

Entonces decidió iniciar un experimento, de apenas una sesión para tratar de dar con la cuestión fundamental que aquel estudiante le preguntó con incredulidad. El lunes de la semana siguiente, el Ron Jones entró a clase con una actitud distinta de la normal. Obligó a los estudiantes a levantarse a un costado de su banca cada vez que entrara al salón, mientras daba un discurso sobre la importancia de la disciplina. 

die welle es la ola

El profesor utilizó parábolas que asociaban la disciplina con el progreso, el éxito y la fuerza. Recordó sus días como deportista y puso ejemplos de las más grandes estrellas de entonces: fuerza, sacrificio y un espíritu imbatible. Los estudiantes captaron el mensaje y durante la segunda parte de la clase, Jones charló sobre la importancia de sentarse correctamente y convenció al grupo de que a partir de ese momento, cada uno tomaría una posición erguida en su pupitre, con los pies tocando el suelo, la mano izquierda sobre el brazo y la derecha dispuesta a tomar nota. El cuello rígido y la mirada siempre atenta al frente.

El martes, Jones entró a clase y de inmediato observó a los alumnos siguiendo las normas que delimitó el día anterior. Decidió ir más lejos y estableció un régimen de preguntas y respuestas. Cada vez que un estudiante quisiera hablar, debía levantar su mano y ponerse de pie a un lado de su banca para formularla, siempre con un "Mr. Jones" de por medio. Los alumnos participaron activamente bajo esa dinámica y mientras seguía con una lectura de la importancia de la comunidad y el privilegio de pertenecer a un grupo que se superaba a través de la fuerza y la disciplina, notó como todos prestaban más atención que antes. 

die welle el fascismo la ola

Anonadado, el profesor inició la tercera sesión de la semana llamando al movimiento "La Tercera Ola". Los estudiantes no sólo mostraron empatía hacia su organización, también se unieron como nunca antes y parecían actuar conforme a las reglas como un código de comunidad con los demás. La mente de Jones comenzó un debate interior, que entre impresión y un profundo sentimiento de extrañeza ante la forma en que se comportaba el grupo, pensó seriamente en terminar el experimento, pero la voluntad de los alumnos, su concentración y la mejora en sus notas lo impulsó a seguir con él.

El profesor otorgó tarjetas de socios y asignó a tres de sus 43 alumnos cuidar que nadie saliera de las normas. El logotipo y el lema surgieron casi espontáneamente después de algunos bocetos de los estudiantes. La voluntad de pertenecer del grupo podía percibirse en el ambiente y todos desarrollaron códigos de conducta y comunicación propios, que no compartían con los demás grupos.

die welle la ola

Entre miedo y un asombro que pasmaba sus sentidos, el propio Jones se envolvió involuntariamente en la dinámica que había creado y pensó terminar con el experimento en distintas ocasiones, pero no lo logró. La violencia se convirtió en la fuerza y disciplina del grupo. Lo que sucedió después sobrecogió al profesor y la situación finalmente se salió de sus manos.

"La Ola" (2008) es una sugestiva cinta que explora los límites y las consecuencias del experimento real que realizó el profesor Ron Jones con su grupo de la Cubberley High School en Palo Alto, California durante 1976. Los conductos del fascismo parecen estar siempre abiertos para aquellos que reúnan las condiciones adecuadas para su germinación. Un líder carismático, un fuerte sentimiento de pertenencia y el deseo de superarse sobre ideales tan peligrosos como la fuerza, la disciplina y el espíritu provocan un escenario de confrontación donde la intolerancia es el principal conducto para actuar de un grupo.

ron jones la tercera ola

¿Cómo se configura el fascismo en una sociedad en apariencia libre? ¿Cuáles son los valores que respaldan una ideología como tal? En un escenario mundial donde los discursos totalitarios cobran cada vez más fuerza, mientras las diferencias entre razas se oficializan en la política mundial, "La Ola" es una inteligente reflexión sobre la configuración del poder y la facilidad de la inteligencia humana para sucumbir ante un discurso lo suficientemente atractivo y aceptar cualquier acción con tal de legitimarlo.


Conoce una etapa poco explorada por los historiadores y descubre cuáles fueron "Los decadentes burdeles de París que llevaron a la locura a los Nazis" durante la ocupación de la Ciudad Luz por el Tercer Reich. El líder de la Alemania Nazi no sólo era un gran orador, también tenía una personalidad misteriosa que le ayudó a imponer su régimen y llegar democráticamente al poder. Conoce a un confeso admirador suyo como nunca antes. Lee los diarios secretos del gran pintor catalán en:“Hitler me excita mucho”: La fascinación de Dalí por el Führer"







Referencias: