Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

CINE

Famosos que han sufrido trastornos alimenticios

Por: Alonso Martínez 29 de septiembre de 2017



Cada hora al menos una persona muere por un desorden alimenticio.


Los desórdenes alimenticios tienen la taza de mortalidad más alta que cualquier otra enfermedad mental.

Sufrir un trastorno alimenticio es una pesadilla. Provocado por una sociedad obsesionada con "la figura perfecta" es uno de los pesos más grandes que una persona puede cargar, ya que, no sólo afecta la manera en que se percibe a sí misma, sino que es un asesino silencioso del cual es difícil escapar. Así le sucedió a Karen Carpenter, la talentosa y legendaria cantante y baterista de The Carpenters, quien, a pesar de ser admirada por miles y envidiada por quienes deseaban tener un poco de su hermosura, sufrió de anorexia nerviosa, causada por el pánico que tenía de subir de talla, su baja autoestima y la depresión que le producía su entorno superficial.

Carpenter sufrió de anorexia gran parte de su vida, y aunque logró solucionarlo en algunas ocasiones, el daño que le provocó a sus órganos internos fue irreversible, causándole una trágica muerte temprana. Al igual que miles de jóvenes y personas adultas alrededor del mundo, la talentosa mujer desapareció por el simple miedo de no encajar, de no ser amada o deseada y ser rechazada.

El caso de Karen sólo es el más famoso en un mar de artistas e intérpretes que, a lo largo de la historia, han sufrido de trastornos similares, causados por su contexto obsesionado por la belleza. Estos problemas son más claros en Hollywood, la cuna del estereotipo de la persona delgada y hermosa, en donde decenas de actores y actrices sucumben a los trastornos con tal de ser aceptados y encajar con el resto de las personas.

Afortunadamente, estas figuras han logrado escapar de esa pesadilla y hoy sirven como inspiración para quienes sufren de esos desórdenes, ayudándoles a aceptar su cuerpo con sus historias y experiencias, afirmando que no se necesita dejar de comer o vomitar para encontrar un lugar en el mundo. Estos son algunos de ellos:

-

Kate Beckinsale

La excéntrica y divertida actriz que ha aparecido en Van Helsing, Click y la saga de Underworld, hoy es considerada una de las actrices más hermosas en Hollywood, pero cuando era joven desarrolló anorexia. Tenía 15 años y «odiaba ser una adolescente», ya que, como creció en una familia convencional, detestaba ver que sus compañeros querían hacer cosas «de adultos» y la señalaban como una conservadora, lo que eventualmente le provocó una crisis nerviosa. Tuvo que ir a terapia durante cuatro años, para después convertirse en una exitosa estrella de cine.


-

Lindsay Lohan

No es secreto que Lindsay Lohan ha tenido una de las carreras más contrastantes en la historia reciente de Hollywood. La chica pasó de ser la fascinante y carismática actriz de Mean Girls a desaparecer entre fiestas, abuso de drogas y eventualmente un desorden alimenticio. Lohan admitió en Vanity Fair que había sufrido de bulimia en 2006 y que si no hubiese sido por el apoyo de sus amigos, posiblemente su situación hubiese empeorado. Existen registros de esa época en la que la actriz aparece extremadamente delgada, lo que provocó pánico entre sus conocidos.



-

Kit Harrington

Aunque gran porcentaje de las personas que sufren de trastornos alimenticios son mujeres, Kit Harrington es el ejemplo de que también existe un segmento masculino que sufre de esos problemas. El actor que interpreta a Jon Snow desarrolló dismorfia corporal (que es cuando alguien percibe su cuerpo diferente a lo que realmente es) y estuvo a punto de sufrir de anorexia; sin embargo, trató de contrarrestarlo con rutinas extensas de ejercicio hasta que su entrenador le dijo que era suficiente (ya que eso también es peligroso) y le aseguró que su figura estaba bien. Fue cuando finalmente logró aceptarse.


-

Jessica Alba

Desde que llegó a la pantalla grande, Jessica Alba se preocupó excesivamente con su peso, dejando de comer apropiadamente y poniendo en peligro su salud. Aunque muchos admiraban su figura, no fue sino hasta hace unos años que admitió haber sufrido trastornos alimenticios, hasta que decidió buscar ayuda. «Con el tratamiento que tengo ahora he conquistado el miedo que me llevó a ser peligrosamente delgada», la actriz ha asegurado que mucha de la presión que causa ese tipo de desórdenes es provocado por los ejecutivos de Hollywood, quienes aún apuestan por figuras en extremo delgadas.


-

Lady Gaga

Lady Gaga, quien pasó de estrella pop a actriz de televisión también ha pasado por distintos problemas, los cuales han sido documentados por los medios norteamericanos de forma exhaustiva. La artista admitió que desde que tenía 15 tuvo que lidiar con anorexia y bulimia, las cuales la persiguieron durante sus primeros años de fama. Ahora ya es una mujer recuperada, pero ha afirmado que no sólo comenzó a afectar su voz, sino su desempeño como artista, además de que en verdad ponía en riesgo su vida.


-

Kate Winslet

Kate Winslet sufrió bullying desde que era pequeña por su peso, ya que era una chica regordeta, y pasó la adolescencia peleando contra distintos desórdenes alimenticios. Su postura en contra de ese tipo de desórdenes es tan fuerte que se ha rehusado a bajar de peso en distintos filmes en los que ha participado, sin importar la opinión de los directores o productores. Convirtiéndola en una de las actrices que representan un cuerpo natural, saludable, desechando por completo el concepto erróneo de belleza que nos presentó el cine norteamericano.


-

Russell Brand

Otro hombre que sufrió de baja autoestima cuando era joven, lo que lo llevó a desarrollar bulimia cuando tenía apenas 14 años. El actor de Forgetting Sarah Marshall y Take Him to the Greek admitió que tuvo problemas con la comida y con otras actitudes autodestructivas con el fin de escapar de su realidad. Al superarlo se convirtió en uno de los actores que señala la hipocresía de Hollywood, la estupidez de crear un estándar de belleza y actualmente es un vocero en contra de ese tipo de desórdenes.


-

Jane Fonda

Jane Fonda creció siendo parte de una generación a la que se le enseñó que la belleza era todo para recibir amor y admiración. La actriz señaló ese hecho cuando admitió públicamente que desde los 12 años sufría de bulimia, desorden que la acompañó durante gran parte de su carrera. Pasó 30 años tratando de solucionarlo y actualmente hace conciencia sobre este tipo de problemáticas, afirmando que es complejo admitir que tienes un problema, especialmente cuando todos te admiran y te ciegas ante los riesgos que conlleva.


-

Christina Ricci

Christina Ricci creció en Hollywood. Desde pequeña apareció como Merlina en Los locos Addams y desde ese tiempo comenzó a preocuparse excesivamente por su dieta, adoptando la anorexia como su actividad predilecta para evitar subir de peso. Aunque en algún tiempo se vio en extremo demacrada, delgada y débil, eventualmente logró recuperarse, ganando fama como actriz adulta y aceptando su cuerpo por completo.


-

Eminem

Sí, hasta los rudos raperos de Detroit pueden sufrir trastornos alimenticios y Eminem no fue la excepción. Después de abandonar su abuso de drogas, el músico se preocupó en exceso por subir de peso, así que se obsesionó con el conteo de calorías y no comía apropiadamente. Aunado a eso, creó rutinas brutales de ejercicio que ponían en riesgo su vida. Admitió que estaba reemplazando una adicción por otra, hasta que comenzó a lastimarse, dándose cuenta de que tenía que solucionar su problema antes de que empeorara.


-

Cabe destacar que los desórdenes alimenticios no sólo se caracterizan por provocar que las personas dejen de comer o purguen sus alimentos después de consumirlos. Alguien que come excesivamente también sufre de un desorden llamado trastorno por atracón, el cual representa un riesgo similar a la anorexia y a la bulimia, aunado a problemas de peso y salud aún más graves. Si conoces a alguien que sufre de un trastorno, ayúdalo y sugiérele ir con un médico especialista, ya que, si no se trata su problema a tiempo, puede morir por problemas cardiacos, cáncer de garganta, falla de algún órgano vital o hasta una apoplejía. Un precio muy caro a pagar por un poco de "belleza".


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: