"Frank", la película que todo fan de la música independiente debe ver

Jueves, 30 de agosto de 2018 17:13

|Diego Pacheco Illescas
peliculas sobre musica

"Frank" nos demuestra que no todas las películas sobre música se deben enfocar en las grandes leyendas del pop o del rock.



Dirigida por Lenny Abrahamson (Room, 2015), Frank habla de un estrafalario músico (Michael Fassbender) que usa una cabeza de piñata sin revelar su identidad, líder de una banda independiente que tocan temas progresivos y experimentales. No obstante, la historia se narra en primera persona desde su nuevo miembro, un tecladista obsesionado con el compromiso social en la era de las redes sociales.


 



Antes de adentrarnos en la historia, podemos ver a este tecladista luchando con un proceso creativo que inmediatamente es interrumpido y entorpecido por su adicción a las redes sociales. Esta parte de la historia pasa a un segundo plano, opacado por la historia del excéntrico Frank y el uso de su máscara. No obstante, esta es una contraposición que critica a la música contemporánea y los bemoles del género indie, abreviatura de independiente, que se refería los músicos que componían sin una casa disquera y lo hacían principalmente desde un sótano o garage con consolas caseras.


De alguna forma se etiquetó como indie a varios géneros —folk, pop, rock y post-punk revival, principalmente—, olvidando la connotación originaria. El filme lleva el concepto de la meta-narrativa por ser una película independiente hablando de una banda de rock progresivo y experimental independiente. Además de tocar la temática de la locura dándole la vuelta a la tuerca: Frank es, en su mundo, el "normal"; mientras el tecladista Jon Burroughs (Domhnall Gleeson), quien apetece las saciedades de las convenciones sociales, queda excluido en esta micro sociedad de la banda.



peliculas sobre musica 1



El hilo principal de la historia comienza cuando se van a grabar el disco a unas cabañas en el bosque, en contraposición con lo que nos había enseñado el estanque creativo del primer personaje. Uno, moderno y actualizado, entorpecido por la ilusión de la fama; un tema cibernético que Black Mirror muestra como tópico del transhumanismo. Su noción de fama es la cantidad de likes y views que se muestran en la pantalla de su celular. El resto de la banda busca una enajenación del mundo citadino para encontrar inspiración. Esta lucha de los dos mundos convierte Jon Burroughs en un Yoko Ono contemporáneo



peliculas sobre musica 2



Aparte de esta crítica socio-cibernética que se encuentra en la cinta, el soundtrack y los momentos de humor ácido están perfectamente colocados. Desde el momento que sale al escenario por primera vez con su cabeza de piñata y se conecta el micrófono a esta, así como la escena de una ducha en la que se baña con una bolsa de plástico, se podría decir que la cinta es un poco underground. Sin duda se trata de una pieza pop para coleccionar con esas películas características de un buen soundtrack y ritmo, como Scott Pilgrim vs. The world (Edgar Wright, 2010), Juno (Jason Reitman,2007), Kick-Ass (Mathew Vaughn, 2010), Little Miss Sunshine (Jonathan Dayton, y Valerie Faris, 2006) y otros ejemplos de cintas que tienen carácter de convertirse, en unos años, en películas de culto.



     


**


Si te dan gusto las película en la que la banda sonora supera la historia  o si te consideras un cinéfilo nato (y neto) aquí te dejamos las razones por las que ver cine de culto es bueno para tu mente.



Diego Pacheco Illescas

Diego Pacheco Illescas


colaborador
  COMENTARIOS