PUBLICIDAD

CINE

Georges Méliès, el hombre que capturó los sueños y los llevó a la pantalla


''Lo que empezó como una novedad se convirtió en algo más cuando los cineastas descubrieron que podían usar el nuevo medio para narrar historias. El cineasta Georges Méliès fue uno de los primeros en reconocer que las películas tienen el poder de capturar los sueños''
`La invención de Hugo´


Cuando los hermanos Lumier, el 28 de Diciembre de 1895, mostraron su película en una carpa de circo ambulante dieron nacimiento -quizá sin saberlo- a un nuevo arte que rápidamente llamaría la atención del mundo entero; por primera vez se mostraban imágenes en movimiento, personas a través de una pantalla que se movían e interactuaban con el ambiente que los rodeaba, tan sólo tres años antes estos oriundos de Besanzón habían creado el cinematógrafo e iniciaban el llamado séptimo arte; sin embargo, muchos, incluso ellos mismos, consideraron al cine una moda pasajera, algo que muy pronto moriría. Todos menos un hombre que estaba entre el público presenciando la primera proyección aquella fría noche de, su nombre era Georges Méliès.

En ese  momento, cuando la escena de la locomotora que parecía salirse de la pantalla sorprendía y maravillaba al público, el parisino Méliès ofreció comprar el cinematógrafo a Auguste y Louis Lumier, pero estos se negaron, le dijeron que simplemente gastaría su tiempo y su dinero sin tener ningún resultado o ganancia alguna; no pasaría mucho tiempo para que las palabras de los hermanos se hicieran realidad.

Los espectadores se empezaron a aburrir de las películas de los Lumier, éstas no tenían trama alguna, solamente mostraban la realidad de la vida común como si se tratara de un testigo objetivo de la vida cotidiana, eran meramente documentales; el cine casi se había declarado muerto, pero el señor Méliès compró otro aparato a Robert William Paul, capaz de proyectar películas y que con unos ajustes se transformó en una cámara.

Sus primeros trabajos no se distaban mucho de la idea de los hermanos Lumier, eran básicamente documentales en los que se mostraba la vida tal y como era, una fórmula que no lo convencía, así que comenzó a cambiar la estrategia. En 1896 abrió el primer estudio de cine en Montreuil, donde crearía algunas de las técnicas de cine que aún  perduran: fue el primero en darle una trama a sus obras, su trabajo como mago (su profesión original) le hizo poner a prueba muchos de sus trucos frente a la cámara, lo que  le haría ganar prestigio dentro del primitivo público que empezaba a amar el cine.

Terminaría creando más de 500 películas con un estilo muy característico, lleno de magia y que se parecía mucho más al teatro que al cine moderno; creador de la ciencia ficción y el cine de terror, su obra "Le Voyage dans la Lune" (El viaje a la Luna) llegó en 1902, y en ese momento sin saberlo, se convertía en una de las figuras más vitales de la historia del séptimo arte, heredando el uso del travelling, los vestuarios y la técnica de pintar el celuloide para darle color a las escenas. La cinta llegó a América del Norte donde a pesar de ser explotada y altamente distribuida, no resultó en ninguna ganancia para su creador. Méliès estaba en la cima de la industria cinematográfica, decenas de actores, encargados de cámaras y escenografías trabajaban para él, sus obras eran respetadas por toda Europa, pero no duraría para siempre.


Georges Méliès y su magia en el Cine por culturacolectiva

Sobre el Viejo Continente se venía una ola de violencia, desilusión y muerte, empezaba la Primera Guerra Mundial y con ésta el fin de la era de Méliès y su cine lleno de magia, belleza y fantasía; los soldados y la gente ya no querían ver escenas de un mundo mejor, todos los horrores que vivían en las trincheras superaban a cualquier demonio, fantasma o ficción que pudieran esperar. Pronto los actores empezaron a buscar otros lugares a falta de un salario y el hombre que salvó al cine pasó al anonimato, no sin antes destruir u ocultar mucha de su inmortal obra.

Durante 13 años se sumió en el olvido, abandonó la magia y el cine, volviéndose comerciante, pero en 1925 los surrealistas franceses recuperaron su obra y empezaron a considerarlo el hombre que salvó al cine y le dio una identidad, no sólo por ser creador de innumerables obras que hasta hoy cautivan por su simpleza y su fantasía, sino también de técnicas cinematográficas que siguen siendo utilizadas.

Su historia es contada en "Hugo", ganadora de 4 premios Oscar:



Sus filmes se encuentran en lugares tan comunes como Youtube, y en su mayoría no duran más de 20 minutos, siendo "L’Éclipse du soleil en pleine lune" (El eclipse: el cortejo entre el Sol y la Luna), "Le Voyage à travers l’Impossible" (El viaje a través de lo imposible), "Le Manoir du diable" (La mansión del diablo) y por supuesto "Le Voyage dans la Lune" (El viaje a la Luna) las más reconocidas; este genio hoy tiene uno de los lugares más gloriosos como uno de los pioneros del séptimo arte.

 


Queremos que sigas disfrutando de grandes creaciones, por esa razón te compartimos 10 películas que ocurren en menos de 24 horas  y el nombre de 10 grandes directores que debes conocer si eres amante la fotografía.



Podría interesarte
Etiquetas:ciencia ficcion
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD