La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto
Cine

La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

29 de agosto, 2017

Cine La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

29 de agosto, 2017


«Puto cine mexicano. Agarran unos pinches pordioseros y filman en blanco y negro, y dicen que ya están haciendo cine de arte», dice el Sombrilla sentado junto a su hermano menor y su mejor amigo, el Santos. Su línea de diálogo sintetiza el enojo y la frustración de quienes creen que el cine mexicano nunca mejorará y su condición decaerá hasta que sólo se produzcan comedias aburridas protagonizadas por alguno de los Derbez; sin embargo, esos cuantos segundos que comparten los tres jóvenes protagonistas resultan graciosos, absurdos e irónicos, ya que están dentro de un filme nacional; ellos son los pordioseros que están en blanco y negro en un trabajo que podría ser considerado cine de arte, pero la imagen en la que aparecen no es igual a lo que hemos visto antes; los individuos no parecen falsos y su guión no se ve como si fuera escrito por algún "güero" pretensioso cuya productora creará una película romántica que nadie recordará en cinco años. Es algo insólito.


La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto 1


Parece increíble, porque durante mucho tiempo se pensó que el cine mexicano no se recuperaría del daño causado por el gobierno de Díaz Ordaz, el cual derivó en una industria débil que sólo era capaz de producir filmes grotescos y aburridos que jamás evolucionaban, a diferencia del cine europeo o hasta el mainstream de Estados Unidos y, de hecho, aún sigue siendo una realidad. Aunque cada vez existen más producciones independientes y más distribuidores para trabajos alternativos, todo parece apresurado, creado por mentes superficiales que parecen no entender la expresión fílmica y que resultan irrelevantes, provocando aun más desdén entre el púbico ante las creaciones nacionales.


La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto 2


Sólo algunas excepciones, innecesarias de mencionar en este momento, han resaltado y cambiado lentamente la percepción de las cintas nacionales; pero más allá de esas creaciones, la cinta cuya escena que describí líneas arriba es la prueba de que en definitiva el cine no está muerto y que, aunque muestre pordioseros en blanco y negro, no es un largometraje que busque la gloria inmediata, ni que quiera "embarrar" a la gente en una especie de genialidad visual ni artística, sino que sólo quiere dejar a una película mexicana, por primera vez, ser simplemente cine; que observe y hable por sí misma como lo fue en el pasado. Güeros, escrita y dirigida por Alonso Ruizpalacios, sin querer serlo es una obra maestra. En menos de dos horas integra (después de décadas) la influencia de la nouvelle vague a las creaciones nacionales, hace crítica social dentro de conflictos ficticios (que podrían ser reales), revela a detalle la belleza y peculiaridad de la Ciudad de México y prueba que hasta una historia «de correteadas» (como es descrita dentro del mismo filme) puede trascender y quedarse en la memoria de todo un país.


La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto 3


Al igual que Breathless, de Jean-Luc Godard, la cual fue realizada hace más de 50 años, el filme de Ruizpalacios no se enfoca en una época en específico, sino que muestra una actitud realista (tanto que parece falsa) de un estado humano permanente. Mientras que el personaje de Jean Paul Belmondo es un nihilista que pierde todo por el amor, Santos, Sombra y Tomás son la indiferencia, ansiedad y desesperación de quienes viven en medio del caos. Güeros podría tomar lugar en los 60, 70, en la actualidad o a finales de siglo, cuando hubo una huelga estudiantil en la UNAM, y tendría la misma importancia. Algunos podrían llamar a su influencia una acción pretensiosa, sin embargo, fracasan al notar que de verdad está siendo más honesta que la mayoría de las cintas nacionales. Integra las lecciones del cine que ya ha evolucionado, incluyendo el norteamericano, y como si fuera una bofetada, lo entrega todo de golpe.


La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto 4


Sonidos abrumadores, cortes de salto, rupturas de la cuarta pared y una experiencia que parece casi imposible son los protagonistas. La película nos recuerda que en el cine todo es posible y que su trabajo no es mezclar arte con realidad "a la fuerza", sino mostrar un pedazo de la vida y expresarlo hasta que todas las capas poéticas que esconde la humanidad sean reveladas. Tenoch Huerta, Sebastian Aguirre, Leonardo Ortizgris e Ilse Salas, los actores, comprenden la sencillez del proyecto y no exageran; encuentran el ritmo entre sus palabras e incluso, cuando no existe sonido en las escenas, sus reacciones crean un espectáculo de emociones que se convierte en abrumadoras imágenes que, finalmente, nos permiten reflejarnos como mexicanos en un trabajo que va más allá de las risas, la acción o lo absurdo.


La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto 5


El tema principal de la cinta es la búsqueda de los jóvenes de un músico olvidado por la historia y que está a punto de morir. La historia, inspirada en una experiencia que tuvo Bob Dylan (quien también es mencionado y homenajeado), parece ser la misma exploración que tuvo Ruizpalacios para encontrar la salvación o una expresión cinematográfica que pudiese trascender y crear efectos distintos en el cine mexicano. En lugar de aferrarse a lo realizado por Cuarón o Iñárritu, creó una nueva ruta; una que parecía vacía y sin frutos, pero que terminó dándole la respuesta. Cada escena parece un análisis o un paseo por la historia del cine; mezcla antiguo con nuevo; tradicional con moderno y el resultado deja sin aliento. Asimismo, los personajes pasan por su propia investigación; tratan de averiguar qué es lo que quieren, aunque saben que el sencillo viaje que hacen no les ofrecerá respuestas.


La película que debes ver para entender que el cine mexicano no está muerto 6


Decir que Güeros es una salvación que podría encontrarse con respuestas mixtas e incluso violentas; sin embargo, eso es a lo que estamos acostumbrados. Los que ven pretensión están acostumbrados a eso y les impide notar el espíritu sencillo y valiente que tuvo como resultado la película. Los que creen que es una copia del cine francés ignoran el hecho de que todo el cine es influencia y que no cualquiera crea un homenaje a la nouvelle vague sin parecer un idiota en el intento. A pesar de eso, la cinta es muestra de que lo único que necesita el cine mexicano es existir, pensando en su pasado, futuro y presente; siempre manteniéndose fiel a una idea honesta sobre lo que significa ver una película y entender la vida a través de ella.


Mira el trailer:



Referencias: