Cine

La película que te muestra que la felicidad es el destino después de un largo viaje

Cine La película que te muestra que la felicidad es el destino después de un largo viaje



“La felicidad es la certeza de no sentirse perdido”
Jorge Bucay


Una de las sensaciones más simples y espontáneas es la felicidad. Puede ser causada por cosas muy simples o por circunstancias rebuscadas. También hay quienes sostienen que de hecho la felicidad debe ser un hábito y no un estado de ánimo. Asimismo, se presenta en cada persona de una manera diferente: dinero, amor, concierto, mascotas, sol, lluvia, deportes, ejercicio, belleza, música, etc.

En fin, la lista de las razones que nos hacen felices es igual de inmensa que las estrellas en el cielo. La verdad es que muchas de las cosas que nos hacen felices sólo lo hacen de manera momentánea y de un instante a otro se esfuman. Entonces ¿cómo es que podemos llegar a un estado de felicidad permanente?


HectorAndTheSearchForHappiness


Tal vez algunas noches, al llegar a casa, experimentes una sensación de insatisfacción y apatía (sensación difícil de describir, pero que todos hemos sentido y es provocada por el ritmo de la ciudad, la rutina, el trabajo, etc.). En el fondo no estás tan feliz como pensabas. Entonces empieza una búsqueda. Hector and the Search for Happiness es una película británica de 2014, dirigida por Peter Chelsom y protagonizada por Simon Pegg, que explica e interioriza ese proceso desde una perspectiva cinematográfica en clave de drama, aventura y comedia.





La primera escena genera una sensación de alivio, aunque construye una atmósfera fantasiosa y predispone al espectador ante una trama que al principio no parece tan compleja, pero todo se termina cuando Héctor (Simon Pegg) se despierta de su sueño. Se plantea entonces una pregunta existencial: ¿cuántas veces no hemos sentido que no somos felices, que no estamos completos o que algo nos falta. Ese problema tan común y cotidiano es la trama principal de esta película.


Hector and the Search for Happiness


Héctor es un psiquiatra que lo tiene todo: una bella pareja, un buen hogar, un buen trabajo. Se podría decir que ya tiene la vida resuelta. Todos los días su novia, Clara (Rosamund Pike), lo levanta, le tiene listo el desayuno, la corbata y todos los pormenores que Héctor necesita para comenzar su día. Una vida doméstica bastante satisfactoria. Tiene bastantes pacientes, los cuales siempre regresan, por lo que se podría decir su “profesionalismo”. Pero no, como la mayoría de los psiquiatras siempre responde con una pregunta, haciendo a los pacientes redundar más en sus problemas.

Todo cambia cuando una paciente le hace ver a Héctor que no es verdaderamente feliz, al menos, no permanentemente. Lo que en realidad Héctor tiene es una cómoda rutina a la que se ha acostumbrado. Poco a poco se da cuenta de su realidad y decide emprender un viaje para entender qué hace a las personas felices.


hector and the search for happiness


La película es muy orgánica, en cuanto entretiene desde el principio y su argumento está muy bien planteado. Las actuaciones son buenas y son esencialmente cómico-dramáticas. La música es un soundtrack que toma de melodías infantiles y describen la psicología del protagonista, emocionalmente inmaduro, aunque no lo aparente.

La secuencia de los viajes de Héctor logra dar un golpe de realidad, al denotar las distintas condiciones y los distintos problemas que tiene que enfrentar. El mayor mérito de la cinta es que logra invadir e inundar al espectador con las sensaciones que el protagonista padece a lo largo de su travesía.


hector and the search for happiness


Dirigida por Peter Chelsom, basada en la novela homónima del psiquiatra en la vida real François Lelord, Hector and the Search for Happiness abre la puerta a un tema de índole existencial, pues prefigura una duda o una problemática muy contemporánea: la de la felicidad como meta en un mundo que parece conspirar por la causa contraria.

El mensaje de esta producción, que se esconde detrás de lo que se muestra, es uno en el cual todos los seres humanos bien podrían ver el reflejo de su condición para tenerlo presente todos los días, a pesar de la rutina, del tráfico y del trabajo. Asimismo, como una constante en libros, películas y, en fin, en historias que se cuentan, la premisa es el viaje como camino a la realización y a la llegada a buen destino. En este caso, según la cinta, la espontaneidad y los pequeños detalles son los que conjuran ese destino. Después de todo, la felicidad es la capacidad de sorprenderse todos los días.

***

Si de por sí es bastante complejo identificar cuáles son las cosas que nos hacen felices, encontrarlas o construirlas es un proceso que requiere de otros mecanismos. Puede incluso intervenir una cosmovisión religiosa o de tradición, así como de forma de vida, ligada a la espiritualidad o a la autorrealización por medio del dominio de la mente sobre el cuerpo.


Referencias: