Hombres al agua: cómo superar una crisis existencial sin morir en el intento

Hombres al agua: cómo superar una crisis existencial sin morir en el intento

Por: Penny Lane -

Conoce "Hombres al agua", película francesa de comedia que debes ver si estás atrapado en una crisis existencial. Deja que este equipo de natación sincronizada formado por hombres de mediana edad te ayude a superarla.


De la culminación de un sueño, de eso trata la película Hombres al agua, dirigida por Gilles Lellouche (No se lo digas a nadie, 2006) una divertida comedia francesa que muestra de forma muy amistosa la triste realidad de los integrantes de un equipo masculino de nado sincronizado. Si bien este tipo de disciplina es más común en la rama femenil, es precisamente ese elemento el que es utilizado como el eje diametral para romper con el esquema de lo ya establecido en la historia de 7 hombres en crisis.

Hombres al agua: cómo superar una crisis existencial sin morir en el intento 1

La película demuestra que en los peores momentos de nuestra vida, los reflejos de sobrevivencia se aletargan y los buenos hábitos que en algún punto adquirimos, pierden su constancia, lo que nos ahoga en crisis, pero depende de las situaciones específicas de cada uno y, en gran medida, la voluntad de salir adelante, como lo muestra Hombres al agua.

Relacionado
peliculas-exitosas-que-nadie-queria-hacer

Hombres al agua: cómo superar una crisis existencial sin morir en el intento 2

La historia plantea, a través de sus protagonistas, situaciones que implican no sólo temas personales sino familiares, económicos y morales, evidenciando algunas de las posturas que aquejan a sus distintas versiones de la masculinidad.

Relacionado
peliculas-psicologicas-de-thriller-y-terror-mental

Un desempleado sumido en la depresión; la falta de prioridades de un empresario que pretende evitar la quiebra, o la violenta relación de un padre con su hijo tartamudo y una madre demente, son algunas de las realidades que aquejan a los miembros del equipo.

La dinámica de la película cambia a partir del momento en el que el equipo decide inscribirse a un torneo internacional de nado sincronizado varonil. A partir de ese momento la actitud y el rimo de trabajo de aquellos hombres sufrirá una curiosa metamorfosis.

El recuso utilizado por el director es integrar elementos de comedia por medio de las distintas situaciones en las que se meten estos tipos, que podrían ser en algunos casos ridículas, pero la composición entre la historia y el trabajo de los 7 actores franceses que protagonizan la historia (Mathieu Amalric, Guillaume Canet, Benoît Poelvoorde, Jean-Hugues Anglade, Philippe Katerine, Félix Moati y Alban Ivanov), crea un balance y naturalidad que lleva a la carcajada en repetidas ocasiones, mientras refleja las dificultades que tienen para cambiar sus hábitos, enfrentar la realidad y superar sus conflictos.

Hombres al agua: cómo superar una crisis existencial sin morir en el intento 3

Si bien este recurso puede carecer de balance, volcándose por completo en la comedia, es una amena historia que conjuga la tragedia de una crisis masculina y la intención de perseguir un ideal, ya que metafóricamente sólo quedan dos recursos para estos caballeros; hundirse en medio de sus problemas o nadar para darle un nuevo sentido a la vida.

Una comedia ligera que rompe con los estereotipos de género que permite salir a hombres y a mujeres con una gran sonrisa.

Relacionado
peliculas-romanticas-que-deberias-ver

¿Tienes una película favorita y te gustaría presentársela a nuestra comunidad?, envía un texto de mínimo 400 palabras a culturacolectiva.com/colaboradores y logra que más de 60 millones de personas descubran nuevas opciones de cine nacional o internacional, así que ya sabes: si eres un amante del cine, esta plataforma es para ti.

Si te gustó Hombres al agua, película francesa de comedia de Gilles Lellouche, puede interesarte:
9 películas románticas basadas en historias reales
'El Pianista' y otros 5 clásicos que ya puedes ver en Netflix
Por qué el futuro del cine podría romper las barreras entre ficción y realidad