La ausencia de familias en las películas de Disney
Cine

La ausencia de familias en las películas de Disney

Avatar of @MarianaTiquet

Por: @MarianaTiquet

22 de septiembre, 2015

Cine La ausencia de familias en las películas de Disney
Avatar of @MarianaTiquet

Por: @MarianaTiquet

22 de septiembre, 2015


Son ya alrededor de tres generaciones las que han crecido con las cintas de Disney y que han abrazado a los personajes de éstas como si de personas reales se tratara. Desde que el padre del ratón de los shorts rojos y zapatos amarillos se diera a la tarea crear a su primer personaje, Oswald, que después perdió ante Universal y recuperó hasta 2006, la industria de los sueños y princesas estaba formándose. Con un amor hacia la animación y las posibilidades que ésta podía traer, Disney dejó Kansas para mudarse a Hollywood. La competencia era fuerte, por lo que parecía que tendría que dedicarse a la dirección y la producción de cintas con personajes reales. Hecho a la idea de que tendría que abandonar los personajes que surgían en una hoja de papel y que cobraban vida con el movimiento de las hojas, Disney descubrió que aún tenía posibilidades en la animación, una técnica que permitía lograr lo que otras no. Luego llegó Mickey Mouse y con este personaje una serie de cortometrajes que supusieron un gran éxito.

En 1934 comenzó la planeación del primer largometraje, uno que retomaba el cuento de los hermanos Grimm y que hablaba sobre una joven de piel blanca y labios rojos. Una joven que soñaba con un príncipe. Blancanieves y los siete enanitos fue motivo de burlas y críticas, pues el proyecto podía suponer el fin del estudio; éste se ganó el nombre de “la locura de Disney”.

ausencia de familias en las peliculas de disney

La locura de Disney terminó por ser un gran éxito y fue tan sólo la primera de muchas más que estarían por ocurrir. Locuras que se transformaron en largometrajes que vendrían años después y que atraparían al público infantil por sus personajes, pero también al adulto por sus historias más profundas. Es en estas historias profundas que podemos ver ciertas características que están presentes en la mayoría de las películas. Pero es difícil no notar cómo la mayoría de los personajes carecen de ambos padres. En algunos casos son huérfanos y en otros únicamente se observa una figura, paterna en la mayoría de los filmes.

ausencia de familias en las peliculas de disney

Blancanieves es huérfana y vive con su madrastra, quien le hace la vida imposible, la trata mal y obliga a limpiar, mientras ésta sólo se preocupa por ser la más bella de todas y verse frente al espejo; un tanto narcisista. La cenicienta, al igual que Blancanieves, no tiene padres y debe soportar a su madrastra, quien la obliga a hacer las labores del hogar. La Bella durmiente sí tiene padres, sin embargo se observa una ausencia de ambos, pues desde que es pequeña debe abandonar su hogar por la amenaza de Maléfica. Entonces, crece alejada de un ambiente familiar. Vive con las hadas en una cabaña del bosque. Así que aunque sus padres estén vivos, no está rodeada de ellos. La Bella vive sólo con su padre, al igual que Ariel y Pocahontas. Por lo que hay una ausencia de la madre. Pero esto no sólo se observa en las princesas de Disney, cuya razón podría deberse a que es más fácil mostrar una ausencia para obligar a que los personajes crezcan más rápido.

muerte mufasa

La madre de Bambi es asesinada, al igual que el padre de Simba y la madre de Nemo. Los personajes deben crecer más rápido por la falta de una guía que les indique el camino. Cada caso es diverso, pues Bambi depende al cien de su madre. Cuando ésta muere, él debe valerse por sí mismo porque ni siquiera conoce a su padre. Simba queda con la culpa de la muerte de su padre y decide abandonar su hogar para crecer solo. Y la madre de Nemo se muere desde antes que éste nazca.

Si aún tienes dificultades para recordar todos los personajes que carecen de uno o ambos padres, esto te lo recordará.

En las caricaturas de Walt Disney, vemos a los sobrinos de Donald: Hugo, Paco y Luis, quienes son adoptados por él. Aunque a inicios de la historieta se mencionaba la existencia de sus padres, el padre de estos queda herido luego de una mala broma de los patitos. Así van a vivir con su tío y la figura de los padres se pierde.

Pinocchio no tiene madre, además que es un muñeco de madera, pero Gepetto se convierte en su madre y el hada madrina toma el rol de figura materna.

En Peter Pan, los niños sí tienen padres pero cuando llegan a Nunca Jamás, estos dejan de serlo. Sin embargo, Wendy se convierte en una madre para ellos. 

Jazmín en Aladdín, la Bella, Ariel, Pocahontas, Remy de Ratatouille y Nemo no tienen madre.

La madre de Bambi, el padre de Simba, la madre de Quasimodo en el Jorobado de Notre Dame, los padres de Elsa y Anna en Frozen, así como de Tarzán, mueren en el filme.

bambi

Según Don Hahn, quien trabajó en películas como La Bella y la Bestia y El Rey León, la falta de uno o dos padres en los personajes tiene una explicación un tanto práctica. La duración de las cintas no es tan extensa, por lo que la historia se debe desarrollar rápido. Además, como explica, las historias de Disney se tratan sobre crecer; sobre asumir las responsabilidades y cruzar el llamado umbral para aceptar una misión. Y la manera más fácil de lograrlo es cuando algo sucede con sus padres.

En relación con esto, John Lasseter, quien trabaja para Pixar, explicó que el éxito de Disney se debe a ciertos puntos que sigue de manera efectiva. Uno de ellos es la tragedia que está presente en todas las cintas y con las que comienza. La muerte de algunos de los padres por ejemplo. Según Walt Disney, es necesario el dolor para que la felicidad exista, pues como él dijo, “por toda risa tiene que haber una lágrima”. Esto podemos entenderlo a la perfección en la última cinta de Pixar: Inside Out.

walt disney

Pero además de estos aspectos, Don Hahn recuerda un suceso en la vida de Walt Disney que pudo haber afectado la manera de ver las familias en sus cintas. A inicios de la década de los 40 y cuando a Walt Disney le iba mejor económicamente, éste decidió comprarles una casa a sus padres. Cuando ellos se mudaron el calentador se descompuso. Lamentablemente, al día siguiente, cuando la llama de llaves los encontró, la madre de Walt ya había muerto y su padre estaba en mal estado. Este fue un suceso importante en la vida de Disney, y algo que lo marcó para siempre, pues además de la tragedia, él se sentía responsable y culpable del hecho. Walt nunca habló mucho al respecto, pues era un tema delicado. Hahn recuerda este suceso porque permite conocer un poco más sobre el hombre que estaba detrás de muchas de las famosas películas animadas.

La realidad es que vemos una familia fragmentada en la mayoría de las cintas de Disney. Un personaje que carece de ambos padres, ya sea porque alguno muere o mueren durante la cinta, o simplemente porque desde que inicia no hay alguno de ellos. Es cierto que toda historia necesita cierto dramatismo para resaltar los aspectos positivos y sobre todo para que se desarrolle como tal. Es cuando los personajes son más vulnerables que pueden crecer verdaderamente, pues sin un reto en su vida, serían siempre los mismos y no evolucionarían. Esto es lo fascinante del cine, las situaciones difíciles que permiten que el personaje se desarrolle al punto que no se reconoce a sí mismo. Después de pasar por un momento de oscuridad, logra encontrar un poco de luz que ilumina a más de una persona.



Te puede interesar: Datos que no sabías de Toy Story


***

Referencia:

Glamour



Referencias: