Cine

Ver 'La casa de las flores' evitará que sigas criticando a los que les gusta divertirse

Cine Ver 'La casa de las flores' evitará que sigas criticando a los que les gusta divertirse


‘¿Qué haces besando a la lisiada?’, por supuesto que sabes de donde proviene esta célebre frase porque aunque nos cueste admitirlo, parte de nuestra cultura como mexicanos implica cierto conocimiento sobre las telenovelas. Si bien no han sido producciones que aportan riqueza intelectual, sí han logrado su cometido: divertir a la audiencia. A pesar de recurrir a guiones simples y burdos con temáticas un tanto retrógradas, todos disfrutábamos de sentarnos junto a nuestra tía amante de algún personaje de la ahora reina de Instagram, Thalía, y ver con ella si la protagonista lograba enamorar al galán de la historia.


post-image


Ahora que tenemos un mejor acceso a la información nos hemos vuelto una sociedad más exigente y de consumo rápido en muchos sentidos, uno de ellos es respecto al tipo de contenido de entretenimiento que preferimos ver. Vivimos en una época plagada de "intelectuales" y de batallas sociales ocasionadas por la diferencia de opinión, el ego de los primeros es tan alto como su obsesión por demostrar su enaltecido conocimiento, rechazando automáticamente a todos aquellos que no comparten su ideología.


-


Ámala u ódiala


Solamente han pasado unos días desde el estreno de la nueva serie de Netflix, ‘La casa de las flores’, y ya ha causado gran conmoción entre los mexicanos no solamente por la temática de la diversidad sexual que expone, sino también por las diferentes críticas que existen en cuestión de calidad de contenido. Es tal la diferencia de opinión que tal parece ser una de esas situaciones donde todo es llevado al extremo, o la amas y no duermes toda una noche porque no te puedes despegar de la pantalla o la odias y quieres hacérselo saber a todos señalando cada error en la misma y viendo como inferiores a todo aquel que no piensa como tú.


post-image


-


Te guste o no, las telenovelas nos dan esperanza como humanidad


Es verdad que se trata de una producción que más que serie es una telenovela remasterizada y con buen presupuesto, pero, ¿realmente es tan malo querer ver una novela para entretenernos en pleno 2018?


Si estás atravesando la famosa crisis de los 20 (o 30, 40, da igual porque parece que a toda edad te dan crisis), seguramente sientes que todo en tu vida es un completo caos, que no hay nada claro, que no están saliendo las cosas como lo habías planeado y es muy probable que te la vivas abrumado por tus propios pensamientos, estresado por todo lo que los demás te dicen y con ganas de lanzarte desde un auto en movimiento para solucionar tus conflictos; pero siendo honestos no lo harás, porque nuestros egos y miedos son tan grandes que no permitimos hacer una estupidez de esa magnitud, pues lo más probable es que sólo hagamos el ridículo.


post-image


-



Ríete un poco para no ter-mi-nar ha-blan-do co-mo Pau-li-na


¿Qué tal que tu escape a toda esa marabunta de juicios es desconectar tu cerebro por un momento y simplemente reír? Esto difícilmente lo lograrás viendo un documental científico, ahí es donde radica la importancia de producciones como LCDLF. Por supuesto que no te hará más inteligente ni aprenderás sobre las últimas noticias de economía global, pero eso qué importa cuando estás a dos de quedar en-gan-cha-dí-si-mo con el tafil, oye.


post-image


Por eso es que comedias como Mean Girls o White Chicks han tenido mucho éxito a pesar de no ser proyectos dignos de una Palma de Oro. Es su divertido y no tan profundo guión e irreverentes actuaciones lo que nos hacen engancharnos con ellas. El bluff de las pretensiones intelectuales está de más, querer farolear haciéndote el culto no te va a ganar más amistades, debemos comprender que disfrutar una película o serie simple no te hace estúpido, es mera diversión. Aceptemos que a veces reírnos sin parar, como dice una amiga, es bonito y está bien. Así que no importa si estudiaste en Harvard, trabajas en el Banco Mundial o te gusta el cine de arte, este mundo necesita menos egos y más risas, por eso date la oportunidad para gozar de una buena carcajada sin prejuicios, te lo vas a agradecer.


post-image


Referencias: