La película The Lobster nos revela la obsesión por las relaciones
Cine

La película The Lobster nos revela la obsesión por las relaciones

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

11 de octubre, 2016

Cine La película The Lobster nos revela la obsesión por las relaciones
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

11 de octubre, 2016

"La Langosta" es una película extraña pero no más que el ser humano y el deseo de amar, pues tiene el poder de situarnos en una realidad no tan lejana.


Tal parece que, aunque algunos parecen ignorarlo, vivimos en un mundo obsesionado con las relaciones amorosas. Algunos se "lamentan" en redes sociales todo el tiempo por falta de pareja, mientras que otros la exponen al 100% para que todo el mundo sepa qué tan "felices" son. En las cenas familiares, suelen preguntar "¿Y la novia?" como si fuera obligatorio conseguir un acompañante para nuestra vida.


Incluso podría ser nuestro fuerte apego a la cultura popular y las ideas que expresa, entre ellas principalmente el amor. Somos adictos a vivir el amor a través de la pantalla no sólo para identificarnos, sino porque en el fondo queremos que sea nuestra realidad, no importa si son realmente felices y aunque eventualmente la experiencia nos haga dudar de la validez de una relación, nos aferramos al modelo que nos ha sido impuesto a lo largo de los años.


the lobster john c


Yorgos Lanthimos, quien ya había llevado a la pantalla grande una enorme metáfora sobre la protección de la familia en su cinta "Dogtooth", quiso hacer otra metáfora de aquellas ideas que nos bombardean todos los días y el resultado fue "The Lobster", una película que lleva esos conceptos reales de nuestro mundo a otro de fantasía en el que son aplicados de forma literal, revelando así, lo verdaderamente burdo de ese pensamiento contemporáneo.

El trabajo del cineasta vuelve a ser relevante porque, además de mostrar lo absurdo, muestra su versión de lo que genuinamente es el amor.


La historia sigue a David, un hombre que inmediatamente se percibe extraño, quizá por el hecho de haberse enterado en palabras de un extraño que su esposa lo abandonó por otro hombre. Así sabe que es momento de internarse por 45 días en un extraño lugar para decidir su futuro: encontrar una pareja o aceptar que está condenado a convertirse en un animal para así tener una oportunidad más en el amor. 


the lobster yorgos

Sí, "The Lobster" es una cinta extraña pero no más que la naturaleza del ser humano y el deseo constante de amor, así que, conforme avanza se va haciendo más familiar y normal, pues tiene el poder de situarnos en una realidad no tan lejana. A lo largo de 119 minutos descubrimos que más allá de ser una sátira –y como afirma la crítica– es una de las mejores historias de amor de los últimos años.

El planteamiento de la existencia de un lugar que fue creado para darle un sentido a la vida y al propósito de tener una pareja no sólo nos inserta inmediatamente el deforme concepto que se ha construido alrededor del significado del amor, sino que también, al mostrar la visión a través de los encargados de manejar este lugar -un poco hotel, un poco casa de retiro- que a las personas solteras nos produce una sensación de repulsión, pues nos revela esa mirada de juicio que encontramos a alguien que no tiene pareja.


the lobster rachel weisz

La narrativa Lanthimos presenta la historia, en ningún momento pone en duda que lo que estamos viendo es verdad. Mientras otros directores se tomarían el tiempo de situar la historia en un plano de fantasía, el también guionista griego se esfuerza en mantenerlo lo más real posible para que no dudemos de la autenticidad de un planteamiento hipotético.


El único elemento que parece ajeno en la pantalla es el score. Éste integra obras de Stravinsky, Strauss y Beethoven con algunas canciones de Nick Cave y unidos no sólo evoca a un sentimiento de "terror" o "drama" debido a su función dramática, sino que también propone un espacio oscuro que nos recuerda que aunque lo que miremos en pantalla se vea sencillo y real, el contexto es muy complejo.

IMG_0092.CR2


 La cinta fue filmada en Irlanda, pero no se sitúa en un lugar en específico para mantener la metáfora. La elección de Lanthimos del hotel y los pocos espacios arquitectónicos son una herramienta para construir un escenario teatral en el que nuestros personajes interactúan de izquierda a derecha pero no parecen conectar con él, delimitando así la distancia de las ideas que dominan en ese mundo.


Recordando las estructuras narrativas de Wes Anderson, se menciona que el director hace que sus personajes hablen de forma muy brusca, como los niños en Moonrise Kingdom, que a pesar de no superar los 14 años, se expresan como adultos. La justificación es que Anderson realiza sus obras como si fueran cuentos, por lo que los diálogos se mantienen firmes y por su entorno se hacen creíbles.

IMG_1886.CR2


Lanthimos hace que una narradora siga al personaje principal y los diálogos casi de profundidad literaria se hagan un mismo elemento con la fotografía de Thimios Bakatakis, así es como la realidad se siente ficción y no lo contrario como en cualquier otro filme.


Por su parte, Colin Farrell, el protagonista, nos entrega lo que podría ser su segunda mejor actuación desde "In Bruges" y nos hace preguntar qué hace en Hollywood. Los otros actores que, aunque tienen papeles menores a lo largo de la historia, nos entregan breves momentos aunados a ese tono que mencioné previamente. Nos muestran el lado falso, real, bizarro y cobarde de los humanos con sólo unas pocas líneas.


the lobster john c

Premiada en Cannes, en los European Film Awards, en los British Independent Film Awards y en otros festivales, "The Lobster" deconstruye de forma maravillosa el concepto de la historia de amor, desamor. Con esas mismas piezas comienza a armar su propio universo que, aunque es igual al nuestro, lo presenta como cuento con moraleja. Ojalá no sea uno de aquellos que no lleguen a entender la lección.

Mucho podría revelar sobre la película, pero no le quiero dar al espectador más de un adelanto de las realidades que plasma la historia de Lanthimos.


-

Un mundo donde estar solo es un crimen,

donde todos parecen buscar alguien con quien tengan una sola cosa en común,

donde quienes están solos no quieren que estés acompañado,

donde algunos se romperían la nariz diario para tener una relación,

donde otros piensan que los niños fortalecerán una relación,

donde otros se cortarían un dedo para respetarlo,

donde el amor verdadero existe.

¡Carajo! Vaya que es nuestro mundo.


¿Por qué David si no volviera a experimentar el amor en forma humana decide ser una langosta? Si tú pudieras elegir un animal para conocer otra cara del amor, ¿cuál serías? ¿Por qué? ¿Es acaso darse por vencido o sólo es ser un poco más valiente? 

Si te interesa ver esta rara y asombrosa historia, "The Lobster", en este tiempo moderno con opciones tecnológicas llenas de "clicks" y "taps" encontrarás la manera de verla.

Mientras eso sucede, te recomendamos ver: La película que te hará desear tener un muerto como amigo, o algunas para recordar lo hermoso de la melancolía y otras de surrealismo francés para aprender a amar.



Referencias: