Cine

La película que te hará entender que las amantes no son malas mujeres

Cine La película que te hará entender que las amantes no son malas mujeres





En la historia de la humanidad se ha demostrado que cada mujer posee un encanto propio. En el caso de Cleopatra, residió en gran medida en su elocuencia y —lo aceptemos o no— su destreza política. El encanto de Janis Joplin está en ese timbre melancólico y reflexivo que transformó su voz en una leyenda. Camile Claudel, por otro lado, halló en su romance con Rodin sus momentos más oscuros y luminosos al mismo tiempo: ser la amante fue su maldición.

La palabra “amante” es un término que refiere, en su más simple connotación, a la capacidad de amar. Sin embargo, su alusión al o la protagonista de una relación alejada de lo “oficial” por tratarse de un tercero en discordia, convierte a esa persona de inmediato en alguien señalado por la sociedad en la que se desenvuelve, sobre todo cuando se trata de una mujer, pues el escarnio y la condena pueden llegar a tornarse insoportables.

the other woman cinco

Tema polémico y por ello atractivo, el adulterio personificado por la figura femenina tiene un lugar especial en la literatura, el teatro y la cinematografía. Producciones y textos han sido dedicados a un extraño comportamiento humano recrudecido por las circunstancias, siempre variables, en las que el tres es el número sostenido por todas aquellas relaciones donde a menudo una mujer aparece como la “viuda negra” que envenena una relación perfecta antes de su llegada, pero, ¿realmente son así las cosas?

La respuesta a esa pregunta no es unánime. La película "Un amor equivocad0" (The other woman, 2009),  pone sobre la mesa esta cuestión de una forma cómica, pero también reflexiva, e induce al espectador a contemplar la figura de la amante femenina con otros ojos, porque no siempre lo malo es malévolo ni lo bueno es ideal. A veces, tan sólo, las circunstancias construyen sus propios demonios.

the other woman movie

*

Emilia Greenleaf (Natalie Portman) es una profesionista recién graduada y sin ninguna preocupación aparente, o así parece, hasta que conoce a Jack Wolf (Scott Cohen). Un hombre casado con un hijo que conoce en un despacho de abogados y con quien comienza una relación. Su vínculo, poco a poco, se hace más fuerte y su relación laboral pasa de ser sólo eso a una serie de encuentros furtivos y citas apresuradas por el transcurso de los minutos… hasta que ella queda embarazada; momento en el que todo adquiere un tinte distinto.

“Creo que deberíamos vivir juntos… sólo escúchame. Te amo y sé que tú también me amas. (…) Tienes un hijo, Jack; no tienes un matrimonio. Tú lo has dicho muchas veces…”

the other woman UNO

De acuerdo con un estudio realizado en Inglaterra en 2014 sobre el comportamiento de cuatro mil hombres y mujeres, las mujeres tienden a tener un mayor número de parejas fuera de sus relaciones más estables: hasta tres amantes con respecto a las dos parejas que reportaron los hombres. La investigación reveló que, una vez que se deciden a engañar, las mujeres lo hacen de una forma más aventurada que los varones. Mientras ellos fincan su engaño en una búsqueda de índole sexual, ellas pretenden una ruptura de la rutina en su relación estable y una reafirmación de su autoestima reflejada en su habilidad para seducir a otros hombres que no sean su novio o marido.

Es importante destacar que, en la cinta, Jack Wolf aparece como el hombre exitoso —es uno de los socios mayoritarios de su despacho—, pero con un matrimonio suspendido en la rutina junto a una mujer, también exitosa, pero distante de su marido. Circunstancia que dota a Wolf de un aire de "hombre prohibido" que, de forma implícita, atrae a Emilia hasta que logra establecer un vínculo cercano con él.

the other woman DOS

El antropólogo Peter Murdock llevó a cabo una encuesta sobre la infidelidad. En una muestra integrada por 849 comunidades, 709 permitían la poligamia, 137 eran monógamas y sólo cuatro eran poliándricas —una sola mujer tiene varios maridos—. Con base en este estudio se determinó que cerca del 83 % de las comunidades eran polígamas, no obstante, también se concluyó que mientras más "desarrolladas" eran, tendían más a la monogamia. ¿El ser humano es entonces polígamo por naturaleza, pero monógamo por convenio y práctica social?

the other woman COVER


En el mundo del séptimo arte abundan los ejemplos similares a "The other woman". La temática del adulterio, las relaciones de pareja complicadas, donde el amante es un hombre, o una mujer envuelta en un conflicto entre dos prospectos, ha sido frecuentada por cintas como: "Match point" (2005), "The descendants" (2011), "The end of the affair" (1999) y la lista podría continuar. 


the other woman uatro

Finalmente, Emilia comprende que si quiere formar parte de la vida de Jack deberá lidiar con la pérdida de su propia hija como el recurso que le permita aproximarse con William, el hijo del primer matrimonio de su marido. Un hecho más fácil en la teoría y no tanto así en la vida real. No obstante, ninguna relación se construye siguiendo la perorata de un instructivo. Los amantes, las amantes y sus discordias se desarrollan sin un guión, caminan y aprenden sobre la marcha.

the other woman tres

"Con el paso de los años lo único que se aprende es a navegar por la vida procurando hacerse menos daño, pero nada más. Sabiendo que hay problemas que nunca se pueden solucionar. Y la infidelidad es uno de esos problemas sin solución. Nos enfadamos con nosotros mismos, buscamos la solución en médicos, en científicos. Pero nadie nos dice nada porque no existe una respuesta.” Woody Allen fue categórico, la infidelidad, la que nombra amantes por doquier, parece una pregunta sin respuesta.


Tal parece que la imagen de la amante femenina es sinónimo de un elemento destructivo. Su naturaleza marginal —por encontrarse fuera de lo permitido—, la vuelve de inmediato en un elemento vulnerable a la condena y el señalamiento. Sin embargo, hombres y mujeres tienden a desarrollar este comportamiento, no es exclusivo de ninguno de los dos géneros. Contrario a lo que la mayoría de la gente afirma, la infidelidad, que es lo que permite la entrada en acción del amante o la amante, es propiciada por la forma de actuar de quienes intervienen en dicha situación. Las circunstancias, incluso, pueden llegar a ser determinadas por quienes las viven. 

Aun cuando se piense que la infidelidad merece un castigo memorable, lo cierto es que las relaciones humanas son mucho más complejas de lo que se piensa. Nadie está a salvo ni tiene la última palabra, quizá los relojes.


 


Referencias: