Cine

"La región salvaje": la película que nos muestra que todos somos seres despreciables y violentos

Cine "La región salvaje": la película que nos muestra que todos somos seres despreciables y violentos

***Alerta spoiler***


Pensar en películas relacionadas con el terror, horror, suspenso o ciencia ficción a veces resulta decepcionante, más cuando la nostalgia de los 80 es protagonista y crea productos cargados de referencias muy obvios y forzadas con el fin de conseguir una aprobación sin cuestionar en realidad lo que estamos viendo.


La región salvaje es una cinta libre del estereotipo, en el cual caen estos géneros cinematográficos. Pero con esta nueva cinta del director mexicano Amat Escalante, vemos un panorama más amplio y nos deja con reflexiones más profundas que otras películas de un estilo similar.


La nada convencional historia de ciencia ficción ocurre en Guanajuato, un estado el cual ubicamos por sus calles heredades de la época de la colonia, sus momias en museos y el elementos rurales es algo importante para desarrollar el suspenso del filme; además, al ser un estado conservador da pie para volver más verosímil la narrativa, ¿acaso no muchas de las historias de terror empiezan en este tipo de pueblos pequeños y conservadores?




El erotismo siniestro que transmite Verónica nos recuerda aquel ser en búsqueda de la verdad a través del placer, esto lo encontrará en un monstruo con inspiraciones lovecraftianas; de hecho, él es resguardado por una pareja con tendencias a la brujería, similar a la secta detrás de Cthulhu. Haciendo un coqueteo con lo grotesco pero sin caer por completo, recrea un estilo similar a alguna pintura de H.R. Giger.


Los otros personajes son un triángulo amoroso un tanto bizarro. Alejandra y Ángel son un matrimonio con dos hijos, nada fuera de lo normal, pero muy insatisfechos. Por otro lado, Ángel tiene una aventura con Fabián, hermano de Alejandra, y a la vez éste es un homofóbico criado por una familia conservadora.


Más allá del conservadurismo, el padre de Ángel es un aficionado a la caza, uno de esos clásicos machos con tendencias a arrebatarle la vida a seres inocentes. Ángel tiene repulsión por la carne, la sangre le provoca asco, lo crudo, por lo que intenta huir pero no quiere ir contra la corriente, así que prefiere mantener su verdadero yo oculto.


Fabián es un enfermero y conoce a Verónica después de que el monstruo la ataca. Ella se hace su amiga para poder llevarle un nuevo amante al monstruo, pero las cosas se salen de control. El enfermero es hallado casi muerto en un río y posteriormente termina en coma.


post-image


Alejandra encuentra el celular de su hermano y ve los mensajes con su esposo, muchas cosas empiezan a tener sentido para ella. Ángel es arrestado y su familia piensa más en la vergüenza que en la persona agredida. Ella se siente aterrada, sola y vulnerable, esto lo aprovecha Verónica para presentarle al verdadero agresor, la hace sentir el mayor placer, tal vez del Universo, y a través de los muchos tentáculos en forma de falos, logra llegar a la región salvaje del ser humano, lo más básico y primitivo, lo que muchos no podemos negar.


Porque el monstruo de alguna forma siente a aquellos quienes no están conformes con su sexualidad, quienes no lo hacen por placer o quienes niegan el placer a causa de seguir los parámetros de la superestructura, y cuando se da cuenta se comporta de una manera hostil, atacando hasta provocar la muerte.


Los cadáveres de los amantes no seleccionados pasan a una fosa común en algún lugar olvidado del campo, pero aquí es donde esa ficción toca nuestra realidad, porque esas fosas existen, pero ninguna de ellas es provocada por algún monstruo espacial, es el mismo ser humano quien acaba con su especie. El terror y suspenso de La región salvaje reside no sólo en el agotado recurso de un ente externo, ya que el miedo se vive desde adentro de los personajes, de la violencia de género, del machismo que todavía existe, del miedo a no denunciar, el miedo a las instituciones incompetentes incapaces de investigar y encarcelar a los verdaderos culpables.


post-image


En ocasiones, como ya lo decía David Lynch en Twin Peaks, preferiríamos pensar que el responsable de la violencia es algún espectro siniestro, monstruo o extraterrestre, pero la monstruosidad viene de los seres humanos, la sangre fría corre en muchos individuos de nuestra especia, la mente de algunos otros ya no distingue el bien y el mal.


Si la premisa de la película fuera cierta, estaríamos invadidos entonces por extraterrestres en busca del placer, pero la realidad es más oscura, pues esos monstruos existen pero tienen apariencia similar a nosotros, conviven con nosotros, y muchas veces son la familia o vecinos cercanos.


La región salvaje es una gran opción si estás harto de cine de fantasía complaciente y terror predecible, y aunque las actuaciones dejan mucho que desear, el guion es sólido y conciso para dejarnos una reflexión más allá de efectos especiales, maquillaje o litros de sangre falsa.


**


Si luego de ver la película que te acabamos de compartir, entonces te decimos cuáles son las 11 series y películas que acaban de subir a Netflix y tienes que ver.



Referencias: